Movimiento Quintín Lame: 20 años de apuesta por la paz

El jueves 30 de junio de 2011 en el municipio de Caldono del departamento del Cauca se dio inicio a la conmemoración de los 20 años de entrega de armas y apuesta por la paz del Movimiento Quintín Lame. Ex militantes, autoridades y comunidades indígenas y diferentes invitados estuvieron celebrando esa apuesta por la paz durante cuatro días y declararon que se mantendrían en ese reto.

En la década de 1980 los “Pájaros” —grupos de paramilitares usados por los terratenientes— atacaban las comunidades indígenas como estrategia para apropiarse de los resguardos. En 1984 y tras el asesinato del sacerdote nasa Álvaro Ulcué Chocué en Santander de Quilichao (Cauca) en unos hechos en los que, según el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, se encontraban involucrados dos agentes del grupo F-2 de la Policía Nacional con la participación de terratenientes y políticos de la región que se sentían incómodos y amenazados sus intereses con el proceso organizativo de los pueblos indígenas emprendidos por el primer sacerdote indígena. En este contexto salió a la luz pública el Movimiento Armado Quintín Lame (MAQL), un grupo de 139 hombres y mujeres, principalmente indígenas nasa, quienes tomaron el nombre del representante y defensor de los cabildos indígenas del Cauca que libró una lucha jurídica en los primeros 20 años del siglo XX en defensa de los resguardos indígenas no sólo del departamento del Cauca sino también del Tolima.

En su nacimiento, el MAQL contó con apoyo de la entonces organización insurgente Movimiento 19 de Abril (M-19). Posteriormente, el MAQL hizo parte de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar —que logró agrupar buena parte de las guerrillas existentes en Colombia en la década de los 80 como FARC, ELN, M-19, MAQL o EPL—. El MAQL entró junto con el M-19 en un proceso de desmovilización en 1989 y la consecuente entrega de armas en 1991, proceso que permitió su participación en la Asamblea Nacional Constituyente. Desde entonces el Movimiento Quintín Lame —ya sin la “A” de Armado (MQL)— se comprometió a ser gestor de paz, una tarea en la que se ha comprometido y ha desarrollado desde diferentes procesos.

La conmemoración de los 20 años de esta entrega de armas se inició el jueves 30 de junio con la bienvenida de las personas participantes y con una marcha desde el resguardo Pueblo Nuevo al Centro de Formación Integral Comunitario Luis Ángel Monroy (CEFI-LAM). Este establecimiento educativo surgió en 1991 como proyecto de la Fundación Sol y Tierra del MQL con el fin de fomentar y apoyar iniciativas de desarrollo en las comunidades en las que tuvo presencia —gran parte del departamento del Cauca—. Esta institución educativa fue luego asumida por la comunidad y el cabildo directamente y hoy se ha convertido en un espacio constructor de autonomía educativa, étnica y cultural.

El segundo día, viernes 1 de julio, el evento se inició brindando un homenaje a los “ex quintinos” que murieron en combate o luego de su desmovilización o que simplemente se han retirado del Movimiento pero que aportaron a sus luchas. Después intervinieron diferentes invitados para hablar de la paz en los 20 años de la Constitución Política colombiana de 1991: el politólogo Álvaro Villarraga, miembro de la Asamblea Permanente para la Paz; Tatiana Montaño; Alfonso Peña Chepe, representante en la Asamblea Constituyente por el MQL; y Orlando Riscos en representación de Pax Christi, organización católica que se propone trabajar por la paz. Los ponentes reflexionaron sobre el proceso constituyente así como sus avances, desafíos propuestos y dificultades. Los ponentes reconocieron los avances de la Constitución en cuanto al reconocimiento de derechos; y también evidenciaron la preocupación por las 33 reformas que se han realizado de la Constitución y que han desdibujado o deformado el espíritu del documento aprobado en 1991. El día se cerró con la presentación de documentales del Movimiento Quintín Lame y del CEFI-LAM.

Declaración Alfonso Peña

El sábado 2 de julio las protagonistas fueron las propuestas de paz que se vienen gestando desde el movimiento indígena como la resistencia a hacer parte del conflicto armado, la exigencia de que sus territorios no sean usados para el desarrollo del mismo y la construcción de propuestas que permitan el diálogo entre diferentes sectores sociales para la construcción de un país mejor. De esta manera, intervinieron Nelson Lemus y Feliciano Valencia de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) y Jesús Chávez, Consejero Mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Las ponencias, además de reconocer el camino andado por el MQL, reivindicaron el reto emprendido por el Movimiento de construir la paz. Se presentaron las iniciativas desarrolladas por el movimiento alrededor de la Minga de Resistencia Social y Comunitaria y el Congreso de los Pueblos planteando los avances, pero también señalando las dificultades con las que se encuentran las comunidades al estar en medio del conflicto armado constantemente asediadas por los diferentes actores armados (Ejército Nacional, Policía Nacional, guerrilla y paramilitares) que representan una amenaza latente y constante para ellas y para el Movimiento. Tal como vienen denunciando, los constantes enfrentamientos en territorio indígena, la instalación de campos de minas, el reclutamiento forzado de jóvenes comuneros, el asesinato de representantes indígenas y la expansión del narcotráfico dificultan avanzar hacia la paz.

Otro de los puntos que evidenció este encuentro fue el malestar por parte de los “desmovilizados” del MAQL. Denunciaban que el Estado incumplió acuerdos del proceso de desmovilización; por ello, gran parte de los “quintinos” se encuentran en condiciones de pobreza y abandono ya que las tierras entregadas a los “desmovilizados” son en gran mayoría zonas de reserva forestal donde el cultivo no está autorizado. Por otro lado, se quejaron del movimiento indígena por cierto aislamiento que algunos han sentido por parte del mismo. Por esta razón hacían el llamado a no ser vistos como “desmovilizados” ni como ex guerrilleros sino como agentes sociales y parte constitutiva del movimiento indígena.

Cada día concluyó con espacios musicales, artísticos y culturales en los que se permitió el encuentro y reencuentro fraterno, el reconocimiento, la reflexión, la esperanza y el compromiso por seguir apostando al complejo camino que debería de llevar a la paz.

About these ads

2 comentarios on “Movimiento Quintín Lame: 20 años de apuesta por la paz”

  1. gloria dice:

    Bustos de personajes famosos

  2. [...] que sólo en un contexto de gran amenaza paramilitar, un grupo de ellos si llegaron a formar el movimiento armado Quintin Lame que ya se desmovilizó hace algo más de 20 años. Los nasas sí tienen su propio “ejército”; [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 791 seguidores