Toribio – Cauca en medio del paisaje de la guerra

El pasado 21 de Julio, Indígenas, organizaciones sociales y estudiantiles se reunieron en inmediaciones del CRIC en la ciudad de Popayán y se dirigieron a Toribio, el municipio del cauca que en 10 años ha sido blanco de más de cuatrocientos hostigamientos en medio de la guerra librada entre Las FARC y las fuerzas armadas de Colombia.

 Por: Cristian S. Marquin

Desde 1980 – de manera más severa- los impactos de las balas, la destrucción y la muerte han acabado con la tranquilidad de Toribio. Las fuerzas militares y de policía han extendido sus estrategias contra la insurgencia sobre el municipio; las Farc se han amparado en las montañas cercanas para hostigar el aparato militar Colombiano, y así la guerra ha mostrado sus fallos colaterales, que han traumado las vidas de los toribianos (97% indígenas, 3% mestizos y afrocolombianos), poniendo en la mira del país y del mundo al Norte del Cauca como la caracterización más precisa del conflicto social y armado más prolongado, sangriento y antiguo de Latinoamérica.

“Es terriblemente horrible, es terrible vivir esa situación de disparos y disparos y eso no dejan trabajar, se esconden en la casas y nosotros nos tenemos que aguantar 8 días, 15 días de continuos disparos, aquí nos han impactado, por confusión nos han tirado balas perdidas, Dios es muy grande y nos ha protegido y por eso estamos sobreviviendo, así nos toca sobrevivir. Cuando es tiro a tiro, uno sabe que los fusiles van dirigidos a un punto especifico, pero cuando es lanzamiento de “Tatucos” (mortero de fabricación artesanal) ese si no respeta y ahí si tenemos que salir a correr, resguardarnos, esa es la situación que nos toca aquí”, fueron las palabras de Marino Vitonas, un habitante del municipio que ha sido testigo por 20 años de la realidad del conflicto en el municipio y quien cree que solo el diálogo es preciso para poder trabajar en paz.

Cumplimiento del mandato indígena

Han sido muchos los capítulos que ha tenido la guerra en el Cauca, pero fue el pasado 8 de Julio de 2012 a las 11:00 de la mañana que uno de los “tatucos”, que las Farc disparaba desde las montañas hacia las trincheras de la policía y ejercito, cayó en la IPS Misión Médica de Toribio, dejando como resultado 8 heridos miembros de la misión medica. Hacía un año exactamente que una chiva bomba explotó en el municipio.

Ante la grave situación, la comunidad de Toribío y la Guardia Indígena del Cauca exigieron a los grupos armados- estatales e ilegales- salir de la zona para que, de esa manera, se termine con la tragedia diaria, de muchos años, que viven por causa del conflicto en el que han quedado envueltos. “Las comunidades indígenas se han pronunciado permanentemente por la salida del territorio de los diferentes actores armados que por un lado hacen una violación al derecho internacional humanitario, también hay violación de los derechos humanos e impide el libre desarrollo de los procesos organizativos y de los planes de vida de las organizaciones indígenas. En esa idea ellos han creado varios espacios en los cuales se han declarado comunidades autónomas y contrarias a esto, de lograr un abandono del territorio por parte de los actores armados. Se ha agudizado el conflicto, múltiples acciones que han atentado contra la vida e integridad de la población y ellos han definido hacer unas mingas de control territorial y así poder ejercer la autoridad tradicional en sus territorios”, expreso Marilen Serna, quien hace parte del Movimiento campesino de Cajibio, vocera Minga de Resistencia Social y Comunitaria.

De igual forma Jesús Cunda, alcalde mayor del resguardo de Miranda, expresó: “lo que venimos haciendo con la comunidad es cumpliendo con un mandato que se viene trabajando desde el 98. Se había dicho que actores armados, llámese ejercito, guerrilla no pueden estar en el territorio. Para nadie es un secreto lo que hemos visto. En general,  la fuerza publica ignora lo que está pasando, la guerrillera lo mismo, la policía la misma cosa; debido a eso pasó lo que tenía que pasar, hoy se está en el primer ejercicio. El propósito es darle a conocer que nosotros como autoridad y como lo permite la constitución podemos ejercer la autonomía (…) por ahí vamos empezando y no solamente hablar del camino de la paz, esto nos permite tener diálogos y con los diferentes actores armados porque aquí no se pretende matarnos entre nosotros sino en medio de dialogo mirar que se puede hacer”.

Respaldo a Toribio, 21 de Julio

Las opiniones han estado encontradas en cuanto al actuar de los indígenas con los grupos armados, aun así el diálogo como la alternativa, el camino que las organizaciones sociales consideran pertinente ante el conflicto, aunque el estado no acepta la petición de retirar las fuerzas militares y de policía de la zona y al contrario las unidades militares aumentan en la zona. En este sentido, la jornada que contó con la presencia de alrededor de 400 personas entre miembros de organizaciones sociales, estudiantes y sociedad civil fue “básicamente con el objetivo de acompañar y solidarizarse con las comunidades indígenas y toribiana, “hacernos presentes y pedir respeto por el territorio y sobre todo con la idea de avanzar en construir propuestas de paz en la que confluyamos las distintas organizaciones sociales”, dijo Oscar Agredo, vocero Minga Cauca quien participó en la movilización.

El casco urbano y la población de Toribío con sus silencios y miradas inquietas recibieron a “los que vienen de lejos”. La carretera pavimentada que bordea las montañas y donde se empieza a ver la pérdida de la banca a raíz de los años, condujo los mixtos hasta el territorio que hoy en día muchos ven con precaución.

El orden del día inició con la marcha por la localidad caminando por las calles destapadas del municipio, pasando las paredes de concreto y bahareque aboyadas por las balas y observando los restos de las casas en donde los “tatucos” han hecho de las suyas. Uno a uno los pasos de los que gritaron las consignas por la paz y la vida estremecieron el caserío que clama con banderas blancas el cese al fuego.

“Los toribianos nos sentimos agradecidos con ustedes, nos dan animo y esperanza para seguir trabajando en medio de esta difícil situación”, fueron las palabras del alcalde de Toribio Carlos Alberto Banguero.

30 organizaciones llegaron a Toribío, entre ellas: Asocomunal De Mercaderes Sur Del Cauca, La Ruta Pacifica De Las Mujeres, Comité De Integración Del Macizo Colombiano (CIMA), Movimiento Campesino De Cajibío, Codesco, Acader, Coordinador Nacional Agrario, Justicia y Paz, Territorio Libre, Identidad Estudiantil, Territorios Para La Vida Digna, Minga De Resistencia Social, Red Proyecto Sur, TeJuntas, Construyendo Polo, Marcha Patriótica.

La jornada es apenas el comienzo de lo que las organizaciones expresan como apoyo a la propuesta de los indígenas ante el conflicto y el manejo que los medios le han dado al actuar de la guardia indígena. “Queremos pronunciarnos por la labor que han hecho los medios masivos de comunicación de generar una postura en contra del movimiento indígena y a favor de las fuerzas militares, creemos que el conflicto no es entre los indígenas y los militares, es un asunto de la guerra, de la agudización de este conflicto que realmente no permite la autonomía de las comunidades (…) con este acompañamiento y esta labor impulsar mucho más y convocar a la población a la realización del Congreso para la paz, un espacio que queremos que sea más amplio, más rico e incluyente, donde nos pensemos una propuesta de paz para el país desde los movimientos sociales, donde los movimientos sociales organizados y no organizados sean protagonistas de una propuesta de paz para Colombia” , agregó Marilen Serna.

Un proceso entre la guerra

La situación en el país, en el norte del Cauca y en Toribío es aun incierta. Los actores armados continúan en confrontación, el conflicto sigue cobrando víctimas. “La cosa es bastante crítica porque el gobierno no ha aceptado la postura del movimiento indígena de retirar a las fuerzas armadas del casco urbano o del territorio como ellos están llamando (…). La guardia indígena puede hacer control del territorio (…) y sacar a todos los actores armados. Hay 24 heridos, dos muertos, la situación esta desembocando en crisis humanitaria en el departamento del Cauca (…) porque el gobierno le esta dando un tratamiento totalmente militarista a la problemática social que se vive en el territorio”, aseguró Walter Quiñones, miembro de la Organización Desarrollo Humano y Campesino.

Marino Vitonas, quien se dedica al comercio, a vender rifas, al trabajo en el campo y ha resistido la guerra por 20 años, sabe lo que significa vivir en Toribio, pero también cuando salir del municipio. Durante los últimos hostigamientos trescientas (300) familias- ochocientas (800) personas- se desplazaron del casco urbano. El miedo al fuego cruzado producto de los actores armados en conflicto, los llevó hasta San Andrés de Quilichao.

“La gente conoce la represalias de la guerrilla entonces no hay garantías de regreso y entonces vamos a permanecer allá, ellos saben que la situación que vivimos en Toribio es muy complicada, nosotros ya no podemos salir a las calles a las 7 de la noche, (…) hay que actuar con cautela, con mucha inteligencia, somos humanos y ambos actores armados son humanos y hay que actuar con mucho respeto, con mucho diálogo porque después vienen las consecuencias. Me conozco cuáles son las represalias que ellos toman. Hoy estamos rodeados, acompañados de las personas que han venido de lejos, luego ellos se van nos dejan solos y ahora si aténganse a las consecuencias. La población urbana se ha declarado neutra, nosotros no vamos a pelear con ninguno de los actores armados, si bien nos organizamos nosotros vamos es al diálogo con respeto, allá ellos verán si nos escuchan (…) Por favor no nos estigmaticen tanto, hace unos años era prohibido ser de Toribio. En las emisoras dicen ¡indígenas bájense de ese bejuco!, eso es traumatizarlo más a uno (…) lo único que le recomendamos a los líderes es que actúen con mas prudencia, que actúen con diálogo no con hechos  lamentables, que la gente de la ciudad se solidarice con el resto del pueblo que estamos sufriendo aquí” son las demandas desesperadas que produce el conflicto armado colombiano en el suelo caucano.

About these ads


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 791 seguidores