Signos de confusión en el movimiento de derechos humanos en Colombia

Durante los ocho años de Gobierno de Álvaro Uribe un nutrido grupo de organizaciones no gubernamentales y sociales se habían mantenido unidas para hacer las denuncias de las violaciones a los derechos humanos, promover la organización de las víctimas y adelantar acciones jurídicas ante graves casos de violaciones a los derechos humanos tales como la desaparición forzada, las ejecuciones extrajudiciales y la persecución a miembros de las organizaciones.

El actual Gobierno —a través del vicepresidente Angelino Garzón— ha propuesto la realización de una Conferencia Nacional de Derechos Humanos que da paso a la creación de una Comisión Nacional de Derechos Humanos con participación de la sociedad civil, lo cual ha suscitado una amplia discusión en el seno del movimiento de defensa de los derechos humanos generando opiniones encontradas y confusión en algunos sectores.

Durante el Gobierno anterior las distintas plataformas de trabajo en defensa de los derechos humanos agrupadas en el denominado Techo Común —que reúne a la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz, la Plataforma Colombiana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo, la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos y la Alianza de organizaciones sociales y afines por una cooperación para la paz y la democracia— adelantaron un proceso nacional que implicó talleres, diagnósticos, espacios de diálogo y debates institucionales en la perspectiva de materializar una orientación emanada de Naciones Unidas: un Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos. En esos tiempos la exigencia de garantías que deberían ser brindadas por el Gobierno, especialmente las concernientes a protección de comunidades y dirigentes, libertades políticas y desmonte de grupos paraestatales, se convirtió en la consigna unificadora del movimiento hasta el punto que la inexistencia de éstas, en consideración de las personas defensoras de derechos humanos y miembros de organizaciones sociales, impidió que el Gobierno se hiciese con un triunfo político con la firma del Plan.

Pero recién posesionado Juan Manuel Santos en la presidencia de la República las cosas dejaron de estar claras. El 8 de septiembre de 2010 en una conferencia en la Universidad de los Andes de Bogotá, el vicepresidente Angelino Garzón expresó la decisión de «consolidar una Mesa de Garantías que se ha creado desde el año pasado y que está bajo la responsabilidad del Ministerio del Interior y que está hecha para defensores de derechos humanos y también para diferentes líderes sociales y empresariales». Con esta iniciativa retomaba el debate con el movimiento de defensa de derechos humanos en su punto más álgido y a partir de ahí inició una serie de reuniones y convocatorias con el fin de habilitar un escenario de acuerdo entre el Gobierno y las organizaciones sociales.

En esa misma conferencia Garzón planteó la propuesta de retomar la formulación del Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos manifestando que «vamos a hacer del diálogo social un punto vital ya que no se puede continuar en la situación de que el Gobierno va por un lado y la sociedad por otro». Expresaba así la intención, repetida en otros ejercicios gubernamentales tales como el respaldo al Plan Nacional de Desarrollo o la política laboral, de contar con el apoyo de al menos una parte del movimiento social en este propósito.

Ya a finales del año 2010 y a comienzos de 2011, el vicepresidente —acompañado algunas veces del Ministro de Defensa— convocó a varias reuniones a las organizaciones sociales y de derechos humanos, embajadores y representantes de partidos políticos, escenarios en los cuales propuso la realización en diciembre de 2011 de la Conferencia Nacional de Derechos Humanos.

Y es en este punto donde el movimiento social y de derechos humanos se empieza a mostrar confundido ya que mientras algunas organizaciones y plataformas han decidido apoyar la iniciativa gubernamental, otras mantienen sus reservas y desconfianzas.

Para Zoraida Hernández, directora de la Corporación Sembrar, que hace parte de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos, «las propuestas del Gobierno siguen careciendo de voluntad efectiva para brindar garantías y proteger la vida de dirigentes y comunidades» agregando que «aún persiste el conflicto armado interno y no se ha resuelto la grave situación de derechos humanos en Colombia, para lo cual faltan mas hechos que palabras».

Otro aspecto que causa resquemor es el carácter con el cual se presenta la Conferencia Nacional de Derechos Humanos ya que «pretende obviar la dura realidad colombiana ante la comunidad internacional y presentar un evento, como lo es esta Conferencia, como un acuerdo que sustituiría un proceso de discusión amplia sobre la garantía de los derechos políticos, sociales, económicos, culturales y ambientales», concluyó la representante de Sembrar.

Pero el Gobierno ya ha empezado a sacar frutos de los respaldos parciales a su iniciativa y en la gira del vicepresidente Garzón por Estados Unidos —que buscaba promocionar nuevamente el Tratado de Libre Comercio (TLC)— resaltó el hecho de que organizaciones como la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC), ambas organizaciones de la Alianza, estuvieran respaldando la política de derechos humanos gubernamental, tal y como consta en la «Declaración conjunta Gobierno, Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo, otras entidades del Estado, sociedad civil, comunidad internacional: Hacia una política integral de derechos humanos y derecho internacional humanitario» fechada el 22 de noviembre de 2010.

En largas reuniones, las plataformas y sus organizaciones se han ido alineando a una u otra postura, pero la fuerza y cohesión que permitió sacar a la luz pública los crímenes cometidos por miembros de la Fuerza Pública a través de ejecuciones extrajudiciales llamadas “falsos positivos” o el lobby realizado en los Estados Unidos para evitar la firma del TLC parece haberse perdido.

La pérdida de fuerza, confusión y titubeo del movimiento se hizo ostensible en el momento en el cual Human Rights Watch presentó en enero de este año un informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia. En el mismo señala que las violaciones a los derechos humanos y que el desplazamiento, las ejecuciones extrajudiciales, las masacres, las amenazas a las personas defensoras de derechos humanos y los asesinatos de sindicalistas se mantienen en los mismos niveles y en algunos casos han aumentado en los últimos años. El informe denuncia, por ejemplo, que en el año 2010 se cometieron más masacres en Colombia que en cualquier otro año desde el inicio del proceso llamado de «Justicia y Paz» a través de la Ley 975 de 2005 —que pretendía la desmovilización de grupos armados ilegales, especialmente los grupos paramilitares agrupados bajo las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)—. Asimismo, el informe señala que en este mismo año 44 sindicalistas fueron asesinados. Informes como este que fueron una herramienta de agitación y denuncia en años anteriores no fue tan visible este año como resultado de los desacuerdos en el movimiento.


One Comment on “Signos de confusión en el movimiento de derechos humanos en Colombia”

  1. ZENAYDA SILVA BADILLO dice:

    Los procesos sociales son estes que han hecho infinidad de denuncias de la vulneración de Derechos Humanos en Colombia. La garantia de estos derechos solo se ve reflejada el la promulgación y legislación de normas, hechas para no cumplir las normas constitucionales, donde lo importante debe ser El Derecho a la Vida, pero no a una vida infrahumana de miseria, sino a una vida realmente Digna; donde los recursos naturales se aprovechen como debe ser (para el sostenimiento de los pobladores de nuestro pais) y no para que las riquezas queden en manos de las transnacionales, donde solo una familia o quizá dos se enriquezcan con lo que roban de nuestro territorio Nacional por el mal negocio que hacen nuestros gobernandtes de turno, esos politiqueros que igualmente solo buscan su bienestar y el despilfarro que hacen sus familias a costa del hambre y las necesidades a las que son sometidas muchas niñas y niños en Colombia, supuestamente un pais que se dice ser de Derechos, donde ni siquiera los campesinos e indígenas que han vivido durante siglos en sus territorios hoy no tengan ni siquiera una escritura que les reconozca sus propiedades.
    En cambio llega cualesquier perro ambriento (disculpen el término) y con solo una licencia inicia a socavar las entrañas de tierra y a desangrar sus riquezas sometiendola a la aridez más atroz de la historia, y como si fuera poco masacran a las comunidades, las desaparecen o las desplazan haciendo señalamientos, para despojarles sus pertenencias, sus derechos, entre otras, convirtiendolos en piltrafas humanas, en limosneros porque el hambre y las circunstancias así lo definen, con la gravedad que en nuestro pais todos somos ciegos, sordos y mudos, porque nuestra inconciencia está habilitada para ignorar al que está a nuestro lado, porque el problema no me afecta.

    Consideroque debemos quitarnos las vendad de los ojos, observar la realidad miserable que vive nuestro país, no miremos lo que tenemos, valoremos lo que somos desde lo mas profundo de nuestro corazón y trabajemos unidos por este país, VALE LA PENA HACERLO POR EL FUTURO DE LAS NIÑAS Y NIÑOS (QUE SON LOS SUYOS, LOS MIOS, LOS NUESTROS) SON LOS NIÑOS DE ESTE PAÍS. NO MIREMOS EL COLOR, NI LA RAZA.

    MIREMOS LO QUE REALMENTE NOS AFECTA,POQUE EL LAS CLINICAS NO SOLO MUEREN LOS POBRES QUE TIENEN UN SEGURO MEDICO, IGUAL MUEREN LOS RICOS QUE CREEN TENERLO TODO)

    Otro Derecho que se vulnera el El Ambiente Sano, y ese si que nos cantamina a todos por igual.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s