FOTOREPORTAJE y AUDIOS: Las once familias desalojadas por la fuerza del edificio de ICBF en Bogotá permanecen a la espera de una solución

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011
Ayer, jueves 10 de marzo fueron desalojadas once familias que habían sido desplazadas por la violencia de distintas regiones del país del edificio que ocupaban en el barrio de Santa Fe. El inmueble dela calle 24 del barrio Santa Fe de Bogotá es propiedad del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la misma institución encargada de haberles propuesto una solución puesto que figuraban en las listas oficiales de población desplazada en el país.

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

El desalojo
El desalojo se efectuó por la fuerza: un despliegue de más de 200 agentes de la Policía Nacional y de la Fuerza Disponible de la Policía Metropolitana de Bogotá cortó la calle frente a la casa, sacó a sus habitantes y calló todo intento de protesta. Hubo varios momentos de tensión entre las 2 y las 3 de la tarde. Los uniformados arrojaron gases y golpearon a la gente mientras esta trataba de defenderse arrojando algunos objetos que rebotaban en los escudos: dos detenidos y varios heridos fue el resultado del desalojo. Varias personas fueron atendidas en la ambulancia y muchas otras presentaban contusiones. Incluso los comercios de la calle de atrás sufrieron los gases en los momentos de carga.

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Aunque el despliegue policial empezó a las 8 de la mañana, no fue hasta primeras horas de la tarde que se produjo el desalojo. Los y las habitantes del edificio del ICBF estaban algo desconcertados tras el último intento de desalojo el pasado 3 de febrero y porque —como contaban en un comunicado difundido entre las organizaciones—, esta vez se trataba de una «inspección ocular». Aún así ya muchos tenían la certeza de que ayer iban a desalojar y en el transcurso del día la llegada de nuevos agentes de la Policía lo confirmó.

Los habitantes de la casa permanecían algunos en la calle y otros y otras en el interior. Hay que recordar que se trataba de once familias, entre las cuales hay treinta niños, dos de ellas gemelas recién nacidas. Ya antes del desalojo la Policía había agredido a varias personas que se quejaban impotentes ante la situación. Cuando la Policía mostró sus intenciones de entrar en la casa, algunos habitantes salieron a las ventanas y lanzaron algunos objetos. Uno de ellos mostró una pipeta de gas vacía como amenaza a los miembros de la Fuerza Disponible de la Policía Metropolitana en varias ocasiones. Los policías se cubrieron con su escudo, pero no fue hasta que ellos se retiraron que el hombre la arrojó. Notiagen muestra en una fotografía el momento de caída de la pipeta y como no tocó a ningún agente a pesar de lo que dicen algunos medios de comunicación como El Espectador.

Momento del lanzamiento de la pipeta de gas vacía que no impactó a ningún agente tal y como afirman diferentes medios de comunicación.

Mientras en el interior del edificio la policía comenzaba a sacar a las familias, en la calle los otros antimotines disparaban gases hacia todas las direcciones. La carga policial y los disturbios se prolongaron por una hora y todas las calles circundantes al edificio olían a gas. Los comercios cerraron sus persianas, mientras en otros se refugiaban los vecinos del barrio que, en su mayoría, pasaban por ahí de casualidad. Como decíamos, hubo varias personas heridas, algunas de ellas fueron atendidas y otras tuvieron que esperar hasta la noche.

Heridos en el desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Al final del día también había dos detenidos que durante el día de hoy viernes está previsto que pasen por juzgados. Los habitantes del inmueble del ICBF se quedaron en la calle con todas sus pertenencias. La calle 24, de cuatro carriles, con ciclovía y ancho andén permanecía cortada con todas las pertenencias de las once familias sin ni siquiera un plástico para cubrirlas. Lo único que les ofrecieron en ese momento fue una noche del hotel con la incertidumbre de qué pasaría al día siguiente.

AUDIO: Entrevista con Elias Rosales

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Promesas insuficientes
Acción Social y el ICBF ya habían hecho algunas ofertas a las once familias desplazadas para que accedieran a abandonar el edificio. Éstas eran tales como dos meses de albergue en Ciudad Bolívar o 500.000 pesos por familia, oferta que se reiteró en esta ocasión. Como las otras veces las familias lo rechazaron considerándolo totalmente insuficiente y que no les daba ninguna garantía. A las 10 de la noche todavía duraban las negociaciones en la calle y la oferta que les hacían era de tan sólo 300.000 pesos. La única solución inmediata fue ofrecida por la delegada de la Secretaría de Gobierno quien ofreció tiquetes de bus gratuitos para los desplazados que quisieran retornar a sus ciudades de origen. Sólo una de las familias (de ocho integrantes) aceptó la propuesta. Las otras aseguraron que era mejor vivir en las calles de Bogotá que volver a sus tierras.

Hoy viernes día 11 de marzo, las once familias desplazadas tenían una cita con una mesa de concertación con la Secretaria del Gobierno y Derechos Humanos del Distrito cuando tienen que irse del hotel a las 2 de la tarde y sus pertenencias permanecen en una bodega. Pero la sorpresa para Milton Rosales, representante del grupo, ha sido que le han mandado a buscar con una patrulla para asistir a la reunión y no permitían que fuera nadie más. Ante esta situación, Rosales se ha negado a participar y hay una nueva cita para la reunión con otras de las personas que habitaban el edificio de ICBF.

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Desplazamiento en Bogotá
Según cifras de Integración Social están llegando 54 familias desplazadas al día a la capital de la República y no todas forman parte de las listas oficiales ni por lo tanto acceder a las posibles ayudas. Este caso demuestra la omisión del Estado frente a los derechos de las personas desplazadas. Y lo peor de todo, no solamente las instituciones no cumplen con unas funciones más bien mínimas, sino que tampoco permite que la gente tome sus propias soluciones. El edificio del ICBF llevaba ya más dos años ocupado, lo que había permitido a pesar de las dificultades, reconstruir las vidas de estas personas.

MÁS FOTOS:

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Desalojo policial de familias desplazadas en Bogotá, 10 marzo de 2011

Más sobre esta historia…
Once familias de desplazados en Bogotá en amenaza de desalojo

“No hay sitio seguro”

Las once familias desalojadas por la fuerza del edificio de ICBF en Bogotá permanecen a la espera de una solución

 

Ayer, jueves 10 de marzo fueron desalojadas once familias que habían sido desplazadas por la violencia de distintas regiones del país del edificio que ocupaban en el barrio de Santa Fe. El inmueble dela calle 24 del barrio Santa Fe de Bogotá es propiedad del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la misma institución encargada de haberles propuesto una solución puesto que figuraban en las listas oficiales de población desplazada en el país.

 

El desalojo

El desalojo se efectuó por la fuerza: un despliegue de mas de 200 agentes de la Policía Nacional y el ESMAD cortó la calle frente a la casa, sacó a sus habitantes y calló todo intento de protesta. Hubo varios momentos de tensión entre las 2 y las 3 de la tarde. Los antimotines de la policía arrojaron gases y golpearon a la gente mientras esta trataba de defenderse arrojando algunos objetos que rebotaban en los escudos: dos detenidos y varios heridos fue el resultado del desalojo. Varias personas fueron atendidas en la ambulancia y muchas otras presentaban contusiones. Incluso los comercios de la calle de atrás sufrieron los gases en los momentos de carga.

 

Aunque el despliegue policial empezó a las 8 de la mañana, no fue hasta primeras horas de la tarde que se produjo el desalojo. Los y las habitantes del edificio del ICBF estaban algo desconcertados tras el último intento de desalojo el pasado 3 de febrero y porque —como contaban en un comunicado difundido entre las organizaciones—, esta vez se trataba de una «inspección ocular». Aún así ya muchos tenían la certeza de que ayer iban a desalojar y en el transcurso del día la llegada de nuevos agentes de la Policía lo confirmó.

 

Los habitantes de la casa permanecían algunos en la calle y otros y otras en el interior. Hay que recordar que se trataba de once familias, entre las cuales hay treinta niños, dos de ellas gemelas recién nacidas. Ya antes del desalojo la Policía había agredido a varias personas que se quejaban impotentes ante la situación. Cuando la Policía mostró sus intenciones de entrar en la casa, algunos habitantes salieron a las ventanas y lanzaron algunos objetos. Uno de ellos mostró una pipeta de gas vacía como amenaza a los antimotines en varias ocasiones. Los policías se cubrieron con su escudo, pero no fue hasta que ellos se retiraron que el hombre la arrojó. Notiagen muestra en una fotografía el momento de caída de la pipeta y como no tocó a ningún agente a pesar de lo que dicen algunos medios de comunicación.

 

Mientras en el interior del edificio la policía comenzaba a sacar a las familias, en la calle los otros antimotines disparaban gases hacia todas las direcciones. La carga policial y los disturbios se prolongaron por una hora y todas las calles circundantes al edificio olían a gas. Los comercios cerraron sus persianas, mientras en otros se refugiaban los vecinos del barrio que, en su mayoría, pasaban por ahí de casualidad. Como decíamos, hubo varias personas heridas, algunas de ellas fueron atendidas y otras tuvieron que esperar hasta la noche.

 

Al final del día también había dos detenidos que durante el día de hoy viernes está previsto que pasen por juzgados. Los habitantes del inmueble del ICBF se quedaron en la calle con todas sus pertenencias. La calle 24, de cuatro carriles, con ciclovía y ancho andén permanecía cortada con todas las pertenencias de las once familias sin ni siquiera un plástico para cubrirlas. Lo único que les ofrecieron en ese momento fue una noche del hotel con la incertidumbre de qué pasaría al día siguiente.

 

Promesas insuficientes

Acción Social y el ICBF ya habían hecho algunas ofertas a las once familias desplazadas para que accedieran a abandonar el edificio. Éstas eran tales como dos meses de albergue en Ciudad Bolívar o 500.000 pesos por familia, oferta que se reiteró en esta ocasión. Como las otras veces las familias lo rechazaron considerándolo totalmente insuficiente y que no les daba ninguna garantía. A las 10 de la noche todavía duraban las negociaciones en la calle y la oferta que les hacían era de tan sólo 300.000 pesos.

 

Hoy viernes día 11 de marzo, las once familias desplazadas tenían una cita con una mesa de concertación con la Secretaria del Gobierno y Derechos Humanos del Distrito cuando tienen que irse del hotel a las 2 de la tarde y sus pertenencias permanecen en una bodega. Pero la sorpresa para Milton Rosales, representante del grupo, ha sido que le han mandado a buscar con una patrulla para asistir a la reunión y no permitían que fuera nadie más. Ante esta situación, Rosales se ha negado a participar y hay una nueva cita para la reunión con otras de las personas que habitaban el edificio de ICBF.

 

Desplazamiento en Bogotá

Según cifras de Integración Social están llegando 54 familias desplazadas al día a la capital de la República y no todas forman parte de las listas oficiales ni por lo tanto acceder a las posibles ayudas. Este caso demuestra la omisión del Estado frente a los derechos de las personas desplazadas. Y lo peor de todo, no solamente las instituciones no cumplen con unas funciones más bien mínimas, sino que tampoco permite que la gente tome sus propias soluciones. El edificio del ICBF llevaba ya mas dos años ocupado, lo que había permitido a pesar de las dificultades, reconstruir las vidas de estas personas.

 

Mas sobre esta historia…

Once familias de desplazados en Bogotá en amenaza de desalojo

https://notiagen.wordpress.com/2011/02/03/once-familias-de-desplazados-en-bogota-en-amenaza-de-desalojo/

“No hay sitio seguro”

http://elturbion.modep.org/drupal/node/3393

 


6 comentarios on “FOTOREPORTAJE y AUDIOS: Las once familias desalojadas por la fuerza del edificio de ICBF en Bogotá permanecen a la espera de una solución”

  1. Gran foto esta

    https://notiagen.files.wordpress.com/2011/03/w_desplazados-desalojados.jpg#fotodeldia?r=td

    Se la mandé hoy a mi amigo Javier Bauluz, Premio Pulitzer en fotografía, para que la vea

    Saludos
    Constanza Vieira

  2. Esto pensaba y sigo pensando del continuismo politico.
    PONENCIA

    Colombia, Resistencia popular contra la política continuista de Uribe Vélez encomendada a Juan Manuel Santos.
    Desde el 7 de Agosto de 2010 debemos realizar en Colombia manifestaciones y protestas contra la dictadura de Uribe Vélez encomendada a Juan Manuel Santos y el modelo neoliberal.
    Resistencia popular contra el continuismo de la dictadura de Uribe Vélez y el modelo neoliberal.

    Desde ya debemos estructurar una amplia agenda de organización, movilizaciones, manifestaciones, protesta y resistencia contra las políticas continuistas del actual gobierno y encomendadas al señor Juan Manuel Santos durante el periodo 2010-2014 como Presidente, que apuntan a profundizar el modelo neoliberal y los dispositivos de dominación dictatorial y violenta.
    Organizaciones sindicalizadas de las urbes, las mingas de resistencia, los indígenas, de maestros, de genero, afro- descendientes, desplazados por la violencia, municipales, de consumidores, de derechos humanos, estudiantiles, campesinas, políticas de izquierda, ciertos fragmentos de las clases medias, el movimiento insurgente revolucionario, todas de ámbito nacional, regional y local, no obstante sus diferencias, se han integrado en una simultaneidad rebelde para hacerle frente a la cascada de medidas neoliberales, anunciadas y en ejecución, como la firma del Tratado de Libre Comercio ? TLC, circunstancialmente empantanado por el engorroso trámite legislativo en el Congreso Norteamericano; y el TLC suscrito con los países Europeos, la reforma tributaria que amplia el IVA a los artículos de obligado consumo popular; el recorte de las transferencias fiscales a municipios y departamentos afectando la financiación de programas de salud, educación y saneamiento ambiental; la privatización de ECOPETROL, la más importante empresa rentable y estratégica del Estado; la liquidación del Instituto del Seguro Social, para profundizar la mercantilización de la salud; el cierre de ADPOSTAL; la venta de las electrificadoras y demás empresas de servicios públicos regionales; la eliminación de las rentas parafiscales que financian el SENA, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y las Cajas de Compensación Familiar; las nuevas reformas laborales y pensiónales; el recorte del salario mínimo; y la profundización de la mal llamada Seguridad Democrática para consolidar la impunidad otorgada a los grupos paramilitares con la Ley de Justicia y paz, proseguir la criminalización del movimiento popular y obstaculizar el intercambio humanitario y la solución político del conflicto armado nacional.

    La agenda de la acción popular incluye grandes manifestaciones en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla y zonas fronterizas (Ecuador- Venezuela) quienes no ven con buenos ojos la elección del futuro presidente de Colombia y pondrá en vilo las relaciones comerciales, culturales, políticas y económicas, debemos fijar un cronograma de actividades, fechas e incorporar, además, movilizaciones del potente destacamento de las centrales obreras, magisterio, la minga de resistencia indígena etc. Tenemos que empezar la batalla desde el 7 de Agosto y la realización de una amplia campaña de agitación y educación con seminarios y talleres sobre el contenido de las medidas oficiales.

    ? Debemos estar en las calles, haciendo oposición. Desde el próximo 7 de Agosto SIMANA conjuntamente con la FECODE, el Polo Democrático (PDA), al lado de las centrales obreras, tenemos que salir en una serie de movilizaciones, las primeras durante este gobierno. El Polo tiene que estar desde el congreso y especialmente desde las calles mostrando que vamos a hacer oposición, y seguir con la política de denuncia para evitar que se sigan dando falsos positivos, chazadas del DAS, Agro ingresó (robo seguro) y la corrupción que se dio en las altas esferas del gobierno y en una gran parte del congreso (Yidis política, compra de las bancadas parlamentarias para la aprobación de proyectos que atentan contra la población y favorecen otros intereses)

    Lo que está muy bien, pues coloca al movimiento social delante de nuevas circunstancias históricas de iniciativa y ofensiva, porque hace más flexibles (esto es menos duras) las segmentariedades existentes, tanto de orden binario, circular o lineal, toda vez que la convergencia popular y revolucionaria depende también de la plasticidad o dureza del juego segmentario en el mapa institucional, en el mapa de clases y en el mapa de las territorialidades diversas.

    El desafío es mayúsculo toda vez que en Colombia la implementación del modelo neoliberal ha requerido avanzar por etapas. Se ha hecho en tramos diagramados por los grupos plutocráticos, pues los movimientos cívicos, sociales, políticos y guerrilleros, se han expresado como procesos de resistencia a la aplicación de las políticas de las clases dominantes que han profundizado la concentración de la riqueza y como consecuencia la pobreza, la miseria y la exclusión social. La guerra sucia y la eliminación física de aquellos que proponen un proyecto alternativo de país, como ha sido el caso de la Unión Patriótica, o sencillamente resisten las políticas implementadas como en el caso del movimiento guerrillero campesino, ha sido la estrategia privilegiada por el establecimiento colombiano.

    Zonas de la geografía y poblaciones enteras que han definido y llevado adelante estrategias de resistencia han sido perseguidas y desplazadas de sus territorios (Uraba, Montes de María, Catatumbo), y parte, sino toda, de su dirigencia fue asesinada. El objetivo no solo ha sido eliminar al contrario, sino amedrentar, aleccionar e impedir nuevas rearticulaciones de los movimientos y sujetos en resistencia. Las interminables reformas a la justicia (Barco, Gaviria, Pastrana y Uribe) condensan esta estrategia de estigmatización y criminalización, pero a su vez crean el discurso que busca legitimar las estrategias de exterminio físico y violación de los derechos humanos. Todas las reformas y legislaciones de orden público de los últimos 20 años, han creado el marco institucional para impedir que la protesta social se consolide como una estrategia de resistencia de los sectores sociales. Hoy, con el continuismo de un Estado Comunitario y la política de Seguridad Democrática, el gobierno de Juan Manuel Santos polarizara aun mas la sociedad y retoma con mayor fuerza la penalización de la protesta social, acompañándola con un discurso que legitima la estigmatización y la exclusión de las propuestas que no empatizan con su esquema dictatorial.

    Admitiendo que la colombiana es una sociedad que ha sido modelada por momentos constitutivos profundamente reaccionarios y autoritarios, de reiterativas guerras sucias y ciclos de violencia, conviene tener en cuenta que hoy estamos inmersos en una severa crisis estatal y política provocada por un prolongado y agudo conflicto armado que involucra extensos núcleos de población campesina y a las guerrillas de las FARC, en zonas de absoluto predominio latifundista y paramilitar como Sucre, el Sur de Bolívar, Córdoba, Cesar, Magdalena, Nariño, Meta, Guaviare, Caquetá, Valle, Cauca, Santander del Norte, Arauca, Putumayo y Antioquia. Crisis que no se logra resolver con una composición política, entendida como la relación entre organización y práctica política en el Estado y fuera del Estado, inducida recientemente para incrementar las mediaciones políticas con partidos de cartón que retoman supuestas propuestas arcaicas y ambiguas que en los años 1958 – 1974 no dieran ningún resultado con el llamado frente nacional que planteaba que estos se alternaran la presidencia durante sus 16 años de duración y una idéntica cantidad de parlamentarios liberales y conservadores en el congreso; sin embargo la historia lo ha demostrado continuaron los problemas sociales, económicos y políticos y el endeuda miento del país con el exterior se incremento ostensiblemente, así mismo surgieron nuevos grupos guerrilleros a causa del inconformismo y de los nuevos rumbos ideológicos que se movían en América Latina y que siguen vigentes. Actualmente se retoma con el supuesto nombre de acuerdo de unidad nacional en donde hacen parte partidos políticos: la U, Alas, Cambio Radical, Convergencia Ciudadana, Pin, Mira. partido conservador, partido verde y una gran fracción del partido liberal, para continuar con las lógicas clientelares o el crecimiento paralelo de la importancia de las lógicas autoritarias, para responder al crecimiento de nuevas alteridades políticas en la sociedad.

    Crisis, además, que hace que cada vez mas se repitan eventos que reflejan la autodeterminación de las masas populares, como la derrota del referendo en octubre del 2003, como un fenómeno anti estatal que indica el derrumbe incontenible de un sistema de creencias impuesto por el modelo neoliberal. Autodeterminación que, antes que nada, es lucha política y lucha de clases (así le moleste al señor Juan Manuel Santos al igual que su antecesor Uribe Vélez, quien sueña con una Colombia sin lucha de clases) porque es el lugar donde se funden las hipótesis teóricas y la factualidad de la determinación de las masa y el respeto por su soberanía e identidad nacional a que se tiene derecho.

    En la organización y gestión de las movilizaciones populares proyectadas para los día siguientes, no está por demás observar que hoy el contexto es otro, que el mapa de fuerzas es inequitativa, lo que nos exige aun mas una aproximación a la movilización de masas a partir de una nueva composición metodológica (no solo como recurso teórico sino político) que permita ver su dimensión molecular, los substratos y singularidad de los acontecimientos que la generan, la multiplicidad de lugares desde donde se gesta la movilización de masas (TLC, reforma tributaria, privatizaciones, recorte a transferencias, propiedad intelectual, intercambio humanitario), la articulación de su composición (juegos, enlaces, alianzas y articulaciones de la micropolítica y segmentariedad), su constitución subjetiva, la elaboración espontánea y consensuada de las tácticas, la forma discursiva, la forma material de los movimientos y hasta las constantes adecuaciones de las masas populares a los desafíos de la coyuntura. Se trata de encontrar en el laberinto de los recorridos, trayectorias, nomadismos del movimiento popular, los múltiples sujetos dispuestos a quebrar la estática del poder dictatorial Santista, desterritorializando la geografía del poder, inventado territorialidades y configurando un mapa de contrapoderes, como lo hace la insurgencia revolucionaria en su permanente movilidad para enfrentar el Plan Patriota y la guerra asimétrica imperialista financiada con el Plan Colombia.
    Desde el Sindicato del Magisterio de Nariño debemos liderar y proponer un plan de organización y de lucha para combatir la arremetida neoliberal de Juan Manuel Santos como futuro presidente de Colombia.

  3. Hermes Ferney benavides Batallas dice:

    LA CORRUPCIÓN EN NARIÑO Y EN COLOMBIA
    Antes de plantear la situación del flagelo de la corrupción en nuestro país, es importante definir el concepto de corrupción que se va a tomar como referente en el presente ensayo sobre este aspecto.
    Para efectos de este trabajo se entiende como corrupción el uso indebido del poder que tienen las personas, derivado de los empleos que desempeñan ya sea en el nivel gubernamental como en el privado, y como consecuencia de ello obtienen beneficios personales o para terceras personas, generalmente de tipo económico.
    A través de este análisis se quiere demostrar que la corrupción en Colombia es la causa de la baja credibilidad de los ciudadanos en sus instituciones y en sus dirigentes, lo cual conlleva, además, que los resultados de la administración se afecten negativamente como consecuencia de la misma, y las obras públicas que se entregan a la ciudadanía no son las que ella espera en términos de calidad y de conveniencia.
    “Colombia, como muchos países tienen una economía de transición, ha sufrido los flagelos que genera la corrupción, pero a diferencia de otros contextos, se han presentado algunas particularidades que terminaron agravando la situación, lo que no ha impedido la realización de la más vigorosa estrategia para combatirla.
    Una larga convivencia con el narcotráfico y el afán por el enriquecimiento fácil se convirtieron en la media y en la forma de ascenso social; el narcotráfico permeó a la sociedad en su conjunto, a la política, a la economía, a la agricultura, al deporte.
    La globalización de la economía precipita otras formas de corrupción en las cuales empresas transnacionales, que han sido la minoría, quieren ganarse los mercados y desde 1991 con la C.N han llegado personas que dicen ser “lideres” a los estamentos del gobierno mediante supuestos “instrumentos de participación democrática” que vienen hacer actos de corrupción, entre ellos el soborno, la compra de votos, la maquinaria y el clientelismo”.
    El cohecho o soborno (ofrecer dinero) es la práctica de corrupción más generalizada y extendida, al extremo de que en torno a él se fue creando una especie de subcultura que originó un lenguaje especial en el cual expresiones como “mordida”, “serrucho” y otras que en lugar de causar rechazo o indignación, arrancaron sonrisas o miradas de aceptación, complacencia o, lo que es peor, indiferencia.
    “La corrupción es, sin duda, un problema de Estado y es allí en donde se deben afincar los controles para combatirla, pero es también un asunto social en el cual la creación de un entorno ético es fundamental para consolidarlo, estrategia que requiere de un esfuerzo de largo plazo; es necesario edificar vigorosas campañas de concientización desde la más tierna infancia”.
    En nuestro país, en Nariño y en los municipios podemos decir que el foco principal del problema se sitúa en la contratación, el clientelismo, la manipulación y la compra de consciencias; entonces por donde se van las esperanzas de progreso de millones de colombianos, aquí está el principal problema de corrupción y ejemplos de ello abundan en los municipios y en nuestro país tales como la salud, la educación (recursos calidad educativa, recursos programas de alimentación y transporte escolar); recursos de las regalías, recursos de la sobre tasa a la gasolina y en fin los recursos previstos en la ley 715 del 2001 (SGP) etc. solamente para hablar de algunos casos.
    Por que considero que es muy importante la opinión de los jóvenes con respecto al tema que estamos analizando, se transcribe a continuación un fragmento, que por la forma como se expone es sumamente diciente de esta realidad.
    “Desde hace algunos años, los jóvenes de nuestra región y de Colombia he analizado que vienen encontrando espacios de participación y de opinión, cada vez más abundantes e importantes; es así, como los muchachos o pelados de las zonas urbanas y rurales también quisieron hacerse sentir con respecto a un tema muy, pero muy espinoso en nuestra región : la corrupción. A continuación, podremos leer las opiniones que tienen los jóvenes de nuestro terruño al respecto, ¿qué piensas tú?
    “Vea compadre, parce o amigo desde que yo me acuerdo, y mucho tiempo atrás, esto de los politiqueros y de la gente corrupta existe. Que, ¿qué opino?, Mire: Yo pienso que ese cuento se debe a que el billete ay, ese mueve el mundo, y usted sabe que por la plata baila el mono, el perro y de que animal quiera, figúrese cómo serán las personas que piensan; yo le digo algo, si a mí me vienen con dos milloncitos de pesos y me dicen: Viejo Eduardo, quédate callado, y déjanos pasar este encarguito por debajo de cuerda, yo me embolsillo la plata y…!Si té vi, no te conozco! !!”.
    Asi mismo me he dado cuenta parce que los que se creen lideres políticos montan a uno en la alcaldía para mantener bajo su mando el manejo y la administración del presupuesto asu acomodo y enriquecer sus bolsillos, mientras otros son los que sufren las consecuencias del atraso y del olvido en todos los sectores y aun mas compa de los jóvenes ni se acuerdan ni saben si existimos- entonces me pregunto ¿Por qué no recibir dinero, cemento, ladrillo, hierro, eternit, gasolina para mi motocicleta o los $50.000 que ofrecen por voto, si de todas maneras es nuestra plata de los impuestos que pagamos?.
    Como Eduardo, encontramos a muchos jóvenes que piensan que la corrupción es algo que ya viene con nosotros y que no lo podemos desarraigar, es un lío bien enredado que hay que aceptarlo así porque sí, y lo mejor es aprovechar al máximo cualquier oportunidad.
    Sin embargo, no todos piensan así:
    “Mira, la corrupción es un mal que nos tiene fregados a todos, por culpa de la gente deshonesta es que el país no puede salir adelante; todo el mundo piensa es en el tumbe, en la plata que me voy a ganar por hacer este favorcito, etc. Opino que para acabarla hay que empezar por familia, el problema se inicia desde la infancia, hay que cambiar el sistema educativo, acostumbrar al niño a ser honesto, a jugarle limpio a la gente, en fin, hay que enseñarlo a no ser corrupto…”.
    En el anterior pasaje se pueden observar las dos partes antagónicas del problema de la corrupción, y que se puede generalizar al pensamiento no sólo de los jóvenes de los municipios del sur de Nariño sino de todo el país. Primero está el pensamiento de los que no les importa la corrupción e incluso conviven con ella y la practican y por otro está la forma de pensar de quienes la rechazan y estiman que se debe evitar.
    En consecuencia, hay que cambiar la cultura que premia el enriquecimiento ilícito, la que no sanciona; sustituirla por la cultura del respeto por la dignidad humana, por los valores esenciales que deben regir la conducta de los servidores como la honestidad, la rectitud y la transparencia; hay que derrotar la corrupción. Cuando se han detectado las causas y no se ha hecho nada, lo que termina prevaleciendo es la tolerancia de los ciudadanos, actitud que significa complicidad.
    Es importante para el propósito de este estudio presentar a continuación algunas percepciones de la ciudadanía, de las entidades de control y de analistas especializados al respecto de la corrupción.
    “El nivel de corrupción revelado aquí es evidente. Pero la corrupción que se estudia es “administrativa,” como por ejemplo, el uso ilegal privado de dinero público. Muchas de las “teorías” existentes y mucho del reportaje en Colombia trata precisamente con este tipo de corrupción, como por ejemplo, el reportaje especial realizado por un periódico de gran relevancia a nivel nacional realiza un análisis sobre la preocupación con la ausencia de responsabilidad y la consecuencia para el estado y la sociedad. Ellos concluyen que con lo que los corruptos se han robado del estado durante los últimos dos años, el estado podría haber ejecutado un programa de reforma agraria por tres años sin ninguna dificultad. El apéndice B detalla algunas de los casos legales que aún continúan en 2008. Basta notar que la Procuraduría detectó 3280 contratos ilegales entre noviembre y diciembre de 2010 En Bogotá solamente, hubo contratos ilegales por más de 1 billón y medio de pesos y de los municipios de Nariño y del país se sufre la misma situación. Después que un memorando del Procurador ordenó adherencia estricta a la ley 80 de 1.993 (la Ley de Contratación Estatal). Todo esto, según reporteros, confirma el viejo dicho, “hecha la ley, hecha la trampa.” Legislación anti-corrupción no es aparentemente suficiente”.

    En manera similar, la prensa publicó un informe con título “La corrupción sigue campante”. Otra vez, se malversan fondos estatales, usando los siguientes esquemas:
    • La compra de inventarios grandes que se pudren o se roban.
    • Dimisiones laborales arbitradas.
    • Favoritismo entre contratistas preferenciales.
    • Obras públicas inútiles a los ciudadanos por no ser completadas.

    • Contratos de palabra; vaya a trabajar y después del 30 de Octubre hacemos su contrato por escrito.

    Y a la vez se le se le preguntó a la ciudadanía: “Hablando en general, ¿cree Ud. que las cosas en su municipio, Departamento y en el país van en un camino bueno o malo?
    Buen camino 18%
    Mal camino 79%
    Sin respuesta 3%
    “Un estudio reciente en la ONU demostró que, tomado globalmente, el precio de la corrupción por empleados públicos suma a diez veces el precio de actos ilegales por la delincuencia común.
    El caso se comprueba ciertamente en Colombia. De hecho, el problema en Colombia es tan grande que nadie sabe que hacer. El estudio más reciente sobre la criminalidad en Colombia indica que mientras la tasa de crimen creció anualmente en 39,7 por ciento, lo que se describe como actos de empleados públicos aumentó por 169,1 por ciento. Y no obstante este aumento increíble, hay pocas convicciones criminales. Todos están de acuerdo que hay que hacer algo y cuanto antes mejor. La tasa de corrupción administrativa ha llegado a tal nivel que los reportajes en la prensa de circulación local y del país toman más columnas que el reportaje sobre el terrorismo.
    Expertos identifican el costo de la corrupción bajo cuatro consecuencias.
    Primero, la corrupción destruye la eficiencia del estado, gastando sus recursos y debilitando sus acciones contra la mala administración. Tal corrupción puede llegar a amenazar la salud pública: por ejemplo, la construcción de mala calidad, el uso de medicinas anticuadas o contaminadas, o la desviación de comidas de orfanatos a otros usos – todos estos han ocurrido recientemente en Colombia.
    Segundo, la corrupción engendra una distorsión absurda en la distribución de ingresos, enriqueciendo a los ricos y empobreciendo a los pobres. Los pobres se hacen más pobres, por ejemplo, cuando proyectos públicos no se completan o se completan en calidad inferior como resultado de la corrupción.
    Tercero, el incentivo de la corrupción esta en contra al desarrollo de la sociedad; crean la insidiosa idea que es más fácil hacerse rico trabajando para el estado que creando un negocio privado productivo. Esta idea milita en contra de la creación de nuevos empleos. La mitad de las posiciones administrativas de cierto rango son ocupadas por personas nombradas por jefes políticos, no por burócratas profesionales.
    Cuarto, la corrupción incurre costos políticos serios: la inmoralidad, cinismo, inestabilidad institucional, y la legitimación de la rebelión armada contra el estado. El problema más serio para Colombia es la falta de legitimidad entre el pueblo. Este problema tiene su raíz en la corrupción generalizada y es ilusorio pensar que una reforma constitucional puede resolverlo”.
    En este momento nos podemos cuestionar como ciudadanos: ¿Cómo podemos confrontar un problema de tal magnitud? El primer paso requiere la voluntad política para poner fin a esta plaga o en un mínimo reducirlo a proporciones manejables.
    Los anteriores planteamiento permiten concluir sin ninguna duda que efectivamente la corrupción en Colombia trae como consecuencia incuestionable, la baja credibilidad de los ciudadanos hacia sus dirigentes debido al mal manejo que le dan a sus actuaciones, lo cual repercute en la ineficiencia e ineficacia del estado en el uso de sus recursos, cuando las obras públicas no se completan o se hacen con calidad inferior como resultado de la corrupción en los contratos.
    Por ultimo término diciendo que este documento es una realidad de nuestras regiones y del país y quien se sienta ofendido es por que de verdad es consciente o en su subconsciente sabe que a no ha sido justo con la realidad y que se ha prestado para los actos de corrupción y difiero con la siguiente:
    LA FRASE “LA corrupción es Inherente a la naturaleza humana” pronunciada por uno de los más representativos exponentes de esta criminal práctica, no es cierta y sirve para tratar de reducir las culpas propias endilgando este delito a toda la sociedad.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s