Camino alterno, con asfalto


 Por: Cristian Serafín Marquín Gaviria

 «Asfalto es un camino… un sendero que se marca, una trocha, una vía, una ruta a seguir». Esta es una de las significaciones más filosóficas que se concibieron entorno a aquel concepto alternativo que identifica a la primera revista de cómics neivana, aunque podríamos ir más allá y decir huilense y hasta surcolombiana. «Básicamente la revista es neivana, es el hito que marca el punto concreto de una importancia significativa de las cosas que se hacen en la ciudad… Somos los primeros, es un regalo para la ciudad, un regalo para todo el mundo», son las palabras de Nimo Dussán, director de este proyecto. Él ha sido desde el inicio junto con Anny Leidy López, encargada del diseño, y José Alfredo Jerez, el publicista, quienes han gestionado y llevado de las ideas a la realidad este sueño.

En el año 2003 un grupo de cinco amigos amantes de los cómics, estudiantes de diseño gráfico y compañeros de la CUN (Corporación Unificada Nacional de Educación Superior) empezaba a engendrar la idea de una revista de cómics con el nombre de Puerta Cero. Durante estos primeros pasos del proyecto esta idea «se quema, se desbarata, no se define», me cuenta Nimo. Tras este primer “fracaso” Nimo, Anny y José retoman el sendero hacia la consecución de esta alternativa de arte a mediados del año 2010 que busca a través de los trazos contar historias y sucesos cotidianos que le pasan a cualquier persona, aunque aclara uno de sus impulsores: «No queremos meternos con la crítica ni con política; van a llegar historias con crítica pero no es la intención de la revista, no nos casamos con ningún criterio».

Seguir el camino que se trazó Asfalto requiere tener claro que todo lo que se piense y haga tiene que ser de calidad. Para ello, dice Nimo, mientras acomoda sus manos, «el proceso consta básicamente de la recepción y clasificación de las historias, luego se busca quién va a graficar, cómo se va a montar la ilustración, se hace la transformación de texto para ilustración». Él explica que es diferente el formato del texto para cómics, «y esto no lo tienen claro todas las personas que escriben; para hacer la transformación se tiene que mirar si se desglosa el texto en viñetas, voz en off, history board; llegando al final en la parte gráfica donde están los ilustradores cuyo proceso toma más o menos un mes; cuando se tienen las historias lustradas se monta el diseño; finalmente se pasa al corrector de estilo, que es el encargado de decir al punto final esto va, a esto hay que hacerle determinadas correcciones». Posteriormente se venden en puestos de revista de Neiva, Bogotá, Villavicencio, Ibagué y a través de Internet.

Después de haber escuchado e imaginado cada fase de este proceso es evidente que es una actividad ardua que toma bastante tiempo. Es por ello que los jóvenes responsables de la revista asumen con responsabilidad y compromiso sus tareas. «Es uno de mis sueños…», menciona Nimo, con la certeza de que Anny, José y todos los que se suman en este trasegar lo comparten ya que, como él dice, «vamos por el asfalto recibiendo pasajeros como un bus cualquiera que va por el camino parando constantemente recibiendo gente, historias, recibiendo buena energía, recibiendo malos comentarios, enemigos y amigos».

«Asfalto es un camino que sinceramente no sé dónde va a acabar», dice uno de los promotores de la revista, con el cual he hablado por más de diez minutos. Es casi obvio que pensar en construir arte por medio de una manera tan alternativa en la región del sur colombiano no es fácil. En primer lugar surge la cuestión de la falta de patrocinio, falta de dinero: «Ahora nos toca con las uñas y toca con los amigos buscar los recursos de conocidos, del amigo del amigo», agrega. De igual manera Asfalto evidencia la necesidad de contar con buenos ilustradores. La revista hasta entonces ha contado y cuenta con dibujantes “integrales”, como Hérico, Hemut Soltau, Daniel Correa, Hender y el mismo Nimo, quien ilustró el primer número de la revista que salió a inicios de este año 2011. Pero como él dice, «la intención de la revista no es que sea una revista mía, sino una revista de todos; las historias están, nosotros tenemos historias, ustedes tienen historias, los amigos del Facebook tienen historias, pero la limitante básica es conseguir ilustradores».

Básicamente una de las razones que logro inferir de las palabras de Nimo Dussán es que en la ciudad de Neiva habitan ilustradores con capacidades pero muchos de ellos no son integrales, en la medida que no se logran acomodar a la filosofía e intención de cómics que pretende Asfalto. Así, muchos caen en los clichés que marcan este arte y, como sostiene el grupo de trabajo, «nosotros no nos queremos meter ni con superhéroes, ni con manga, ni con cartoon, ni con caricaturas».

«Todos nos apoyamos, votamos las ideas y decidimos, creemos que esto va, creemos que esto no va», dice Nimo Dussán. El sumario hacia la plena realización y sostenimiento de Asfalto como la revista de cómics 100% surcolombiana inicia desde el equipo de trabajo que desarrollan actividades mancomunadamente por el éxito de su materializado sueño. Sus impulsores sostienen que «la ciudad es el espacio de todos, donde cohabitamos, donde pasan las historias, donde suceden cantidad de cosas, de anécdotas, de aventuras, de cuentos; donde uno puede imaginar, soñar, friccionar, narrar hechos cotidianos: somos miembros de Neiva».

Para el proyecto Asfalto es muy importante la labor y sentido que las personas que habitan la ciudad han asumido y que por medio del aporte de historias, cuentos e ideas ficticias respaldan esta iniciativa. Aunque la concepción original de la revista, afirma Nimo, «es pensarla como hija de Neiva porque somos neivanos…, pero aunque Neiva es el lugar donde nace la revista, en sí la ciudad es el mundo». Esto explica el apoyo que gracias a la internet y las redes sociales Asfalto ha recibido desde el contexto local, nacional e internacional (Neiva, Bogotá, Canadá, París, Suecia) desde los cuales se aportan historias: «Personas que se dan a la tarea de concebir historias de acuerdo a lo que les pasa en sus vidas, a partir de sus propias realidades».

Como se ha hecho evidente en el transcurso de estas líneas, Asfalto es una revista de cómics única en la región surcolombiana. En su proyección, Asfalto busca consolidarse como una publicación bimestral y tiene previsto seis números anuales. A partir de los que salgan en este año los miembros de Asfalto pretenden recoger las apreciaciones de la gente o, como lo pide Nimo Dussán, «necesitamos que la gente nos diga qué recibe, qué percibe». A partir de esto busca consolidar un proyecto serio en el cual el grupo de trabajo pueda tener un reconocimiento. Además prosigue diciendo que «el camino con el dibujante, el que aporta las historias debe ser económico, debe ser sostenible». Es algo que Anny, José y Nimo pretenden y sustentan en la medida en que desean que Asfalto sea un espacio en el cual surja una oportunidad para todos aquellos que ven en este arte una manera de realizarse como persona mientras aportan al mundo.

«Quisiéramos, soñamos, creemos que mucha gente se va tomar el nombre de Asfalto para poder ilustrar en las páginas».

La consecución del segundo número se encuentra en su fase final, pero como aclara Nimo, director de la revista Asfalto, la primera de su estilo en Neiva, «no queremos hacer un lanzamiento con bombos y platillos sin primero definir qué camino va a coger la revista».



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s