El vendedor de ramos

Por Cristian Serafín Marquín Gaviria

Entre la multitud de personas que se dirigen a la Catedral Inmaculada Concepción de Neiva, entre quienes aprovechan la Semana Santa para descansar, liberar sus almas o simplemente para pasear por los recónditos de la ciudad, se encuentra Don Javier. Un hombre que a diferencia de muchos y sin dejar atrás sus creencias religiosas-católicas aprovecha este tiempo para rebuscarse la vida. Él vende ramos.

El ramo es concebido como símbolo entre los fieles católicos y del cual se hace mención en el Nuevo Testamento de la Biblia cuando el hijo de Dios entra triunfante a Jerusalén. Desde el siglo IV el ramo es tradición de la comunidad católica en la conmemoración del Domingo de Ramos, inicio de la Semana Santa. Es una práctica en la que Don Javier ha sido partícipe desde hace 35 años junto con su familia y su comunidad (el Caguán, municipio del Huila).

En los últimos años las autoridades ambientales con el apoyo de la Fuerza Pública adelantan operativos que tienen como objetivo decomisar y repeler la venta de ramo porque según las mismas se está atentando contra la naturaleza, más específicamente contra el árbol nacional —la Palma de Cera— y las especies que allí viven, los loros orejiamarillos.

A pesar de todo y una semana antes del Domingo de Ramos, Don Javier —como muchos otros— se dirige a los potreros que se encuentran a las afueras del corregimiento el Caguán (localizado a 20 minutos al sur de la ciudad de Neiva, Huila) en busca de la mata, la palma de donde saca el cogollo para tejerlo y convertirlo en el particular ramo. «En esta actividad no se hace daño alguno, además hay que tener en cuenta que no es de cera, sino de cuesco», afirma Don Javier. Esta palmera se caracteriza por tener un tallo grueso y puede alcanzar una altura hasta de 30 metros, sus hojas son largas, puntudas y de color verde. Sus frutos se dan en racimo y son muy olorosos y de color amarillo, tienen una consistencia dura y están cubiertos, en el interior se encuentran una serie de almendras. «Cada año los potreros son rozados [segados] a boca de tierra pues esta palma crece muy rápido y en gran cantidad, al estar maduro el fruto se desgaja del racimo y cae al suelo donde es fácilmente digerido por el ganado que luego va regando la semilla por los potreros», menciona.

Tejer los cogollos extraídos de la palma es el paso siguiente en este proceso, hoja por hoja es manipulada para convertirlas en un ramo. Sus manos ágiles como cualquier guitarrista experimentado evidencian la experiencia y creatividad que ha desarrollado en este arte. «En realidad, la oportunidad de vender un ramo depende del grado de trabajo que éste tenga», sostiene. Las cueras, los avisperos, las espinas de pescado, las canasticas o las estrellas, entre otros componentes y estilos que se les da a los ramos, dan certeza de las innovaciones y destrezas que estos artesanos a través del tiempo han desarrollado y que Don Javier ha asumido por más de tres generaciones en su familia.

En este país donde el desempleo en los últimos ocho años (2002-2010) ha incrementado un 12%, según lo revelan cifras oficiales., para él y todos aquellos que venden los ramos el domingo significa una oportunidad para obtener unos ingresos y además, como él lo dice, «unos arraigos más profundos a esta creencia». Colombia es un país donde las tradiciones se pierden cada día, para muchos, ante la constante influencia de culturas ajenas a través de los medios de comunicación, como principal herramienta de la globalización. Se podría pensar que el papel de los vendedores de ramos es una lucha más de aquellas que se libran en Colombia por identidad, libertad y subsistencia.

Ante la constante incautación de ramos que año tras año realizan las autoridades, la oportunidad de llevar a su destino final el símbolo del Domingo de Ramos se hace más remota. Aunque él con una sonrisa muy particular dice siempre haberlo logrado. Mientras recorre las calles y carreras de la ciudad de Neiva con sus ramos a cuestas, con su piel curtida por el inclemente sol, sus ojos marchitos por el insomnio y aún así una sonrisa que dibuja en su rostro la vigorosidad que lo acompaña, recuerda cómo hace algunos años se podía estar tranquilo en un sitio tejiendo y vendiendo sus ramos sin temor a ser objeto de las acciones por parte de la Fuerza Pública. «La policía no deja trabajar ahora, se escudan en aquel poder imponente por eso hay que estar en la jugada», sostiene.

Ya en el laberinto que compone el Parque Santander y por entre la muchedumbre se confunde siempre atento, mientras utiliza sus capacidades para convencer a quienes no ven en el ramo una opción para conmemorar este acontecimiento y vender a los que aún consideran oportuno aferrarse a esa tradición. «Yo siempre les recuerdo que es un símbolo que la Biblia reconoce y que no debe cambiar y que podrán agitar con facilidad en la misa». Pronto las campanadas en lo alto de la iglesia, que retumban en lo profundo de la ciudad, donde ya cae la noche, anuncian la ultima celebración eucarística del Domingo de Ramos y para Don Javier la oportunidad de vender se hace remota, así como la ocasión para escapar del cansancio, aún así es un año más en que es participe .

Finalmente, después de la jornada de trabajo que empezó desde la noche anterior, él se detiene un momento en una de las frías bancas que se encuentran en el parque central de Neiva, donde ha estado todo el día. Allí permanece callado por unos instantes y luego menciona: «Los ramos benditos en tiempos de tormentas adquieren mucho poder cuando llueve muy duro, es bueno tenerlo allí como alternativa; es una forma de reconciliación e identificación como católicos, al ser quemado cesa la tormenta». Quizás esta sea una convicción que atenta contra cualquier designio científico pero hace parte de su cultura, así como la práctica de vender ramos, que siempre va acompañada de la oportunidad de reafirmar sus creencias y mantener la de los demás. «Hay personas que a pesar de todo siguen la tradición y mientras se mantenga y tenga vida seguiré año tras año vendiendo ramos porque no es palma de cera y además no causamos un daño como sí lo hacen algunos que tienen el poder para quienes no hay ley».


4 comentarios on “El vendedor de ramos”

  1. ANTONIO SERRATO CASTAÑEDA dice:

    ES BUENO ESTAR INFORMADO DE LAS COSAS QUE SUCEDEN AL REDEDOR DE UNO Y QUE DE SIERTO MODO UNO POCO SE ENTERA DE ESTAS COSAS AGRADESCO A USTEDES ESTA INFORMACION

  2. Mary Sol Moreno dice:

    Buenas noches se que el sedesmpleo en nuestro pas hace que busquemos alternativas para sobrevivir y sostener a nuestras familias, pero tambien es sierto que debemos cuidar nuestros recursos naturales y en un pais tan rico de ecursos debemos utilizar otros que no esten en riesgo de desaparece. Gracias por permitir compartir nuestra opinion.

  3. TOTALMENTE ,INHUMANO E INJUSTO EL TRATO DADO POR LOS ENTES GUBERNAMENTALES AL VENDEDOR DE RAMOS Y A CIENTOS DE MILES DE COMPATRIOTAS COLOMBIANOS, SUBEMPLEADOS Y DESEMPLEADOS. CONTRASTE DIABOLICAMENTE Y DE MANERA POR DEMAS FEUDAL Y SOTERRADA CON EL TRATO OTORGADO A LOS MUCHOS “NULE ” AGROS INGRESO SEGURO , PARAPOLITICOS Y CIENTOS DE EMPRESAS CRIMINALES , DESFALCADORAS DEL ERARIO PUBLICO . SORPRENDE LA INFAME CAPACIDAD DEL ESTADO PARA REACCIONAR FRENTE A LOS PEQUEÑOS , PERO VITALMENTE NECESITADOS TRASGRESORES DE LEYES , IMPUESTAS CONVENIENTEMENTE , MIENTRAS EL DESANGRE FINANCIERO DEL PUEBLO SE CUBRE CREANDO MAS IMPUESTOS PARA TAPAR LOS HUECOS FISCALES DE LA SINVERGUENCERIA ESTATAL.
    MIENTRAS EL PUEBLO Y SUS CIUDADANOS DE BIEN , LOS DEL COMUN , LOS NO ENROSCADOS , NO SEAN CONSCIENTES DEL PODER QUE POSEEN , PERO QUE HAN CEDIDO A UNOS POCOS ;MIENTRAS SIGA SUCEDIENDO ESO , JAMAS PARAREMOS TAN EXTREMA CORRUPCION. INVITO A CONSCIENTIZARSE A TRAVES DE LAS REDES DE VEEDURIA Y CONTROL CIUDADANO IMPULSADAS POR fedeprom.

  4. Daniela dice:

    de que pais es ????????????????????? Ando buscando deseperada para comprar en Chileeee…. Alguien sabe que me de el datooo…. A mi correo
    Daniela.m.colamar14@gmail.com


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s