La memoria y la fotografía o el periodismo con otros ojos

 

Jesús Abad Colorado, durante la charla en Neiva.

Es un muy reconocido periodista colombiano, especialista en reportería gráfica. Se trata de Jesús Abad Colorado, quien acompañó en Neiva el pasado 17 de mayo a más de 80 estudiantes, profesores y egresados de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Surcolombiana con una conferencia sobre lo que él sabe hacer: construir memoria con una cámara fotográfica.

Su charla comienza con una pregunta para quienes asistieron: «¿Por qué decidieron seguir la profesión del periodismo y la comunicación?». Y de allí se desprendió su análisis. Advierte que un periodista debe saber de historia y que cada quien se encarga de descubrir su propio encanto en esta labor. En su caso, comenta, lo encontró en la fotografía.

Llevaba Jesús Abad una exposición titulada “Construir memoria a través de la fotografía” que empieza con el retrato de un niño lanzándose desde un árbol a un río y tiene por título “El niño que vuela”. Se trata, argumenta Abad Colorado, de conectar el ojo con el corazón. Y continúa mostrando esos momentos mágicos y particulares que ha logrado captar en sus constantes viajes de trabajo.

Luego se adentra en la historia y sobre todo en el conflicto armado del país y habla de fotos como la de su experiencia en 1997 con el primer pueblo quemado por paramilitares con complicidad del Ejército de Colombia; de los sucesos en el Urabá antioqueño y en la Comuna 13 de Medellín y recuerda que fue el primer periodista en estar en el escenario del atentado a la iglesia de Bojayá, en el departamento de Chocó; expone las atrocidades de la guerra en el Cauca y otras en lugares del país marcados por esta suerte.

Destaca la labor que ha hecho para su ciudad natal, Medellín, y admite que mientras otros periodistas mostraban los horrores de la guerra, él, en medio del peligro, se encargaba de buscar historias que fuesen ejemplo de vida y memoria.

Hay una foto especial para el público que observa la exposición: la de una hermosa mariposa postrada en la canana —cinturón ancho preparado para llevar cartuchos— que sujeta en su mano un guerrillero, contraste muy significativo por la oposición entre una canana, símbolo de guerra, y la bondad de este bello animal. Y después, de nuevo la sombra: escuelas destruidas por la guerra, una niña violada y marcada en su piel «utilizando el cuerpo de la mujer como si fuera campo de batalla», señala Jesús Abad.

«Los periodistas no estamos para guardarle los secretos a la guerrilla, a los paramilitares o al Ejército; tampoco a los políticos; este es un país donde a veces los políticos hacen más daño que un hombre armado», y pone como ejemplo el actual caso de corrupción con el grupo empresarial de la familia Nule en Bogotá.

«Un fotógrafo no sólo mira a los seres humanos, también observa la naturaleza y el entorno. Y uno puede ver la vida de muchas maneras, pero nuestra labor como periodistas es ayudar a entender nuestro país», dice Jesús Abad.

Concluye con la foto con la que demuestra que en Colombia también hay caballitos de mar, así como niños que pueden volar. Y con una reflexión para los futuros comunicadores sociales y periodistas: «No piensen en el hoy, piensen en el ayer para aportar a lo que se viene en nuestro país».



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s