Con manifiesto de compromiso culmina Primer Encuentro Internacional Juvenil en el Cauca

Momento para los debates en grupo.

El Primer Encuentro Internacional Juvenil realizado en La María Piendamó, resguardo del pueblo Misak en el departamento del Cauca, y organizado por la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Estudiantes de Agronomía (CONCLAEA) y la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) Vía Campesina, terminó el 7 de julio de 2011 con la proclamación del compromiso de unidad y  resistencia de las juventudes latinoamericanas y caribeñas.

Durante siete días, jóvenes de diversos países dieron a conocer su situación, preocupados por la amenaza que representa el avance del neoliberalismo. La importancia del encuentro radica en el análisis de los aspectos en los que coinciden hombres y mujeres jóvenes, para empezar a gestar los lazos de unidad que afirman estar buscando.

Aparte de interactuar con los ponentes centrales del evento, participaron en talleres que se dieron en las horas de la tarde y que fueron bastante variados y dinámicos. Éstos eran socializados posteriormente en los 12 grupos conformados el primer día, para trabajar durante todo el Encuentro. Los talleres debían tener una previa inscripción y se dispusieron distintos espacios para llevarlos a cabo.

Los temas de los talleres y las organizaciones y/o personas responsables de dinamizarlos fueron:

Derechos humanos, con la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, Redher; ocupación de tierras, con Zona de Encuentro para la Educación y la Cultura, Zepec; taller sobre la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC), referente en América Latina de la Vía Campesina, con la argentina Deolinda Carrizo; sobre la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), dada por la organización cubana Centro Memorial Martin Luther King; agroecología para la liberación, con la Federación de Estudiantes de Agronomía de Colombia (FEAC-Bogotá); la agroecología como herramienta de transformación social, con el Colectivo Tierra Libre; soberanía alimentaria (recuperando el amor ancestral), con la FEAC-Cundinamarca; capitalismo verde y política de privatización y resistencia en materia de agua, con Censat Agua Viva-Amigos de la Tierra Colombia; geopolítica de la naturaleza en América Latina, con la Asociación de Trabajadores interdisciplinarios (ATI); antimilitarismo y objeción de conciencia, con la Red Juvenil de Medellín y la organización Civis, de Suecia; educación popular-educación para la liberación, con el Colectivo Pensamiento Crítico y el Centro de Documentación Orlando Fals Borda; comunicación alternativa y popular, con el colectivo caleño Zona Pública; el quehacer de la educación popular en la lucha social; medios de comunicación alternativos, con el Tejido de comunicación de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN); Taller sobre la pregunta: ¿otra economía es posible?, con el Movimiento Campesino de Cajibío MCC; educación popular en América Latina, una reflexión desde el pensamiento de Paulo Freire, con Acción Colectiva Cultural y Estudiantil, ACCE, de Fusagasugá.

Ejercicio realizado durante el desarrollo de los talleres.

El Encuentro concluyó con un manifiesto que declara el compromiso de las personas jóvenes por internacionalizar sus luchas y resistencias frente al neoliberalismo, al que identifican como una amenaza para todos los pueblos de América que favorece las políticas de privatización y explotación y que se desenvuelve en detrimento del medio ambiente y la Madre tierra. Los asistentes analizaron que este modelo de vida perpetúa la militarización, la inversión en la guerra y la violación de la soberanía mediante la instalación de bases militares extranjeras, específicamente de Estados Unidos. Se reafirman en el rechazo a la estigmatización de las propuestas alternativas juveniles y se oponen tajantemente a los Tratados de Libre Comercio (TLC), que afectan directamente los intereses de los sectores populares y las personas trabajadoras con políticas de flexibilización laboral que pasan por encima de la dignidad y los derechos humanos.

El Manifiesto emitido subraya que este panorama neoliberal afecta de manera contundente a jóvenes indígenas, negros, urbanos y rurales sin distinción alguna, que encuentran amenazada su cultura, su autonomía, su esperanza de vida y sus posibilidades educativas, sociales y económicas.

La juventud, que en el Manifiesto se describe a sí misma como popular, de corazón rebelde y espíritu transformador denunciante y desafiante, como constructora de utopías y comprometida con forjar el mundo nuevo en equilibrio, se propone en líneas generales:

–          Rechazar el avance del neoliberalismo, deslegitimando las lógicas del capitalismo y luchando por el poder popular mediante la acción consciente.

–          Constituir la unidad latinoamericana para el avance de una práctica emancipadora, estableciendo un análisis, una evaluación y un replanteamiento permanente de las estrategias adoptadas.

–          Articular las luchas para la conformación de bloques políticos de oposición.

–          Defender la soberanía de América Latina y proponer un continente soberano y autónomo.

–          Generar estrategias de concienciación de otras personas jóvenes, para que se construyan como sujetos políticos; para que caminen la palabra, bajo un ideal solidario, movidos por el amor y el humanismo y en busca de la construcción del poder popular.

–          Reconocer que las personas jóvenes deben trabajar en escenarios sociales, juveniles y no juveniles, que articulen procesos de diferentes países.

–          Construirse como ejemplo constante y ser autocríticos desde la praxis política.

–          Construir y retomar la práctica de pueblos ancestrales, fortalecer la identidad campesina e indígena, propender por una reforma agraria democrática e integral, desarrollar un socialismo raizal y seguir dando pasos hacia la emancipación, defender la Madre tierra y construir una vida digna.

El encuentro terminó con la lectura y socialización del Manifiesto (que también llamaron Mandato) y con un agradecimiento a todas aquellas personas que hicieron posible el Encuentro: el Comité Organizador, colaboradores y organizaciones; al apoyo del pueblo Misak, que permitió el uso de su espacio; al acompañamiento y apoyo de la ACIN, al pueblo Nasa en general, a la Guardia Indígena, al Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y a las mayoras por sus atenciones y amabilidad.

Baile tradicional presentado por niñas guambianas durante los espacios culturales.

Para celebrar este primer paso, el último día de trabajo se realizó una fiesta en la que hubo diversas presentaciones culturales que animaron la integración de quienes departieron y bailaron.

Al final, se dio a cada asistente un certificado de participación y a quienes expusieron en los paneles, obsequios simbólicos, como camisetas o gorras alusivas a los 20 años de la CONCLAEA.

Una consigna cerró este Encuentro: “La juventud de América Latina lucha en un solo grito de rebeldía”

Guardia indígena durante el canto de su himno.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s