Minga por la defensa del territorio en Bogotá

Participantes en la Minga Bakatá

En Bogotá, Bakatá en lengua Muisca, se realizó el 20 de julio de 2011 en la Escuela Normal Superior Distrital María Montessori, en el sur del Distrito Capital, la Minga Bakatá, de la que salieron iniciativas de reconocimiento, defensa y construcción de la ciudad.

Una minga es una antigua costumbre indígena de trabajo comunitario o colectivo, que ha adquirido entre nosotros un significado muy amplio de movilización social y política, a la que se suman otros sectores de la sociedad. En la Minga Bakatá confluyen varias organizaciones sociales del distrito Capital y comenzó hace cerca de 4 meses. Su origen, según una de sus participantes, es una Minga más antigua, promovida en un comienzo por los pueblos indígenas en el departamento del Cauca, que luego la acogieron muchos otros grupos, organizaciones sociales y personas (véase entrevista a Fernanda Espinosa en este mismo blog).

El pasado 20 de julio de 2011, se hizo el primer encuentro de reflexión de este proceso. Durante el día se trabajó en dos mesas de discusión para reconocer las problemáticas de la ciudad con respecto a la memoria, la identidad, el conflicto y el territorio. en ellas, las personas asistentes, pertenecientes a distintas organizaciones, hablaron de la situación de sus territorios e hicieron propuestas para abordarlas. Explicaron que propenden por construir mandatos para discutir en el Congreso de los Pueblos, dinámica nacional que lleva ya 10 meses de iniciada, y una agenda común de resistencia a las iniciativas neoliberales.

Específicamente, en las mesas se debatieron los proyectos de minería y energía, el despojo, las condiciones laborales, el mundo de las comunicaciones, la movilidad y otros asuntos que determinan la vida de la ciudad.

Participantes de la Minga en Bogotá

Desde las 7 y 30 de la mañana se prendió la fogata para iniciar el trabajo de minga, se alistó el tinto y desde el inicio, cada asistente podía tener a la entrada la información necesaria. El agua de la olla hervía, mientras se preparaban el aliño y la papa para el sancocho y no faltaron ni el arroz ni el plátano maduro para acompañarlo. La mística y la lúdica fueron el incentivo de la mañana para comenzar las labores, una dinámica colectiva que animaba a dibujar una espiral humana como la de la guardia indígena, y de fondo el compás de un himno. Siguió la presentación del grupo de teatro El lagarto azul sobre la historia de la localidad de Engativá, desde antes de la llegada de los españoles, pasando por la Colonia, hasta llegar al desalojo que sufre hoy en día la comunidad de esta zona, como consecuencia de la ampliación del aeropuerto El Dorado.

Almuerzo en la minga

Después de la presentación teatral, en las mesas de trabajo hubo debates sobre los conflictos por la tierra y el territorio y sobre la memoria  y la identidad, enfatizando en los problemas cotidianos. La articulación se consiguió mediante el ejercicio de la cartografía  social: “La intención, decía Fernanda Espinosa, era hacer cartografía social con las principales problemáticas, los megaproyectos, el desplazamiento, el despojo del territorio, la situación de las personas jóvenes, la educación y a partir de allí, sacar propuestas”.

Muchas intervenciones mereció el tema sobre el Plan Centro, que es un plan de ordenamiento territorial de esta zona de la ciudad (que comprende los barrios Candelaria, Santafé, Mártires y parte de Teusaquillo) para los próximos diez años y que busca transformarla  en un centro financiero, de salud, universitario y turístico. Se refirieron a las muchas consecuencias que traerá para los habitantes del territorio.

Desde hace unos años, decían los asistentes, se viene reconstruyendo el centro, lo que ha generando un serio problema de desalojo, privatización, desplazamiento, pérdida de identidad, exclusión, que afecta tanto a la zona centro como a los lugares aledaños, donde se busca sacar a sus habitantes de su vivienda o dividirlos y apartarlos del mundo céntrico. Esto ocurre al encarecerse la vivienda y los servicios públicos.

Según Santiago Merchán, otro participante, la puesta en marcha de esta lectura conjunta de ciudad es un avance y un acuerdo programático de alrededor de 10 localidades de Bogotá y algunos municipios aledaños para continuar construyéndola. Uno de los propósitos principales es hacer de esta Minga un proceso de articulación de las diferentes organizaciones  sociales en las distintas localidades y municipios.asistentes a la minga en Bogota

Fernanda Espinosa asistente al encuentro dijo: “El mapeo de los distintos conflictos es un insumo muy importante para el trabajo de las organizaciones presentes, pues cada vez se hace más claro el panorama de la ciudad, sus recorridos históricos y las problemáticas coyunturales, que ponen en evidencia la situación económica y social de los habitantes. Es uno de los tantos pasos para realizar una agenda conjunta y poder lograr la unidad y la articulación necesaria para solventar y mantener un proyecto de país.

Por último en la minga Bakatá se propuso una lectura profunda de ciudad para llevar al Congreso Nacional de Tierras y Territorios, que se realizará en Septiembre en la ciudad de Cali en el Valle del Cauca.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s