Departamento de Nariño: la cuarta jornada de formación político agroecológica de la Escuela Mateo Kramer y el Primer Foro Departamental de Agua y Minería

Desde el pasado 2 de abril, el CIGA, Comité de Integración del Galeras, con su Escuela de formación Mateo Kramer, ha cumplido con cuatro de las catorce jornadas mensuales de formación previstas: la primera tuvo como escenario el corregimiento de La Laguna, al oriente del municipio de Pasto y en ella se trataron varios aspectos: el movimiento campesino y su organización en Nariño, Colombia, Latinoamérica y el mundo; la política y la politiquería y la planificación de la huerta y embellecimiento del entorno. La segunda jornada sesionó a finales de mayo en el municipio de Chachagüí, al norte de Pasto, y se dedicó a conversar sobre la cultura tradicional (campesina y con influencia indígena), en el sentido de mostrar que al hacer prevalecer sus expresiones autóctonas, los pueblos ejercen la resistencia ante la globalización neoliberal; la tercera, que transcurrió en junio, analizó el neoliberalismo como el sistema imperante en los territorios nariñenses y la cuarta, correspondiente al mes de julio, abordó el tema de los recursos naturales en la región y en toda Colombia (véanse en este mismo blog, otros artículos sobre las jornadas de formación del CIGA).

El CIGA es una organización que agrupa a campesinos y campesinas de la zona centro del departamento de Nariño y para cumplir con la cuarta jornada de formación participó en el Primer Foro Departamental de Agua y Minería en Nariño, cuyo lema fue “Por la Defensa del Territorio de nuestros hijos e hijas”. El foro se celebró durante los días 18, 19 y 20 de julio en la ciudad de Pasto y se organizó en la dinámica del Congreso de los Pueblos.

El foro departamental nutre la escuela

El Foro Departamental mostró cómo Nariño se encuentra ante varias situaciones amenazantes para los territorios: la inminente privatización de sus acueductos comunitarios con la implementación del Plan Departamental de Aguas, la destrucción de su medio ambiente a través de la contaminación de las fuentes hídricas por la utilización de cianuro y mercurio para extraer metales como el oro; el deterioro de la capa vegetal y la reducción drástica de la disponibilidad de agua. Según el colectivo ecologista Madre Selva de Guatemala, una mina de oro pequeña puede gastar 250.000 litros de agua por hora. De acuerdo con eso, el panorama para Nariño es desolador: la Fundación del Suroccidente y el Macizo Colombiano, Fundesuma, asegura que se encuentran en marcha 992 concesiones de exploración minera y construcción vial en 51 de los 64 municipios del departamento; aún más, se han otorgado en su mayoría, según información del Instituto Colombiano de Geología y Minería, Ingeominas. a corporaciones transnacionales como la AngloGold Ashanti, específicamente a su subsidiaria Kedahda; a la Anglo American Colombia, Votorantim Metals y a TPV Group S. A., con lo que ello significa en cuanto expoliación de los territorios.

Este foro se alimentó de varios encuentros y actividades previas: giras por 10 municipios, conferencias sobre la gran minería en los municipios de San Lorenzo y San Pablo, foros sobre la minería y el agua del norte y del suroccidente de Nariño en Colón Génova y en Samaniego, respectivamente; foros similares en Guachávez, Capital del municipio de Santa Cruz, y en Pasto, este último para tratar la problemática en la zona centro del departamento.

El foro reunió a unas 500 organizaciones y posibilitó el encuentro de indígenas, afrodescendientes, campesinos y personas interesadas en la defensa del territorio. Hubo mesas de trabajo en las que se analizó lo que ocurre en cada región del departamento de Nariño: norte, centro, sur, occidente y costa.

La zona centro, interés del CIGA

Como se dijo, el CIGA reúne habitantes de la zona centro del departamento, por lo que participó activamente en los debates que dio la mesa de trabajo correspondiente a esta zona. La mesa concluyó que el foro permite conocer las políticas de despojo de los territorios, reflejadas en la adjudicación de permisos para explorar y explotar minerales en la región. Anima a concertar propuestas alternativas para la defensa de las riquezas naturales, a crear una red de acueductos comunitarios, a tener una capacitación permanente en minería y en sus consecuencias y a crear una mesa de interlocución de la Gobernación y las organizaciones sociales.

El 20 de julio de 2011 se recordará porque mientras en las calles de la ciudad de Pasto desfilaban ostentosamente las Fuerzas Militares, en su particular forma de celebrar el grito de independencia de Colombia, el Primer Foro Departamental de Agua y Minería de Nariño finalizaba leyendo los mandatos por sacar las empresas extranjeras y movilizándose tras otro grito: ¡fuera las transnacionales del país!



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s