Una vieja mina cercana a Caño Hondo y una plantación de productos orgánicos: ¿tanta vida, por qué tan amenazada?

La comunidad minera del municipio de Arenal se preocupa por el medio ambiente, como lo indica el aviso puesto en el camino. Foto : D. Fellous/Libre arbitre

En medio de la denuncia hecha por el defensor del pueblo a recientes masacres en el Sur de Bolívar y de las acusaciones de la Caravana Internacional que recorrió la región, también se hacen visibles amenazas a iniciativas de vida de comunidades en esta región del país.

La II Caravana Internacional en el Sur de Bolívar, que recientemente entregó su informe a la prensa, acompañó en uno de sus recorridos a la comunidad minera de Caño Hondo, en el municipio de Arenal. Se trata de una explotación minera tradicional, representativa del Sur de Bolívar, amenazada, como tantas, por la nueva normativa minera diseñada a medida de las grandes explotaciones de las transnacionales.

Esta es la situación en la que se encuentra la vieja mina de Caño Hondo, que toma el nombre de un caño que desemboca en la quebrada Arenal, que a la vez toma el nombre del municipio que la alberga. Su terreno se acaba de concesionar a una multinacional, desconociendo que hace más de 25 años esa mina es parte de la vida comunitaria. La comunidad minera se reúne en torno a los caravanistas y les explica que se sienten como los “nuevos colonizados, como los indígenas expoliados por los conquistadores”; y, que además, no se sienten amparados por el gobierno puesto que la zona no tiene acceso a los más elementales servicios como son el agua potable y buenas comunicaciones; que sólo hay trochas y son casi inexistentes las vías de penetración, lo que provoca de hecho el aislamiento casi total de la comunidad.

Pero la comunidad, a pesar de las dificultades, está empezando a organizarse y a tomar conciencia de la necesidad de coordinarse con las demás para proteger lo que es común, sus derechos y el territorio. No en vano, toda la zona y las actividades económicas de la mina se ven amenazadas por la intención del gobierno de crear un Parque Natural en el Sur de Bolívar, lo que, de facto, paraliza muchas iniciativas y procesos de mejora de las actividades productivas del campo y de las minas mismas.

Alimentos orgánicos producidos por campesinos del sur de Bolívar

La Caravana continúa su recorrido hacia una plantación orgánica de jalapeños, guayabas y otros alimentos, cultivada por 70 familias que intentan ajustarse a los principios de la soberanía alimentaria, huyendo de monocultivos, diversificando su producción y comerciando localmente. Procesan algunos de sus cultivos y los convierten en ricas mermeladas y salsas, para su comercialización.

Bella Vista es el siguiente lugar que se visita. Es una institución educativa de emotivos escolares y referente en el territorio porque el profesorado está inmerso en la formación ambiental, ya que es un tema que preocupa a toda la región y es algo a lo que podría dedicarse, además de servir a su misma comunidad. El representante del colegio reclama que el gobierno no ha cumplido el acuerdo alcanzado para facilitar 50 becas para estudios universitarios de carácter anual, situación que conlleva la imposibilidad de acceso de aquellos estudiantes con escasos recursos, como muestra el hecho de que no más de un diez por ciento accede a estudios superiores.

Muy cerca del municipio de Arenal, está el de San Rafael, donde hay una profunda problemática ambiental. Todo el municipio se agrupa en torno a la ciénaga que baña las tierras del municipio. Dicha ciénaga ha visto reducida su producción de pescado, según declaraciones de habitantes y pescadores, por la contaminación del agua generada por multinacionales y por el secado que realizan empresas palmeras. Por ello, paulatinamente se ha llegado a que sólo hay pescado para el autoconsumo de la comunidad y poco para el comercio local, lo que supone una grave situación, puesto que dicha comunidad no posee grandes tierras de cultivo y su sustento proviene de la actividad pesquera, fundamentalmente.

Una imagen elocuente


2 comentarios on “Una vieja mina cercana a Caño Hondo y una plantación de productos orgánicos: ¿tanta vida, por qué tan amenazada?”

  1. olga cabrera dice:

    gracias por la información sobre la situación en el sur de bolívar, es importante que las fotos y denuncias de los campesinos y pequeños mineros trasciendan bolívar puedan veedurías ciudadanas apoyar su justa reclamación de derechos.

  2. betty maestri rodriguez dice:

    Es lamentable ver como el mundo entero esta luchando por la supervivencia y la mejor forma de conservar la vida en la tierra, y nos damos cuenta gracias a sus denuncias que existen situaciones como esta, si esta en nosotros el escoger el cultivo orgánico es el que vale, el oro no alimenta a una tierra que por su culpa se esta muriendo, erosionando y haciendo que el hambre y la contaminación aumenten. Pidan ayuda, apoya , el gobierno firmo el Acuerdo de la Agenda 21, que dice en el principio 1: Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tiene derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza.
    Sección II: ítem 11- Lucha contra la de forestación.
    12. Ordenación de los ecosistemas frágiles Lucha contra la desertificación y la sequía.
    Lo cual quiere decir que una mina es más impacto malsano que saludable, si a los cultivos de productos orgánicos.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s