Bogotá. Lo ocurrido en la sede de la Macarena de la Universidad Distrital el 22 de septiembre y otros asuntos hacia adelante.

La Universidad Distrital se prepara para el paro nacional en defensa de la educación pública. Foto: Notiagen

En medio del ambiente por la participación de los estudiantes de la Universidad Distrital en las jornadas de protesta que promueven el paro nacional universitario, los enfrentamientos entre estos y el Esmad dejaron como saldo estudiantes heridos  y tres detenidos, luego liberados.

El viernes 23 de septiembre rodaban en la ciudad de Bogotá comentarios sobre los enfrentamientos que del día anterior entre estudiantes de la Universidad Distrital y el escuadrón antimotines  de la Policía (Esmad). Se originaron en la red de internet Facebook, en la que se publicaron principalmente dos versiones de lo acontecido: una  señalaba que en la sede de la Macarena de esta Universidad, el Esmad había disparado una granada de gases, acondicionada en su interior con metralla, lo que había ocasionado heridas a varios estudiantes; otra hacía la denuncia del intento de violación a una estudiante por parte de miembros del mismo escuadrón policial y añadía que una funcionaria del Distrito junto con dos camarógrafos del Noticiero City TV la habían rescatado.

Ese mismo viernes, en las horas de la mañana, varios estudiantes recorrían los salones de otra sede de la Distrital, la de la calle 40, denunciando que había personas heridas, detenidas y desaparecidas e invitando a una asamblea para definir acciones frente a esta situación.

La Universidad Distrital Francisco José de Caldas es la universidad pública de Bogotá y la más grande de las oficiales que hay en la capital. Está dispersa por la ciudad en 11 sedes, entre las que se destacan la sede Central o sede de la calle 40, que contiene la Torre Administrativa y la Facultad de Ingeniería; la sede de La Macarena, donde funciona la Facultad de Ciencias y Educación; la sede conocida como el Vivero, ubicada en la zona centro-oriente de la ciudad,  muy cercana al cerro de Monserrate, donde funciona la Facultad de Medio Ambiente y Recursos Naturales;  la sede de la Academia Superior de Artes de Bogotá, Asab, también en el centro de la ciudad, entre la carrera 13 y la Avenida Caracas (hoy, Troncal de la Caracas) con calle 14 y la sede Tecnológica, situada en el sur de la ciudad, en la localidad de Ciudad Bolívar. La Distrital, como más se le conoce, se fundó en 1953 y en la actualidad tiene cerca de 30.000 estudiantes.

Informes, preguntas y debates

Como preámbulo de la asamblea y en el ambiente creado por los comentarios y denuncias se discute la posibilidad de bloquear el tránsito de la carrera séptima, aledaña a la sede donde comenzaba la reunión. Más que una discusión, hubo un enfrentamiento verbal entre los que apoyaban esta propuesta y quienes preferían dedicar el tiempo a analizar colectivamente la situación y a organizar la protesta, en medio del llamado a la sensatez. Finalmente, se impuso esta última posición y se dio paso al evento convocado.

Con la intervención de la Personería están hoy libres las y los estudiantes detenidos. Foto: Notiagen

Primeros informes

La asamblea inició con un informe de parte de Ferney Idrobo, coordinador del proyecto de jóvenes de la Personería de Bogotá, entidad que es agente del Ministerio Público. Con su intervención se fueron aclarando los rumores sobre los hechos del día anterior en la sede de la Macarena. Comenzó diciendo que se habían reportado 11 detenidos,  seis adultos y  cinco menores de edad; que la posición inicial de la Fiscalía era judicializarlos a todos, pero que los funcionarios de la Personería habían logrado que los menores fueran entregados a la Comisaría de Familia para que esta se los entregara a  los padres y no hubiera judicialización. Añadió que también consiguieron que tres estudiantes adultos que iban para la Unidad Permanente de Justicia, UPJ, de la Policía, salieran y se fueran para sus casas. De modo que quienes quedaron retenidos, siguió comentando, eran dos estudiantes mujeres y un estudiante hombre, de Licenciatura en Química y Biología, y les habían iniciado un proceso jurídico, en cuya defensa les apoyaría el Ministerio Público.

Agregó que «lo del intento de violación, lo de bombas racimos, lo de estudiantes armados disparando contra la fuerza pública, eso nunca pasó. La misma Policía negó lo de los estudiantes armados, dijeron oficialmente que no habían recibido ataque armado por parte de los estudiantes»; específicamente, con respecto a la alarma por el intento de violación y el posterior rescate por parte de una funcionaria de la Alcaldía de la joven que iba a ser violada , dijo que eso no era posible porque en el escenario de los hechos no hubo ninguna mujer entre los gestores de convivencia, que son quienes usan chalecos de la Alcaldía, y que el periodista de City TV que cubría los disturbios no confirmó esta versión.

Aseguró Ferney Idrobo que él y otros dos funcionarios de la Personería hicieron intervención en las tanquetas y no encontraron personas distintas a los policías de la Fuerza Disponible. Preciso más adelante que «lo que no se presentó arriba en la Macarena, se presentó abajo en el Trasmilenio». Realmente fue en la calle 26 con Avenida Caracas donde ocurrió lo más grave y donde detuvieron a los 11 estudiantes, entre los que estaba Nelson Acuña Molina, a quien golpearon brutalmente, según indicò otra estudiante de Licenciatura de la Universidad Distrital.

El Director de Bienestar Institucional de la Distrital, Jorge Federico Ramírez, apoyó la información del funcionario de la Personería. Confirmó que no hubo estudiantes heridos de gravedad, que de los 11 detenidos, sólo quedaban, para el momento de la Asamblea, tres en esa situación y que asistiría junto con la Personería a la audiencia de imputación de cargos ese mismo día a las 3 de la tarde.

(Con respecto a la audiencia anunciada, el domingo 25 de septiembre, en comunicación escrita, Ferney Idrobo, informó que estos últimos detenidos quedaron libres y están en compañía de sus familias, que se aplazó la audiencia que estaba programada para las 3 de la tarde, que se llevó a cabo a las 9 de la noche y que «durante el desarrollo de la misma el juez estableció que no existía legalidad de la captura, sumada a las consideraciones legales pertinentes, lo cual dio como resultado la orden de libertad para estas personas sin cargos en su contra; tras la decisión judicial, aseguro él funcionario en su comunicación escrita, se mantuvo el acompañamiento hasta tanto no fueron entregados a las familias y amigos que los esperaban».)

Hechas estas aclaraciones y precisiones, las dos personas que estaban dando los informes a la Asamblea manifestaron su apoyo a las luchas de los estudiantes por la defensa de la universidad pública, pero llamando a los estudiantes a que continúen en sus propósitos con inteligencia y sensatez. En cierta forma reconocen que la nueva Ley de Seguridad Ciudadana restringe la movilización y la protesta social  y confían en que habrá creatividad entre el estudiantado para continuar con sus luchas superando ese obstáculo.

El debate de el estudiatado es vincular la universidad a la sociedad. Foto: Notiagen

Hacia adelante

Pasado este punto de informes, la asamblea continuó con la intervención de estudiantes de las diferentes facultades, principalmente de Ingeniería y de Ciencias de la Educación. La primera intervención  fue de Laura Daniela Ballesteros Roa, estudiante de la Facultad de Ciencias y Educación. Propuso la publicación de un comunicado público para difundir la realidad de lo que está pasando y de esta forma dejar atrás la desinformación que hasta ahora se viene presentando. Señaló además que se tiene la propuesta de hacer una asamblea en cada facultad el lunes 26 de septiembre a la 10 de la mañana, para informar lo que está sucediendo, tomar medidas al respecto y para recoger las particularidades que hay en cada parte en un pliego de peticiones para posteriormente desarrollar una asamblea general de toda la Universidad Distrital que recoja un pliego unificado. Finalmente habló de la necesidad de que dentro de estas asambleas se analice la participación de la Universidad Distrital en el paro nacional universitario, pues «este no se decreta sino que este se arma entre todos».

Continuó otra estudiante informando que en este momento hay seis universidades del país en paro, entre ellas, la de Ocaña, la de Pamplona, la del Tolima y la Tecnológica de Pereira. Y añadió: «eso implica que debemos ponernos en sintonía con ellas porque esta lucha es todas las universidades, la propuesta de reforma de la educación que está presentando el gobierno nos afecta a todos». Y terminó diciendo: «no podemos en ese sentido aceptar lo algunos han señalado de que no hay condiciones, pues eso depende de cada uno de nosotros, que tomemos la decisión de construir el paro».

Las siguientes intervenciones giraron alrededor de la discusión de si empieza el paro ya o más adelante, de entender cuál es la funcionalidad del paro. Otras voces señalaron que se tenía que ir más allá de oponerse a la propuesta del gobierno y plantearon la necesidad de construir una propuesta propia de los estudiantes sobre cómo debe ser la educación superior en este país, que una dinámica del paro debe ser que la comunidad estudiantil se siente a discutir y a definir ese modelo nuevo de educación. Algunas personas señalaron que este paro debe ser «una acción bien organizada y pensada que permita que se avance y no caer en acciones donde nos golpeen, nos desarticulen y al final no se logre nada»; hablaron los asistentes de crear entonces comités de paro, de organizar bien cómo van a ser las movilizaciones y sobre todo de tener claro cuál es la política que va a identificar todo el movimiento.

En seguida habló un invitado, estudiante de la Universidad de Antioquia, que se identificó como Adolfo Ramírez. Inició su intervención informando que la Universidad de Antioquia está en paro, pero explicó que un paro no significa que no se esté en los salones haciendo clase, sino que se trata de clases donde se está pensando en ese modelo nuevo de educación, no sólo con lo que consideran los estudiantes, sino teniendo en cuenta las ideas de los profesores y de los trabajadores de la universidad que también sufren las políticas equivocadas del modelo de educación neoliberal.

Comentó Adolfo Ramírez la necesidad de fortalecer la organización y la lucha desde todos los estudiantes porque hay que entender que esta lucha no es de corto plazo, porque, añadió, «lo más seguro es que en estos días de elecciones la nueva reforma a la ley, del gobierno, no la llevan adelante, pero lo pueden hacer a final de año y nosotros llegar al otro semestre con la reforma ya vigente. Por eso, el trabajo que se está haciendo en este momento en la Universidad de Antioquia es fortalecer la organización por la base, en medio del paro y pensando un nuevo país», afirmó al terminar.

Tomó la palabra enseguida un estudiante de la Macarena, que explica que la propuesta que se había hecho en las horas de la mañana de movilizarse hasta la sede de la Macarena tenía el propósito de que todos los estudiantes fueran testigos de cómo habían destrozado la universidad los miembros de la fuerza pública y que en ese sentido el informe de los funcionarios era una mentira. Una intervención corta de otra persona críticó el «importaculismo» de algunos estudiantes de la universidad que no participan en las marchas, las asambleas y otras actividades de lucha estudiantil, «porque actúan como si no fueran estudiantes de una universidad pública, la cual debe defenderse entre todos».

La siguiente intervención de otra persona que estaba en la asamblea hizo varias precisiones: por un lado, aclaró que el paro no es un fin en sí mismo, sino que es una herramienta para avanzar en la lucha por una mejor educación en el país. «De esta manera, dijo quien hablaba, hay que establecer cuáles son las demandas concretas que se tienen como estudiantes de la Universidad Distrital»; por otro lado, insistió en construir la ley alternativa de educación que articule las luchas estudiantiles a nivel nacional. «En un segundo momento, continuó el estudiante, debemos pedir a las directivas de la universidad que informe cuál es el estatuto interno de seguridad que tiene la administración, porque se observa que hay demasiadas cámaras, hay suplantación de estudiantes, hay policías infiltrados, por eso necesitamos claridad en ese sentido de parte de las directivas, pues hasta este momento se ha negado esa información y es necesario que eso se haga público para los estudiantes». Planteó además que hay que hacer un pronunciamiento de rechazo por la detención de los compañeros, por la criminalización de la protesta social, la criminalización del estudiante, la criminalización de la organización de los jóvenes y un rechazo directo a la Ley de Seguridad Ciudadana.

Una estudiante intervino haciendo un llamado a que todas las personas de la universidad sean consientes de cómo están destruyendo la educación superior pública, de cómo están militarizando las sedes, que no es necesario que haya compañeros detenidos ni que estén a punto de cerrar la universidad para hacer una asamblea, porque se debe entender que son los estudiantes los llamados a trazarle un rumbo diferente a la educación del país; entonces, dijo, los estudiantes deben conocer y entender para dónde va la reforma a la ley 30, que se entienda que el paro es para no permitir que pase esa ley que privatiza y convierte en un negocio el derecho a la educación.

Propuso además que el paro comience desde la próxima semana, que comience la discusión de todas estás temáticas, con la universidad abierta y que la asamblea vaya regulando y recogiendo los avances, que sea informativa para que el conjunto de estudiantes se entere de los atropellos y se dé cuenta de la militarización.

Sus propuestas las fortaleció otra compañera que propuso la declaración de la asamblea permanente, para que participen todos los estudiantes, para que quien piense que esto no vale la pena también hable allí y argumente y proponga si son necesarias otras salidas. «Por eso, agregó, se debe redoblar el esfuerzo en bombardear a la gente con información, para que todos se enteren de lo que está pasando»; puso como ejemplo la Universidad Pedagógica, donde desde este lunes 19 de septiembre la gente está en campamento, quedándose allá en las noches y «hoy va a hacer una asamblea para decidir qué día salir a paro, porque allá desde marzo se está trabajando en la Mesa Proparo Pedagógica». Terminó diciendo que no se puede permitir que no se concrete la participación de la Universidad Distrital en el paro y dando vivas al paro nacional estudiantil.

En medio de la participación destacada de las mujeres hablaron otros dos estudiantes. Uno señaló la necesidad de conocer y difundir el pliego mínimo que se definió en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, que contempla la financiación de las universidades públicas, la defensa de la autonomía universitaria, la libertad de cátedra y la relación entre la universidad y la sociedad. Que se deben formar grupos que estudien ese programa mínimo para que sepa lo que se quiere lograr en este momento. Y el último compañero que intervino habló de la necesidad de la autonomía del movimiento estudiantil con respecto a los anarcorradicales y de la definición como estudiantes de universidades públicas que la van a defender; por lo tanto, añadió, «no solo es estar pensando  en la rumba de los viernes y salir como simples técnicos, sino como verdaderos ingenieros que tenemos que ingeniar la universidad de hoy», afirmó para terminar diciendo que «este paro no es anarquía, es la necesidad de no caer en el oprobio y la vergüenza».

Cerró las intervenciones otra compañera que se identificó como Patricia, integrante del Comité de Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias y Educación. Informó que en una reunión, horas antes de la asamblea, el rector de la Universidad se comprometió a participar en la del lunes en horas de la mañana; igualmente habló del compromiso de la Personería de Bogotá y de la Defensoría del Pueblo de acompañarlos ese mismo día a la Macarena para informar en la asamblea de allá lo que pasó el día jueves 22. Concluyó  confirmando que no hay estudiantes heridos de gravedad, que hubo estudiantes con heridas leves pero fueron atendidos y están en sus casas y que no hubo ninguna compañera que fuera a ser violada.

La alarma creada por los comentarios se disipó en el transcurso de la reunión, pero no completamente, pues algunos estudiantes siguieron sosteniendo que hubo más de lo que se informó oficialmente. Colombia Informa trató de establecer contacto con alguno de ellos, pero solo logró que contaran de la existencia de un video que subirían a la Internet. Igual, intentó entrar en contacto con la mujer que dio la información del intento de violación de la hermana, pero no fue posible.

Terminando la asamblea circuló entre los asistente un tirita de papel con un poema, titulado Revolución,  de Gonzalo Arango, poeta caleño de los años 60, recordado por ser fundador del Nadaísmo y por sus ideas libertarias:

Una mano

más una mano

no son dos manos

Son manos unidas

Une tu mano

a nuestras manos

para que el mundo

no esté en pocas manos

sino en todas las manos

El siguiente video muestra el momento de la captura de los tres estudiantes que iban a ser procesados jurídicamente:




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s