ACTUALIZACIÓN. 13 octubre. 7 de la noche. La Caravana Humanitaria y Laboral finaliza su jornada en Campo Rubiales reunida con los trabajadores en el lugar donde tienen sus carpas.

Villa Gómez se llama el lugar donde duermen cerca de 8.000 trabajadores de Campo Rubiales. A estas horas se hace allí un mítin, en una cancha deportiva, con el que finaliza la visita de la Caravana. De esa manifestación participan unas 1.000 personas que al tiempo que se encuentran y comparten entre sí escuchan las intervenciones de trabajadores, sindicalistas, personas de las comunidades y de otras organizaciones sociales. Hay un ambiente de alegría y expectativa.

Antes de llegar a este lugar, los participantes de la Acción Humanitaria estuvieron durante tres horas en el barrio más retirado de la Vereda, El Porvenir, también intercambiando con la población acerca de las situaciones de este barrio. Vivienda, transporte, servicios públicos, vías sin pavimentar, polvo en el aire constantemente, dificultad para acceder a sus territorios, son necesidades que aquí siguen sin cubrirse a pesar de que están en el centro de una gran exlotación petrolera.

Las comunidades indígenas expresan especialmente que las promesas de vivienda permanecen sin cumplirse.

En las intervenciones durante el mitin final Tarcisio Mora propone que todas las denuncias, todos los registros de las situaciones que viven las poblaciones de Puerto Gaitán y los trabajadores de la petrolera canadiense se entreguen al Congreso de la República y a la Organización Internacional del Trabajo, OIT.

Durante todo el día no hubo ninguna presencia que amedrentara la Caravana, y en los círculos se sigue comentando que es una labor de limpieza de imagen de la empresa y que también sólo podía dejar que esto ocurriera, por la fuerza de la Caravana.

Finalmente, en las intervenciones se recalcó el hecho de que el 21 de octubre es el plazo que los trabajadores colocaron a la empresa para dar respuestas a las exigencias, ante lo que hay que estar ahora más alerta.

Mañana viernes 14 de octubre, la Caravana regresará a Villavicencio y de allí partirán a las regiones las personas y organizaciones participantes. 

2 de la tarde. Con el paso de la caravana humanitaria se sienta precedente de soberanía.

Henry Jara, miembro de la subdirectiva del departamento del Meta de la Unión Sindical Obrera, informó que durante la jornada matutina de la Caravana en Campo Rubiales se afiliaron unos 100 trabajadores, que se suman a los cerca de 5. 000 que ya estaban afiliados desde cuando se iniciaron las protestas en meses anteriores.

Jara comenta que Pacific Rubiales está aprovechando esta caravana para limpiar su imagen con la opinión pública, pues normalmente se observan barricadas en todo el trayecto para llegar al campo, que impiden el libre tránsito de quienes viven en la vereda. Por otra parte, señala, que en la zona hay cerca de 700 miembros del Escuadrón Antidisturbios de la Policía, Esmad, que también permanecen visibles y que durante la estadía de la caravana no se ha visto ninguno.

Algunos de los trabajadores que conocen el campo desde que estaban trabajando y que están hoy despedidos subrayan el hecho de que no obstante que la empresa se muestra hoy más benevolente frente a la Caravana, hay barreras que impiden mucho más el paso por la vía pública.

En estos momentos, la Caravana se encuentra en otros lugares de la vereda Rubiales. Se retiró ya del centro del campo petrolero.

El sentido de la caravana

Cuando la Caravana de la Acción Humanitaria y Laboral entró al Campo Rubiales, específicamente al pozo Baterías IV, se colocaron las banderas sindicales y de Colombia y en este escenario se intercambió con los trabajadores.

Tarcisio Mora, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, recalcó cómo la Caravana ha hecho valer la soberanía al entrar a los campos y conversar con los trabajadores. Explicó que fueron 10 los intentos anteriores de la USO por entrar en contacto con los trabajadores petroleros que han expresado sus inconformidades y rechazado los procedimientos de la multinacional petrolera y que hoy pudo hacerse gracias a la fuerza de la caravana.

El presidente de la CUT recalcó entonces que lo que la Caravana quiere mostrar es que ninguna multinacional puede impedir a nadie sus derechos constitucionales, ni el derecho de andar por su territorio, ni el derecho de libre asociación, ni el derecho de comunicación o información y que esta empresa los ha violado todos.

Insistencia sobre la falsedad de acuerdos entre trabajadores y empresa

Tarcisio Mora explicó que entre el 4 y el 6 de octubre, la Uten, filial de la Confederación del Confederación General de Trabajadores, CGT, de la que es presidente Julio Roberto Gómez, afilió a 700 trabajadores y que levantó un falso acuerdo entre la empresa y quienes laboran en Pacific Rubiales. (Uten es la sigla de Unión de trabajadores de la Industria Energética Nacional y de Servicios Públicos Domiciliarios.)

Para conseguir esas afiliaciones, comenta el presidente del CUT, Uten iba con grupos de sicólogos y abogados a los comedores y a varios lugares donde estaban los trabajadores para que se afiliaran

Un comunicado de prensa conjunto entre la USO y la CUT, emitido desde el 10 de octubre puntualizó que «la UTEN no representa los intereses ni ha estado el conflicto laboral de los 12 mil trabajadores de empresas contratistas al servicio de la multinacional canadiense Pacific Rubiales Energy». El comunicado agrega que «es claro que ninguno de los afiliados a UTEN en Rubiales se beneficia del acuerdo que pactaron con la multinacional, puesto que sus salarios y prestaciones son muy superiores a las de los trabajadores tercerizados que representan la gran mayoría de la mano de obra de este campo y están afiliados a la USO».

Por otra parte, la asamblea de esta mañana en Campo Rubiales conoció que hoy con la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que se basa en las pretendidas mejoras de la situación sindical y de las problemáticas de índole laboral, que eran un impedimento para que antes se hubiera aprobado, se invisibiliza, particularmente, toda la situación que se está viviendo en estos campos petroleros de Puerto Gaitán.

Reuniones de la Caravana Humanitaria y Laboral con la comunidad de la vereda Rubiales

En la vereda Rubiales las mujeres expresan que no tienen energía eléctrica, que la llegada de la empresa no ha traído ningún beneficio para la población en servicios públicos, en inversiones ni tampoco en generar allí trabajo para los habitantes.

La Caravana llegó allí después de la reunión sostuvo con los trabajadores y también participó en una asamblea, ahora con la comunidad de la vereda. Durante el intercambio hubo diversas intervenciones en varios sentidos. La Junta de Acción Comunal expresó que aunque la empresa Pacific Rubiales no es la mejor, tampoco se puede decir que es la peor, pues construyó una escuela y adecuó algunos buses. Su queja consiste en que ni las autoridades departamentales ni las municipales han generado las condiciones para que haya maestros.

Mientras tanto, otras personas de la comunidad señalan que la empresa canadiense ha incumplido con sus promesas frente a la solución de los servicios públicos como la electricidad, el acueducto y la vivienda, que son necesidades que necesitan resolverse con gran urgencia. Por otra parte, indican, el problema con la calidad del aire es muy agobiante, porque el polvo que se respira es permanente y esto tiene ya muchos años.

También intervinieron miembros de las comunidades indígenas. Dicen que su población es especialmente vulnerada porque en los controles de acceso que hace la empresa los desconocen totalmente, dicen que nunca los han visto por allí y les impiden con muchas más dificultades la entrada a sus territorios.

La Caravana permanece en Rubiales y saldrá mañana para la ciudad de Bogotá.

10 y 15 de la mañana. Caravana de Acción Humanitaria y Laboral entra a Campo Rubiales.

Trabajadores despedidos o que las empresas contratistas al servicio de Pacific Rubiales no volvieron a contratar por exigir sus derechos, sindicalistas de la USO y de la CUT, organizaciones de las regiones participantes en la caravana, organizaciones defensoras de derechos humanos, medios de comunicación alternativos, personas de la comunidad de la vereda Rubiales y de la vereda Puerto Triunfo y otras personas participantes en la caravana entraron esta mañana en Campo Rubiales, sitio de explotación principal de la empresa petrolera canadiense Pacific Rubiales Energy. En ocasiones anteriores la empresa lo había impedido Se logró entrar a Campo rubiales toda la caravana, para entablar contacto directo con los trabajadores que allí laboran y parra sentar el precedente de la soberanía sobre el territorio.

Antes de llegar, la caravana se encontró con una valla de la empresa exhibida sobre una vía pública, en la que se prohibía el paso para cualquier persona de la región y superar esta prohibición significó, según los organizadores, y participantes, un momento simbólico y central de ese precedente. Al atravesar ese sitio, la caravana hace un acto de soberanía como pueblo colombiano frente a ese impedimento.

Por otra parte, Tarcisio Mora, presidente de la CUT, y Rodolfo Vecino, presidente de la USO también pudieron relacionarse directamente con los trabajadores del Campo Rubiales, como representantes de las organizaciones de trabajadores han estado apoyando sus actos de reivindicación y de exigencia de los derechos laborales. Esto también se había impedido por parte de la empresa.

Mientras Tanto, Julio Roberto Gómez, presidente de la Central General de Trabajadores, CGT, que creó la organización patronal paralela, insiste en decir que hay ya un acuerdo entre trabajadores y empresa, cuestión que desmienten también los trabajadores y organizaciones sindicales que están en la Caravana Humanitaria y Laboral.

En este momento, el contacto directo con los trabajadores petroleros permitió entregar un carné simbólico, un documento tamaño carta a los trabajadores que están afiliados a la USO y se están abriendo nuevas afiliaciones voluntarias a nuevos trabajadores.

Edwin Sánchez, ex trabajador en Campo Rubiales: «Nosotros venimos a vender nuestra fuerza de trabajo, pero no nuestra dignidad»

(Entrevista concedida el pasado 11 de octubre, publicada en este mismo blog)

Edwin Sánchez, trabajador boyacense de la contratista Ismocol en Campo Rubiales. Trabajó como esmerilador —ayudante técnico, preparador de superficies— desde el 20 de octubre de 2010 hasta que tras las protestas dejaron de renovarle el contrato ‘veintiochero’ (mensual) que tenía. Participa en la Acción Humanitaria y Laboral que pretende llegar a Campo Rubiales en Puerto Gaitán (Meta)

¿Cómo son las condiciones laborales en Campo Rubiales?

Las condiciones laborales y de convivencia en Rubiales son muy precarias aunque ahora están haciendo adecuaciones para mejorar eso. Veíamos que la fuerza pública dormía mejor que nosotros, que lo hacíamos en carpas donde se hacinaban 240 trabajadores sin ninguna privacidad y las baterías sanitarias eran malas. Nosotros venimos a vender nuestra fuerza de trabajo, pero no nuestra dignidad.

¿Cuáles son sus principales reivindicaciones?

Lo que más peleamos fue el sistema de contratación que, además de ser malo, desconoce los salarios o el transporte hasta allá. Las empresas manejan contratos de un mes, los llamados ‘veintiocheros’: trabaja 21 días y se va 7 para la casa sin saber si va a volver. Reclamamos salarios petroleros para una empresa que gana mucho dinero; el mínimo que pensamos que debe pagar la empresa es de 2,4 millones de pesos para el trabajador más barato.

¿Y cómo surgen las protestas?

Las protestas fueron espontáneas ya que los mismos compañeros veíamos el inconformismo de la gente, aunque no éramos capaces de hacer nada. Hasta que cuatro o cinco compañeros dijeron un día: «Toca hacer paro» y el 18 de julio se declaró la voz de paro.

¿Ha habido represalias por las protestas?

En Campo Rubiales éramos 14.000 y ahora hay 2.800 trabajadores. Dejan de renovar el contrato mes a mes, como en mi caso, o por avance de obra. Hay mucha gente a la que la tienen pagando un standby porque la empresa dice que no puede pagar a la gente hasta que no haya un acuerdo salarial satisfactorio.

¿Tienen contacto con la gente allá dentro?

Allá dentro la misma gente nos llama para preguntar cómo va la negociación o qué avances hay. No han perdido la comunicación y nunca nos han retirado el apoyo a quienes lideramos la protesta.

¿Tienen relación con otros trabajadores en el país?

En Rubiales hay diferentes empresas que operan en el resto del país y estamos tratando de unificar el movimiento para que sea para todas las empresas del Meta.

¿Usted exige que se acabe la colonización de los recursos?

En general siempre hemos pensado que Ecopetrol tiene el 65% del pozo petrolero, pero no se ha hecho presente en el campo. Con Ecopetrol habría más garantías porque es del Estado y la puede intervenir si hay alguna mala administración. Pero lo que sucede es que el Estado permite que una empresa multinacional haga lo que quiere.

¿Qué sentido tiene la caravana?

La caravana es muy importante para los trabajadores. Como a la USO no la dejan entrar al campo ya que Pacific ha hecho todo lo posible para que nunca llegue, que llegue toda esta gente sería una voz de aliento para sentir que los trabajadores no están solos y que el proceso va bien.

Hay que darle las gracias a estos espacios y que ojalá tengamos la oportunidad de poder demostrar a la opinión pública la verdadera problemática de Rubiales. Los medios de comunicación siempre han desvirtuado nuestro proceso llamándonos vándalos, pero la realidad es que todo esto surge por una conciencia social de que nos están maltratando y de que no estamos trabajando en las mejores condiciones.


5 comentarios on “ACTUALIZACIÓN. 13 octubre. 7 de la noche. La Caravana Humanitaria y Laboral finaliza su jornada en Campo Rubiales reunida con los trabajadores en el lugar donde tienen sus carpas.”

  1. camarita dice:

    Estoy en total acuerdo con dicha marcha, primero por un presedente en la soberania de nuestro pais, ya que empresas como estas se ceern que estan en la epoca de la colonia, ahora entan enmallando todo rubiales, y debemos dormir junto a las fuerzas especialesv del ejercito acantonandas en los mismos alojamientos de los trabajadores y aunque las condiciones no son malas, la parte salarial de muchos aqui es mala tanto que quienes laboramos con las filiales de la compañia como termo rubiales,termo petroleos,termo ebr,termo horizonte,termo proyectos,termo servicios se devengan sueldos del minimo y ootros que no se compadecen con las obligaciones propias del cargo y sobre todo por ser una zona petrolera y estamos lejos de nuestras familias y eso no lo tienen en cuenta los directivos de esta compañia, que no acepta que la gente se prosuncie al respecto

  2. Unión Patriótica, expedientes contra el olvido
    *Lanzan libro del periodista Roberto Romero sobre el genocidio del movimiento que naciera de los acuerdos de paz entre las FARC y el gobierno de Betancur
    El martes 18 de octubre, en el marco de la celebración del Día Nacional por la Dignidad de las Víctimas del Genocidio contra la Unión Patriótica, la Alcaldesa Mayor de Bogotá (d), Clara López Obregón, hará el lanzamiento del libro Unión patriótica Expedientes contra el olvido del periodista Roberto Romero Ospina.
    El libro de 435 páginas, presenta por primera vez al público un listado completo de 1598 víctimas del genocidio contra la UP, entre homicidios y desapariciones, tras una ardua investigación en los archivos del semanario Voz, cruzados con los datos del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos CPDH.
    El registro recoge el periodo de 1984 a 1997 y detalla datos como los nombres, cargo de la víctima en la UP, si era militante de base o simpatizante, lugar del crimen y los presuntos responsables, así como gráficos y cuadros que dan cuenta en cifras del genocidio y la participación electoral de la UP desde 1986 a 1997.
    Se publican aquí también 23 semblanzas de otras tantas víctimas de la UP a través de crónicas periodísticas de lo que fueron sus vidas de lucha y entrega a una causa que consideraron el norte de su esencia. Están desde el más sencillo militante, como el campesino que salió el día de las elecciones presidenciales de 1986, con su mochila llena de votos por Jaime Pardo Leal, para ser acribillado en su vereda, hasta el destacado jefe político que quebró ese día de urnas el mito de la invencibilidad del bipartidismo, alzándose en menos de seis meses de campaña, con 328.756 votos para la izquierda.
    Finalmente se incluye una cronología que parte de 1982 hasta 1997, y relata el día a día de la espiral de acontecimientos en que se movía el proyecto político más audaz del último medio siglo y entrevistas con 15 personajes, todos sobrevivientes, entre ellos los ex presidentes de la UP, Aída Abella, Oscar Dueñas y Carlos Romero, el actual presidente Mario Upegui, el concejal y secretario general del Partido Comunista, Jaime Caycedo, el ex senador y artífice de los acuerdos de la Uribe, Alberto Rojas, Puyo, el historiador Médofilo Medina y el director de Voz, Carlos Lozano, entre otros.
    También dan sus opiniones sobre la Ley de Víctimas y la demanda por el genocidio de la UP que hace curso en la Corte Interamericana de Derechos Humanos Iván Cepeda, Gustavo Gallón, de la Comisión Colombiana de Juristas y Jahel Quiroga, de Reiniciar.
    Como anexos se incluyen los acuerdos de la Uribe, el programa de la UP, ambos documentos de 1985, el discurso de Germán Vargas Lleras, en el acto de perdón del Estado el pasado 9 de agosto en el Congreso en pleno, por el crimen del senador Manuel Cepeda y las palabras de aceptación de Iván Cepeda.
    El Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, de la Secretaría Distrital de Gobierno de Bogotá, espera de esta manera haber contribuido en el empeño de encontrar la verdad de lo sucedido con la Unión Patriótica, a través de esta investigación y la publicación del listado parcial de víctimas, verdad que comienza precisamente por lo que más enlaza al recuerdo de todos ellos: sus nombres.
    El evento, que tendrá lugar en la Sala Teresa Carreño del Museo Nacional de Bogotá a partir de las 5:30 p.m. Mayor información: cel 317 784 04 88

  3. JORGE QUIROZ dice:

    BUENO A MI ME PARECE MUY INTERESANTE QUE SE ESTABLESCA INTERES CUAANDO DE PROTEJER LA FUERZA LABORAL SE TRATA PERO QUIEN PELEA POR AQUELLOS CONTRATISTAS PEQUEÑOS COMO SON POR EJEMPLO LOS DUEÑOS DE LAS CAMIONETAS, DICEN QUE EL SALARIO MINIMO SUBIO Y QUE EL DESCANSO AUMNETO EN DOS DIAS MAS Y QUIEN LE RECONOCE ESO AL PROPIETARIO DE UN VEHICULO QUE COMO YO LO TENGO COMO MI FORMA DE TRABAJO Y LO ESTOY PAGANDO? QUIEN PELEA POR NOSOTROS?

    • miguel soler dice:

      Pues los mismos pequeños propietarios pero organizándose. Las empresas transnacionales se quedan con millones de dolares de ganancias a costa de la explotación de una larga cadena de grupos sociales: trabajadores, pequeños contratistas, pequeños intermediarios, profesionales de distintos servicios técnicos a los cuales subcontrata por miserabales salarios, etc….entonces asi como los trabajadores se estan organizando, nosotros tambien debemos hacerlo y exigir nuestros derechos.

  4. Héctor Castro dice:

    La lucha contra la “flexibilización laboral” no es una lucha meramente reivindicativa, debe ser una constante contra el modelo económico sobre explotador y de hambre que pretende trabajadores que dejen la piel en los campos de trabajo, la dignidad del ser humano se mide por la justeza de sus luchas por la liberación de los pueblos. El CNTTS mandato en Cali las acciones contra las multinacionales que se ROBAN nuestro recursos naturales, adelante clase obrera adelante con valor hay que romper las cadenas de este sistema opresor.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s