Leopoldo Múnera: «Con las exenciones que el gobierno ha hecho al capital transnacional ya tendría financiada la educación superior de calidad»

Leopoldo Múnera. Foto extraída de la web de la Universidad Nacional.

Entrevista concedida por Leopoldo Múnera, profesor de la Universidad Nacional en Bogotá, respecto a las propuestas y movilizaciones que realizan estudiantes, madres y padres y profesorado frente al proyecto de reforma de la ley de educación superior. Asegura que se le ha dado mucha publicidad al hecho de que el gobierno retirara de la propuesta de ley el concepto “ánimo de lucro” pero afirma que el ejecutivo no ha desistido de ese objetivo, sino que ha aplazado la decisión porque considera que ahora no es el momento.

Usted plantea que la educación debe tener más cobertura y más calidad. ¿Qué implicaciones tiene esto?

Leopoldo Múnera: Implica que el gobierno decida que debe invertir en la educación superior y que ésta no es algo marginal o suplementario a las locomotoras del desarrollo. Es decir, que los colombianos tienen todo el derecho a tener una educación superior de calidad y eso se puede hacer, por ejemplo, con un modelo de renta básica en el que hay que destinar un 1% adicional del PIB anual para que en tres lustros tengamos educación de calidad para todos.

El gobierno ha planteado dificultades económicas e imposibilidad de financiar la educación superior. ¿Qué propuestas existen para hacer viable y posible financiar la educación superior que no sea la privatización?

LM: Es un problema de decisión política. El gobierno se ha dedicado a hacerle una serie de exenciones de impuestos al capital transnacional. Con esas exenciones que pueden estar en el 1,6% del PIB en un año, el gobierno ya tendría financiada la educación superior de calidad.

¿Qué implicaría que se realizara una reforma a la Ley 30 tal y como la plantea el gobierno?

LM: La protesta de los estudiantes es contra el tipo de reforma que plantea el gobierno a la Ley 30, no en defensa de dicha ley. De hacerse esa reforma, como propone el gobierno, vamos a seguir con un modelo en que las finanzas de la educación superior pública se seguirán deteriorando, un modelo que no respeta la autonomía universitaria ni permite que la comunidad universitaria participe en el diseño de la política pública de educación superior. Vamos a seguir con un modelo que camina hacia una dualización total de la educación superior, de manera que un pequeño grupo reciba una educación de calidad y la mayoría una educación técnica y tecnológica de baja calidad.

¿Qué propuestas existen desde docentes y estudiantes y demás personas preocupadas en el tema sobre cuál es el tipo de educación?

LM: Existe la propuesta que viene desde los rectores que es toda la ley estatutaria sobre autonomía, la ASPU [Asociación Sindical de Profesores Universitarios] tiene otra propuesta de reforma de la educación superior donde sugiere un incremento progresivo en la financiación de las instituciones de educación superior, de acuerdo con criterios de calidad académica y sostenibilidad fiscal, y la creación de nuevas instituciones. Los estudiantes están elaborando varias propuestas que además tienen como fundamento el cogobierno. En estos momentos existe una dinámica de elaboración de propuestas alternativas que empieza por la discusión colectiva de los lineamientos generales.

¿Cómo ve el movimiento estudiantil para enfrentar la reforma del presidente Santos?

LM: Creo que el movimiento estudiantil se ha recuperado de una época de crisis y que se está fortaleciendo. Me parece que puede tomar vitalidad si enlaza los problemas del conjunto de la sociedad al de la educación superior y si enlaza todas las reivindicaciones relativas a la educación superior con los problemas económicos que tiene la familia colombiana.

Algunos afirman que la educación superior en Colombia es un privilegio: ¿Usted está de acuerdo?

LM: No, la educación superior es un derecho que el gobierno y las élites quieren disfrazar de privilegio, es decir, de prerrogativas para una minoría, pues el Estado ha sido históricamente incapaz de garantizarlo efectivamente. De los aspirantes que se presentan a la Universidad Nacional sólo el 8% puede entrar a estudiar, por esa razón se afirma que la educación es un privilegio, pues el Estado sólo le ofrece la posibilidad de estudiar en una buena universidad a un pequeño porcentaje de la población colombiana. El SENA es una formación para el trabajo que quieren travestir, deformando gran parte de la misión de la institución, en educación técnica y tecnológica. La tasa de cobertura bruta es del 30%, excluyendo el SENA, y por eso se afirma que el 30% de quienes acceden a la educación superior son privilegiados, cuando en realidad se le está negando el derecho al otro 70%.

En la historia de la educación superior en Colombia, hacia la fundación de la Universidad Central en 1826, encontramos que a diferencia de otras partes de América Latina como ocurrió en Argentina, había una noción entre las élites de que la educación superior era un privilegio. ¿Y en qué sentido se dice que es un privilegio? Porque sólo se le garantiza la educación superior pública de calidad a los “mejores”, sobre la base de criterios meritocráticos dudosos, como si solo ellos tuvieran el derecho a estudiar, a menos que estén dispuestos a embargar el patrimonio familiar o sus ingresos laborales futuros. También se le garantiza a quien tiene la capacidad de pagar por la educación superior, a quien puede comprarla. Finalmente es una posibilidad a la que se accede en virtud del capital social, es decir, de las influencias o palancas.

¿Y en qué consiste el discurso de la calidad de la educación del gobierno?

LM: La concepción de la educación superior como privilegio va acompañada de una lógica de la calidad que consiste en darle buena educación a quien es excelente o tiene cómo pagarla. A los otros, caritativamente, le dan la educación barata: técnica y tecnológica de baja inversión, o educación para el trabajo fragmentada en ciclos para demostrar más cobertura. Aclaro: no en todas partes del mundo la educación técnica y tecnológica es una educación de baja calidad ni de baja financiación como en Colombia.

¿Cuánto invierte el Estado por cada estudiante?

LM: El dinero per cápita destinado para cada estudiante por el Estado colombiano cayó extraordinariamente en 2002 y en 2010. Si en 2002 por cada estudiante matriculado en la universidad pública se destinaba un promedio de 4,8 millones de pesos al año, en 2010 se destinan un promedio de 3,5, de acuerdo con las cifras del gobierno. A partir de 2000 se fue deteriorando el porcentaje del PIB destinado a las universidades públicas: pasó de representar el 0,51% del PIB al 0,40 en 2010. Esta disminución ha ido acompañada de la ampliación de la cobertura. Es decir, se reducen los recursos como porcentaje del PIB y al mismo tiempo aumenta la cobertura. Colombia es uno de los países con más baja inversión en educación superior en América Latina.

¿Por qué aumenta la cobertura?

LM: La crisis económica de finales del siglo XX, en los años 90, produce un fenómeno que no se había visto y es una migración de estudiantes de las privadas a las públicas. Por tal razón hoy la mayoría de los estudiantes están inscritos en instituciones oficiales. Hay una migración a causa de la crisis económica. En segundo lugar, está toda la política del gobierno de Uribe que hace presión en términos de eficiencia empresarial, con sus efectos perversos en las universidades públicas. En 1960, aproximadamente el 60% de la cobertura estaba en las universidades públicas y el 30% en las privadas. Si hacemos un salto hasta mediados de los años noventa, vemos que la relación se invierte y el 60% pasa a las privadas y el 30% a públicas, pero del 2002 para acá se vuelve a invertir la relación y llegamos a una cobertura del 52% en las públicas y el 48% en las privadas.

¿En qué consiste la dualización dentro de la misma la universidad y qué implica en la calidad de la educación?

LM: Hemos vivido una expansión de la cobertura centrada en los últimos años en la universidad pública con una disminución del presupuesto per cápita, lo cual ha generado un deterioro de la calidad de la educación pública. Pero además, esto ha traído otro tipo de dualización dentro de las instituciones estatales. Una universidad pública de pregrado y una universidad privada de postgrado. Esto ocurre porque las universidades tratan de recoger con el postgrado lo que no aporta el Estado. Este fenómeno hace que haya una migración de los profesores de pregrado hacia el postgrado, lo cual también ha incidido también en la calidad.

¿Por qué continúan los debates si el gobierno ya retiró el punto de las universidades con ánimo de lucro?

LM: Se ha hecho mucho bombo porque se retiró de la propuesta de ley la parte relacionada con las instituciones con ánimo de lucro. El gobierno no ha desistido de la idea de las instituciones con ánimo de lucro, sino que ha aplazado la decisión porque considera que ahora no es el momento. No obstante, todo el espíritu del proyecto de ley está inspirado en la idea de formar una fuerza de trabajo barata, con conocimientos básicos y flexibles, que le permita a Colombia competir en el mercado global. Las universidades de calidad están reservadas para las élites, escogidas en función de principios meritocráticos que en términos generales reproducen la relación directamente proporcional entre capital económico y capital cultural. Las excepciones están constituidas por los estudiantes que a pesar de todas las adversidades logran acceder a una educación de calidad en virtud de sus capacidades individuales o de esfuerzos colectivos aislados.


2 comentarios on “Leopoldo Múnera: «Con las exenciones que el gobierno ha hecho al capital transnacional ya tendría financiada la educación superior de calidad»”

  1. Arnoldo Ariza VILLAMIZAR dice:

    excelente aporte para alimentar el debate y clarificar dudas acerca de la necesidad de una educacion de calidad para todos los colombianos sin exclusion alguna y para que el gobiernno de cumplimiento a las obligaciones que tiene para toda la sociedad el estado social de derecho constitucionalizado en nuestra carta magna.Que no posterguen mas la deuda social con el pueblo Colombiano.

  2. fernando garcia ortega dice:

    “Hay que ser muy inteligente para mantenerlos brutos y poder manejarlos”.
    “¿Como se les ocurre pavimentarles la carretera? No ven que salen a estudiar y comienzan a pensar?”
    Son solo dos de las expresiones que he escuchado en los ámbitos políticos, dichos por gamonales de Santander y de Nariño, en medio de las más serias disquisiciones sobre el manejo del país.
    La política educativa está diseñada para eso, para formar obreros y operarios de poco costo y sumisión eterna a los capitales extranjeros que llegarán gracias a la confianza inversionista fomentada en el hecho que uno puede venir a este país, lo saquea y solo deja migajas para su funcionamiento. Lo que se asegura mediante los títerres de cuello blanco y dedito parado que hemos elegido durante 200 años
    FERNANDO GARCIA ORTEGA, M . D


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s