«Respeto y reintegro» claman los trabajadores de Acerías Paz del Río en Boyacá

Pese a la presencia del ESMAD, de nuevo este lunes 5 de marzo algunos trabajadores y extrabajadores de Acerías Paz del Río y Votorantim realizaron un acto informativo en la factoría en Sogamoso (Boyacá) como parte del desacuerdo con el reciente recorte de personal.

Asimismo, el jueves 1 de marzo tuvo lugar una manifestación desde la portería Nº1 hasta el edificio administrativo con acciones informativas de alerta sobre las condiciones laborales actuales. Ese mismo día se llevó a cabo un diálogo en la Mesa de concertación entre delegados de la compañía, del Ministerio del Trabajo y miembros del sindicato de trabajadores de la empresa Sintrapazdelrío.

La razón principal que motiva toda la situación de protesta es el despido reciente de Eduardo, Edgar, Carlos, Yuri, Nubia, Hugo, Hildebrando, Pedro, Ángel, Fabián, Aristóbulo, entre otros trabajadores de la empresa en mención.

En conversación con Edgar Hernández, una de las 17 personas despedidas, conocimos la difícil situación de dos compañeras y 14 compañeros más. A la edad de 45 años, de los cuales 20 trabajó en la compañía, Edgar dice que a pesar de las últimas amenazas mediante llamadas anónimas, los trabajadores continúan en la exigencia del respeto por el derecho al trabajo. «El miércoles 29 de febrero, en horas de la mañana, empezó a correr el comentario de unas cartas de despido dirigidas a unos compañeros en las que Acerías Paz del Río y Votorantim desistían del servicio de algunos de sus empleados. A mí me llegó una y cuando hablé con el jefe, él me dijo delante de dos de sus ingenieros testigo que debía firmar mi despido; como yo me negué, después de firmar un memorando que así lo confirmara, me entregaron una boleta de salida (estas son difíciles de adquirir, ya que solo las dan por calamidades personales). También debo decir que las extremas e inhumanas condiciones laborales han ocasionado que muchos trabajadores se enfermen de los pulmones, la visión, los ojos… Yo, por ejemplo, padezco discopatía lumbar con un dolor que aumenta si permanezco sentado o de pie por cierto tiempo».

A Edgar y a los demás les parece injusto que esta compañía otorgue a sus empleados solo un domingo de descanso cada 50 días y que además pretenda producir anualmente 1 millón de toneladas de metal cuando utiliza equipos con 20 y 30 años de antigüedad y reduce el personal.

Despidos masivos y amenazas

Finalmente, Edgar asegura que el grupo de defensores de los derechos de los trabajadores de Sintrapazdelrío se mantiene en pie de lucha a pesar de conocer señalamientos e intimidaciones en su contra por denunciar y no guardar silencio.

Por su parte, César Higuera, presidente del Sindicato de Trabajadores de Acerías Paz del Río, afirmó que desde el año 2007 se vienen presentando despidos masivos de empleados antiguos mientras nuevo personal es contratado bajo la modalidad de tercerización, es decir, a través de contratistas y cooperativas de trabajo asociado que ofrecen servicios temporales. Esto, según él, ataca la estabilidad laboral e impide la sindicalización.

Los trabajadores ahora desempleados afirman desconocer las razones de su despido más allá de una reducción de costos.

Sin embargo, Paz del Río, empresa que produce más del 30% del acero en el país, se pronuncia argumentando que se trata de una decisión administrativa encaminada a reorganizar la planta de personal partiendo de las necesidades operativas de la empresa. Y agrega que de acuerdo con la legislación nacional, así como lo establecido en la Cláusula 34 de la Convención Colectiva de Trabajadores, ante eventualidades como ésta, establecerá el pago de indemnizaciones muy superiores a las exigidas por la ley. En esta situación la empresa solicitó el acompañamiento y veeduría del Ministerio de Trabajo, entidad que ha sido garante de la forma cómo se ha llevado a cabo el proceso. Tanto la autoridad laboral como el sindicato y los trabajadores son testigos de que en este caso se ha obrado de acuerdo con la ley.

La multinacional brasileña Votorantim adquirió en 2007 el 52 % de las acciones de Acerías Paz del Río y en 2008 llegó hasta el 72 %. Desde entonces de los 2.800 trabajadores que laboraban en la planta de Belencito han despedido a más de 1.600.

La Central Unitaria de Trabajadores Seccional Boyacá informó recientemente que el movimiento sindical se reunirá el 6 de marzo a la 4:00 pm en la sede de Sintrapazdelrio en Sogamoso donde se plantearán las alternativas a seguir.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s