En manos del clan Aguilar Corporaciones ambientales de Santander

 

La Corporación de Defensa de la Meseta de Bucaramanga – CDMB y La Corporación Autónoma de Santander – CAS – acabaron de renovar sus direcciones en medios de escándalos y de señalamientos por la existencia de intereses en las designaciones que benefician a la familia Aguilar.

Flor María Rangel Guerrero y el gobernador de Santander Richard Aguilar

Posesión del nuevo director de la Corporación de Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Ludwig Arley Anaya Méndez

Para el caso de la CAS se presentaron 25 aspirantes, 21 hojas de vida fueron admitidas de las cuales fue seleccionada, el 14 de junio, para el cargo la administradora de empresas y especialista en ingeniería ambiental, Flor María Rangel Guerrero; quien por unanimidad obtuvo los 12 votos del Consejo Directivo del cual hizo parte desde el año 2001 hasta el 2010. Flor María Rangel Guerrero declara ser leal  al ex – gobernador Aguilar  quien se encuentra preso por sus relaciones con el bloque Central Bolívar de los paramilitares en Santander.

El 28 de junio la CDMB eligió al abogado Ludwig Arley Anaya Méndez, quien se desempeño como personero en el municipio de Concepción y además fue parte de la unidad legislativa de Mauricio Aguilar actual senador de la república a nombre del PIN y miembro del grupo político del cuestionado ex gobernador de Santander. En esta elección el senador Bernabé Celis fue quien perdió la CDMB la cual ha sido durante años un fortín político.

Estas designaciones toman mayor relevancia en un escenario de disputa estratégica por el control del agua en el interés de desarrollar los megaproyectos regionales como la hidroeléctrica de Sogamoso, el cerro del Santísimo en la vereda la Judía, entre otros proyectos.

Controlar las corporaciones regionales permite  la obtención de las licencias ambientales que pueden otorgar para el desarrollo de proyectos sean mineros, turísticos, de renovación, etc., no obstante los puntos fuertes como la protección de los páramos y ecosistemas estratégicos como el de Santurban y Almorzadero, entre otros recursos, donde las grandes empresas mineras como la Eco Oro, la Aux y la Voltaramtim del magnate Eike Batista quieren desarrollar sus negocios y tienen la complicidad y el beneplácito de estas corporaciones; por tanto los temas de interés general son relegados a segundo término e incluso no denotan de interés por parte de sus directivos.

Por ahora el departamento enfrenta el que ambas autoridades ambientales (CAS y CDMB) han quedado en manos del actual gobernador de Santander Richard Aguilar. Quien recordamos es hijo del ex – gobernador Aguilar preso por parapolítica, quien aun en la cárcel continua direccionado políticamente el clan Aguilar.

La sociedad santandereana se pregunta si tanto la CDMB como la CAS actuaran a favor de la demanda social quienes en los últimos años han venido exigiendo la defensa de los recursos ambientales. “Estas instituciones se encuentran hoy manejadas por personalidades “pro –mineras”, defienden además la inversión privada sin ética y representan a cuestionados personajes relacionados con la parapolítica y con mafiosos” expresa el ambientalista Juan Gutiérrez.

El departamento ha transitado por las jefaturas de los Villamizar Afanador, los Aguilar, los Díaz Barrera, Los Celis de Bernabé, los Moreno Rojas y ahora vuelve a la épocas del reinado de los  Aguilar.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 787 seguidores