Los procesos organizativos en Huila. “Por la defensa del territorio, la comunidad y la vida”

Del 19 al 28 de julio pasado, Carlos Igea, miembro de la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia (Redher), visitó diferentes procesos organizativos y sociales en el departamento del Huila. A continuación el recuento de lo sucedido durante aquel viaje.

Leer el resto de esta entrada »


Comunidades afrocolombianas e indígenas de Chocó, en alerta ante fumigaciones con glifosato

El Chocó el lugar que probablemente tenga la mayor pluviosidad del planeta.

 A orillas del Río Baudó en el corregimiento Batatal, se reunieron representantes de los Consejos Comunitarios Afrocolombianos de Las Delicias, Pie de Pató, Cocalito, Apartadó, Amparradó, Peña Azul y Puerto Misael. Ésta es la tercera ocasión en la que habitantes del Alto Baudó se congregan para debatir sobre las fumigaciones reiniciadas hace algunos meses con glifosato (agente químico altamente destructivo), pues temen una nueva ola de ataques sobre su territorio. Leer el resto de esta entrada »


El día en que hubo mototaxistas en un pueblo cualquiera

El siguiente texto narra los hechos ocurridos en Tunja (el pueblo). La naturaleza narrativa del mismo se refiere al reciente Paro de taxistas, usando un lenguaje literario sin que se fantasee sobre la veracidad de la información aportada.

Esta es la historia de un pueblo normal y muy tranquilo a dónde llegaban personas y personas a pesar de frio. Aquel lugar resultaba acogedor por la calidez de vecinas y vecinos, por la facilidad de hallar amistades duraderas en el tiempo y por compartir esas tardes grises confortadas con una aguadepanela caliente.

En el pueblo abundaban teatros, salas de cine, festivales musicales y exposiciones de arte; los restaurantes y cafés. Así mismo bares, tabernas y clubes nocturnos.

Casi llegaba a la mitad el año. Era el último día de mayo y Catalina, una chica que como muchas universitarias, usualmente salía a consumir licor y a bailar miércoles, jueves, viernes, o sábados…  esa noche al salir del bar se percató de que estaba lejos de su casa y que necesitaría un taxi; espero casi media hora y solo pasaba uno que otro ebrio por la calle. Entonces regresó al lugar dónde estaban sus amigos quienes por fortuna aún estaban allí y al cabo de media hora más, juntos se marcharon y caminaron hasta sus casas.

A la mañana siguiente no se escuchaba un solo ruido callejero como los típicos motores vehiculares ni sus pitos escandalosos, pero lo más extraño era que, a medida que avanzaba el reloj, tampoco aparecía la ruta de Catalina ni de nadie. No venia ni iba un solo bus, un solo taxi.

Hacia las 6:00 am los medios locales de información anunciaban un Paro de 300 Taxistas apoyado por el gremio de conductores de buses de transporte público. Leer el resto de esta entrada »


Crónicas de Ibagué. Dueños nocturnos de la calle 12

Los negocios de la Calle 12 en Ibagué

En pleno centro de la ciudad, hay personas que se adueñan de sus calles al final de la noche y a la madrugada, gracias a la comida que preparan. Su fuerza es la tradición, que es capaz de solucionar para todos los gustos y hambres la necesidad de cada cual.

Cuando se prenden las luces de la ciudad y las familias duermen, aquellas personas empiezan su labor más significativa: ir por su sustento diario a través de su negocio, con el que dieron estudio y alimentaron a sus hijos. Salen a alimentar esas bocas noctámbulas, que van con hambre o ebrias, bocas peligrosas, o con rostros amistosos y familiares, de la calle, de lujos, de estómagos vacíos que van en cuatro llantas. Que van en busca de seguir una tradición, o de un plato de comida simplemente. Leer el resto de esta entrada »


Cuarta sesión de la MANE: rumbo a una nueva ley de educación

Mesa de trabajo durante la cuarta sesión de la Mane. Foto: Notiagen

La Mesa Amplia Nacional Estudiantil se reunió entre el 3 y el 5 de diciembre de 2011 en la ciudad de Neiva para debatir en torno a la metodología de construcción de un nuevo proyecto de educación superior para el país.

Era viernes 2 de diciembre de 2011 y la Universidad Surcolombiana de Neiva (Usco), en el departamento del Huila, comenzó a recibir rostros forasteros. Nadie los conocía y pocas personas sabían a qué llegaban: se trataba de la cuarta sesión ordinaria de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane), que empezaría al día siguiente. Estudiantes de todo el país llegarían al centro de estudios más importante del sur colombiano.

Poco a poco, mientras transcurrían la tarde, la noche y la madrugada y se aproximaba la mañana del 3 de diciembre, siguieron llegando jóvenes con maletas y organizando sus tiendas de campaña. Estudiantes de la Usco miraban con asombro lo que ocurría, sin saber de dónde aparecía la muchachada hippie con sus artesanías y malabares −la delegación de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC− y otro grupo de visitantes –de la Universidad de Cartagena−, ubicado en el lugar donde se izan las banderas. Eran las primeras personas en arribar a Neiva para el encuentro de la Mane. El motivo de congregarse era propiciar los debates en torno a la metodología de construcción del nuevo proyecto de ley de educación superior. Los principios: el respeto y la tolerancia. Leer el resto de esta entrada »


Una posición que se hace sentir en Colombia: el estudiante universitario

La Univesidad Surcolombiana (Neiva) en paro universitario.

Por: Cristian Serafín Marquin G.

Con la mirada perdida se encuentra en uno de los extremos de las ágoras de la Universidad Surcolombiana de Neiva (Huila) un hombre de tez morena, cabello liso y estatura media. A su lado, sobre una pared, hay un mural que dice: «Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles. Bertolt Brecht».

El suelo mojado deja ver el reflejo confuso del cielo opaco, así como las huellas marcadas en el piso de quienes llegan. Me dirijo hacia él e interrumpiendo su silencio, lo saludo. En un tono muy natural como acostumbra a hacer me pregunta: «¿Todo bien compañero?». Asiento con un gesto afirmativo.

Luego, nos dirigimos caminando hacia un amplio cartel rojo que, tendido en el piso plomizo, es invadido por anuncios que un hombre de pelo largo y una chica de pelo corto acomodan con cinta. Se trata del horario de clase que la asamblea ampliada del Consejo Superior Estudiantil definió hace tres semanas y rigió el paro escalonado en que estuvo la Universidad Surcolombiana (USCO) hasta el pasado 1 de noviembre cuando se declaró en asamblea permanente. Leer el resto de esta entrada »


Un almuerzo en la plaza de mercado de ‘La Perse’ (Bogotá)

Por: Oscar Corzo

Interior de la plaza la Perseverancia llamada popularmente «La Perse»

Cuando hay dinero, almuerzo y paso en  la plaza de mercado de la Perseverancia algo más de veinte minutos. La zona de comidas empieza a llenarse desde las 11.30 de la mañana. Hoy la mayoría de clientes fueron obreros de una de las vías que están arreglando junto a la estación de policía ubicada a una cuadra hacía el sur, pero estaban también los tradicionales vecinos del sector, los vendedores de verduras y frutas del ala occidente de la plaza, los uniformados novatos y los agentes de tránsito. Todos, reunidos en grupos que nunca superan las seis personas, se ubican alrededor del eje central, compuesto por aproximadamente nueve cocinas enchapadas y cuatro enormes columnas de cemento.

Los clientes reunidos a la espera de ser atendidos siempre están predispuestos a conversar. Siempre hay algo que decir o algo sobre lo cual polemizar. Para ello se presta el televisor, sintonizado en el noticiero de un canal privado, y la excesiva cercanía; personalmente siempre prefiero escuchar. Cuando preguntan mi opinión casi nunca sé qué decir. No hay música, pero no por ello el ambiente es triste o lúgubre. Huele a comida en cada rincón. Hay ruido de loza y ruido de la plaza, voces, música distante y radios encendidos con los noticieros, movimiento vehicular afuera, conversaciones, vitalidad purulenta fluyendo, a veces, acompañada por el tímido sonido de la lluvia. El olor, a pesar de los ventanales y las frías corrientes mañaneras de la montaña, se entrelaza sin diluirse ni distorsionarse; hay algo de colectivo en aquella sinfonía olfativa, algo que, aunque característico, siempre me ha resultado imposible de definir. Leer el resto de esta entrada »


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 791 seguidores