Inicia encuentro nacional del Movimiento Social y Político de la Marcha Patriótica

En el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada, ubicado en el centro de Bogotá, sesionara la reunión nacional de delegados de la Marcha Patriótica los días 21,22 y 23 de Abril. 4000 personas provenientes de todo el país hicieron presencia y buscaran colocarse de acuerdo para terminar de definir el contenido político e ideológico del Movimiento.  Organizadores de la marcha esperan que participen unas 80.000 personas. Este encuentro nacional daría nacimiento al Movimiento  Social y Político Marcha Patriótica.

Lanzamiento de la marcha patriótica- Foto Marcha Patriótica

Más de 4000 personas y delegados regionales y una comisión internacional de diferentes lugares del mundo realizó en la mañana del día 21 de abril, en el Auditorio Gonzalo Jiménez de Quesada el evento de instalación del Movimiento Social y Político Marcha Patriótica. Adrian Cárdenas de la organización La Creactiva, comenta que «el debate girara alrededor de cinco documentos básicos de los cuales  tres se han venido enriqueciendo y precisando en las regiones a lo largo estos últimos tres meses, estos son: carácter y alcance del Movimiento  Marcha Patriótica, Plataforma Política y Propuesta orgánica Marcha Patriótica». Estos documentos se pueden consultar en la página de esta organización. www.marchapatriotica.org
Intelectuales reconocidos como el Sociólogo Atilio Borón de Argentina, miembros del Parlamento Europeo , integrantes de procesos de luchas sociales como el Movimiento de los Sin Tierra, integrantes del grupo Atack de Bélgica, delegados de Venezuela, Noruega, Bolivia, Brasil y E.E.U.U entre otros, participaron en compañía de Piedad Córdoba, vocera del colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz ,los representantes a la Cámara Hernando Hernández Tapasco, Iván Cepeda, Ángela Robledo y la Senadora Gloria Inés Ramírez en el acto de apertura y lanzamiento oficial del Movimiento.

En cuanto a los sectores sociales que participan, señala Adrian Cárdenas: «la gran mayoría son de origen campesino, estudiantil y juvenil, por ejemplo de Bogotá la mayoría son jóvenes, no  solo estudiantes universitarios, sino de colegios y muchachos de los barrios populares, también hay presencia de afrodescendiente, indígenas, de trabajadores que hacen parte de algunos  sindicatos, del sector cívico barrial hay buena participación especialmente de Antioquia y el eje cafetero igual participan delegados del sector de Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transgénero,  (Lgtb)». «El objetivo central del evento es la constitución del Movimiento Político Marcha Patriótica, aprobando los documentos que le dan cuerpo y define el movimiento, se considera un movimiento de movimientos, pues está compuesto por sujetos colectivos y organizaciones sociales y no por individuos aislados. Con el propósito estratégico de crear un bloque social histórico que le dispute el poder a quienes han dominado el país durante tantos años, estaría no solo la Marchar Patriótica sino todos los otros  procesos sociales como el Congreso de los Pueblos» afirmó Adrian Cárdenas.

La Marcha Patriótica es un proceso que apareció el julio de 2010 en el marco de las actividades programadas para conmemorar los 200 años del inicio de las luchas de independencia en Colombia contra la dominación española. Según explicaron desde la Marcha Patriótica: «Además de la conmemoración es la continuación de la lucha por  una segunda y definitiva independencia frente a la injerencia de otras potencias, como los Estados Unidos que hoy mantienen a la gran mayoría de colombianos negados de una vida digna y con bienestar».

En Agosto de  2011, en Barrancabermeja, departamento de Santander, en el Encuentro Nacional de Campesinos, Afrodescendientes e Indígenas por la Tierra y la Paz, se avanzó en el compromiso de las organizaciones que hacen parte de este proceso como la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro) , la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (Acvc) ,  otros sectores de campesinos, afrodescendientes, estudiantes y pobladores urbanos con la paz. Así quedo plasmado en el «Manifiesto por la tierra y la paz. El diálogo es la ruta».

Esta experiencia reconoce todas las expresiones de reorganización del sector popular y recoge legados importantes como la Unión Patriótica (UP), pero no como continuación de esta pues ella surge en el marco de un diálogo entre la guerrilla y el gobierno; mientras que la Marcha Patriótica surge mas de los procesos y organizaciones sociales que son protagonistas hoy de la vida nacional, como han sido las luchas estudiantiles  de estos últimos años.

En el evento de lanzamiento de la Marcha Patriótica se hicieron presentes delegados de 26 departamentos del país, entre los que se destacan por su participación regiones como el Suroccidente, Nariño, Cauca y Valle;  Magdalena Medio, de Antioquia y Santander; del Catatumbo y del Norte como el Magdalena y Cesar.

Cárdenas señala además: «…la acción política de la Marcha apunta a recuperar otros espacios de participación política más allá de lo institucional y lo electoral en ese sentido se diferencia a otras organizaciones de izquierda como el Polo Democrático. Esto no quiere decir que sectores de esas organizaciones no puedan participar del Movimiento Marcha Patriótica».

Por su parte Andrés Gil, David Flórez y Javier Cuadros de la Comisión Política  denunciaron que vienen enfrentado un juego sucio a través de panfletos, falsos testimonios, y señalamientos por parte de miembros del ejército, los cuales quieren vincular a este movimiento político con grupos insurgentes. Añadieron que la transparencia y trayectoria política de las organizaciones vinculadas a la Marcha Patriótica, son pruebas irrefutables, que  desvirtúan todas estas acusaciones.

Serán tres días en los cuales los participantes piensan darle continuación a la idea del Movimiento Marcha Patriótica, para presentar al país por medio de una gran marcha que se realizará  este lunes 24 abril. Existen puntos álgidos de discusión. Adrian Cárdenas señalo que si bien se tiene claridad sobre la oposición a todas las políticas neoliberales del gobierno, falta precisar si el Movimiento asume objetivos anticapitalistas y por el socialismo en Colombia.

About these ads

4 comentarios on “Inicia encuentro nacional del Movimiento Social y Político de la Marcha Patriótica”

  1. Margarita Zubeldía dice:

    Hola compas, desde argentina saludamos estos procesos y ojala la unidad de los pueblos siga avanzando. Vi a Piedad Cordoba y su mensaje es claro se necesita que la marcha se una con el polo, con el congreso de los pueblos, con todos para salir adelante y desde ahi la unidad con los procesos latinoamericanos. Adelante con Bolívar y San Martín.

  2. 1
    No aprobamos la inquisición, no seas tú un inquisidor ante los jóvenes.
    Como en aquellos tiempos en que la potestad sobre los desposeídos era ejercida por la iglesia católica a través de la santa inquisición, hoy el Estado por medio de sus organismos, revive las prácticas del inquisidor con todos sus comportamientos. Es sabido que el inquisidor vive del odio. Es el servidor fiel de una institución que asesina a los inculpados en nombre de la divinidad. Que justifica, desde la metafísica impuesta por la máxima jerarquía, la muerte criminal. Esta siempre al servicio de sus amos porque estos le permiten toda clase de desahogo en la acción de causar dolor y sufrimiento a los otros. Las víctimas de crímenes de estado, la tortura y la persecución, así como todas las violaciones del derecho a la vida van siempre ligados al deseo de someter al otro, al que defiende ideas contrarias, al que no prefiere a los amos. Al que no se inclina y los reverencia. Al que no obedece ciegamente sus mandatos, sus leyes, al que no está presto a defender sus intereses, su ansiedad irrefrenable de poseerlo todo. El Estado fascista renovó y modernizo las practicas represivas del poder medieval. La dictadura burguesa con apariencia de democracia se sostiene mediante esas prácticas y guarda su imagen permitiendo a sus defendidos crear cuerpos armados ilegales protegidos por la legalidad sin dejar huellas probatorias evidentes de tal acción.
    El estado moderno como heredero de la ideología metafísica del patriarcado mantiene sus costumbres y normas tradicionales. Los hábitos y las más prejuiciadas ideas. Los símbolos e imposición de sus leyes son de uso continuado. Su proceso de enseñanza aprendizaje apunta siempre a defender y certificar que se mantenga el estado de las cosas tal cual, asegurando su transmisión de mandos de generación en generación. El estado define el tejido social y los roles que debe jugar cada partícula de su manto metafísico y por mecanismos ideológicos los hace aparecer como algo natural en el globalizado mundo de las mercancías.
    El patriarcado sólo varía un poco las formas de estructurar el Estado en diferentes tiempos y lugares. Siempre los esclavos asalariados y las diferentes formas de servidumbre han estado expuestos a diferentes grados y tipos de opresión patriarcal. La difusión masiva de su invisibilidad la hace en nuestro tiempo cada vez menos perceptible a los ojos de los adiestrados para darle continuidad. Pero desde los inicios en la historia de la propiedad privada, que es el inicio de la lucha de clases, la estructura de dominación y subordinación se ha mantenido como sistema básico de despotismo y ostentación de poder. Y siempre el embrión mítico de la metafísica y su estado de desarrollo hasta la ontología del ser actual, ha jugado el papel de ocultador de las desigualdades entre el desposeído, que supuestamente renuncia voluntariamente a sus derechos, y los que le imponen desde el Estado su opresivo dominio.
    La patria es la tierra del padre que administra el derecho a la gran propiedad. Quien maneja el estado administra la gran propiedad de la tierra. La patria con todos los que la habitan, debe estar supeditada a lo que diga el jefe de la familia, el patriarca, el jefe de estado. Esa tierra natal o país que nos adopta, asume siempre en su gobierno, una estructura patriarcal. Por ello la significación de patria suele estar asociada a connotaciones políticas e ideológicas. El patriarca es el jefe, el que manda. Jefe dictador, señor tirano, déspota imperioso, fanático gamonal. El que ordena una familia. El que emite la disposición de atacar. El Ochoa mayor en la estructura del clan. El que da la orden de disparar, de torturar, de arrancar una declaración favorable al que domina, al que ordena una nación o implanta un imperio.
    De allí emerge la propuesta ideológica del italiano Maquiavelo. De sus postulados el imperativo categórico de Uribe Velez, el fin justifica los medios, el fin es reconstruir la patria, así se decide en el Ubérrimo. El patriarca es erigido como jefe de la familia que es Colombia. El refunda la patria. Los de la motosierra y el fusil salen a cumplir órdenes, a promover desterrados, a desplazar a cuanto campesino se niegue a obedecer o se resista a entregar su tierra y su dignidad. Para que se cumpla aquello de que del patriarca descienden los mandos medios. Esto es lo que se llama una hermandad de clanes, la fratría. Una parentela de asesinos, de criminales, de homicidas, de administradores de la gran propiedad, gente sin escrúpulos, sin compasión, una fraternidad de promotores de crueldad.
    Esa es la gente que promueve la muerte criminal, que siempre la ha promovido la pena de muerte no declarada en sus legislaciones, las ejecuciones extra-juicio. Esto se evidencia en la práctica concreta de los miles de ajusticiamientos y desapariciones, en los millones de asesinatos que se han cometido en este continente desde hace quinientos años. La muerte criminal no es una práctica, que los dueños del poder y las armas empiecen a implementar en Cartago en el año 2012, es un acontecer que viene desde la fundación de la primera patria. Desde los bíblicos tiempos del patriarca Moisés.

    2
    Los clanes y las hordas criminales
    Los patriotas son una familia creada a partir de la gens. La familia patriarcal es el origen de la patria. Es el patriarca el que funda el estado y lo expande, sometiendo a los débiles e imponiendo la historia desde los vencedores. Así como el clan de los Ochoa tiene su patriarca (reconocido así por García Márquez en su libro Noticia de un secuestro) su jefe, también la patria refundada tiene su jefe. El jefe de estado es la derivación del patriarcado. Por ello se hace lo que diga el jefe de estado, el gran padre, el soberano mayor. El usufructuario heredero de Moisés.
    En la formación del estado el ejecutivo recibe de manos de los grandes propietarios el poder sobre los demás miembros de esta gran familia patriarcal, donde los desposeídos, los esclavos asalariados o des-asalariados, llevamos el apellido del país, de la familia a la que pertenecemos. El estado garantiza, a través de la ley que imponen los comandantes de la economía, la sujeción de todos los desposeídos a los poseedores de la gran propiedad, impidiéndoles su constitución como objetos políticos, como oponentes.
    La ley los denomina con diferentes nombres para criminalizarlos. Para incriminarlos los llama despiadados, impíos (recuérdese las acusaciones de impiedad que adujeron contra Sócrates o lo sucedido con Seneca), herejes, sacrílegos, conspiradores, seguidores de ideologías foráneas, anarquistas, vándalos, chusma, infractores, insubordinados, insurgentes, subversivos, terroristas. El patriarcado descansa en todas las estructuras del estado que posibilitan control sobre la fuerza de trabajo y la expresión del pensamiento, para que sólo circule en sus medios de difusión masiva la cultura dominante, la ideología de los jefes, de los propietarios de los medios de producción, que son también los propietarios de los grandes medios de difusión, de los desmesurados canales de información que todo el tiempo desinforman al mundo globalizado.
    Por ello las empresas de radio difusión, TV o internet son- fratrias- hermandades entre grandes empresas financieras que tienen lugar en la constitución del patriarcado moderno. Son grandes transnacionales que crean o establecen interdependencia y solidaridad entre ellos, que los capacita para dominar en un mismo sentido sin perturbar la anárquica competencia que los mueve.
    Es necesario hacer aparecer la relación de choque entre jefes y subordinados como inexistente, invisibilizar las cadenas de la opresión. Desaparecer categorías de la economía política, como lucha de clases, imperialismo, opresores y oprimidos, parados y esquilmados. Hacer aparecer la concentración de la riqueza y la expansión de la miseria como un logro de los más diestros, de los más avilés, de los mejor capacitados, como algo natural, como un mandato llegado de las alturas a través de la voz que sólo escucha el patriarca, (porque el patriarca además es profeta en su tierra), como revelación divina.
    También el soberano del siglo XVII obedecía los mandatos del ser sobrenatural. Ya Zeus había sido enterrado en las ruinas de la antigua Grecia, donde la patria, tierra de los antepasados o padres, tenía un origen mítico, donde la patria era una donación de los dioses. El soberano era la representación misma de la divinidad.
    Hitler también le presto un servicio a su dios obedeciendo los deseos de los grandes carteles que aspiraban a tener el dominio absoluto de la economía europea. El tirano invoca los mandatos de la inquisición contra los judíos como sustentación de su fuerza exterminadora. Hitler llama a la patria, a la nación alemana a recuperar el poderío imperialista perdido en la primera guerra mundial y expandir la patria hasta los más lejanos confines.
    La intención de Mussolini era volver a los antiguos fueros del imperio romano. La nación italiana por ejemplo surgió a partir de una herencia de la historia de la patria propiamente. Las mafias italianas son clanes, familias que obedecen a estos mismos principios. De este tipo de estructuras se deriva la estirpe de los Ochoa. Esta familia propietaria de los más costosos caballos en la patria que habitan, es propietaria también de más de un millón de hectáreas de las mejores tierras del país. Por ello imponen los padres de la patria que más convienen a sus intereses económicos. En el actual mundo de las mercancías también los gobernantes escuchan las revelaciones de la divinidad, lo que diga el dios dinero, que es el espejo sin orillas donde se miran todas las mercancías de este mundo globalizado.

    3
    La propaganda es la sofistería moderna, el ejercicio de imponer la metafísica.
    Siempre se ha relacionado al sofista con el gran orador que busca mediante su elocuencia convencer al otro. Sócrates, que combatió con entereza esta primera escuela metafísica, decía que sus juicios, desde el tribunal, no buscaban persuadir a los receptores sino vencer al contrincante. Pero cuando el corpus ideológico pierde su eficacia, la mentalidad de los defensores del Estado dominante acuden a las vías de hecho, a la eliminación del contrario, a la desaparición física del otro. A la pena de muerte no declarada. Al asesinato del que no se deja conducir por la senda reglamentaria de la ley burguesa. A la tiranía que ordena envenenar a Sócrates o quemar vivo a Jordano Bruno, le es indiferente la grandeza creadora del otro. Al terror que engendran los esbirros del soberano, le tiene sin cuidado el sufrimiento del otro, la dignidad del otro.
    Cuando no importa la forma, el modo, la estética, el enfoque, el sentido; desaparece el acontecer ético frente al contrincante. Y se impone el fin como justificación del medio. El fin es siempre el mismo. Someter para acumular, la ciega sed de ganancia. La lujuria económica. La terrorífica máquina que llega al mundo chorreando sangre y lodo. La tortura del inquisidor, es el mismo mecanismo de la máquina del horror hitleriano emulado por la destrucción y el saqueo globalizado que inaugura el siglo XXI. Solo que con volúmenes de horror más desmesurados.
    Una reflexión, un debate, una interpretación de la realidad concreta, debe estar siempre desmarcado de la mentalidad que se impone sin tolerar al contrario. Donde no se acepta la existencia del contrario no hay dialéctica sino metafísica. No hay dialogo sino sometimiento, rendición, entrega resignada, desaparición de toda dignidad. De ahí que la intolerancia sea siempre una acción ciegamente movida por la metafísica en que se amparan los dominadores, los que excluyen al otro de toda posibilidad que no sirva a sus intereses materiales. Los ideólogos de un régimen son siempre los sofistas que adornan la metafísica mediante la adecuación de los conceptos al interés material de los grandes propietarios.
    Vencer es obligar al otro a que crea en la razón de los que imponen por la fuerza su poder. Los sofistas de hoy no convencen, no persuaden a los desposeídos de que esa es su suerte, su destino de seres inermes, sino que imponen la injusticia como un hecho natural. Siempre tratan al otro como necesariamente subyugado, como obligatoriamente sumiso. Como si su condición de inerme fuese un estado lógico de la naturaleza. Un mandato trazado desde las alturas. Desde la raíz metafísica del árbol del conocimiento imaginado por Descartes.
    Parménides propone, en la antigua Grecia, los primeros trazos de la metafísica como ramificación en los caminos del conocimiento. Como método para acercarse a lo desconocido, a lo que está detrás de las apariencias, y plantea el pensamiento como esencia del ser. Al crear el concepto metafísico del ser por fuera del tiempo y del espacio, lo aleja profundamente de su existencia material. Esto lleva a su discípulo Zenón de Elea a preguntarse por un lugar para el ser en el infinito universo. De esta manera se inicia, en la historia del pensamiento humano, la separación de los conceptos, como método, como camino lógico para llegar al conocimiento particular de cada cosa, de cada objeto falto de prudencia investigativa, de exhaustivo examen de los problemas concretos que lo circundan.
    Cuando se divide al universo en tangible e intangible, se está separando la materia de su energía, al movimiento temporal del espacio donde suceden las cosas, donde se desarrollan los fenómenos. Y esta escisión en el universo pensante se erige con la proposición metafísica del ser y el no ser. Que en matemáticas equivale a la formulación pitagórica “todo es número”. Existe una nube, dos árboles, muchos ríos, infinidad de pájaros o nada en el pensamiento humano.
    De allí se desprende la proposición poética de Shakespeare, “ser o no ser he ahí el dilema”, aún vigente. Pues lo más importante para todo hombre, es saber a quién, o a qué, debe someter la conducta de su vida. Si al servicio de una ciencia moderna deslegitimada desde sus orígenes mismos o a la estética cuya actitud ética obedece a la armonía que debe permanecer en la relación hombre cosmos.
    El horror y el dolor que siembran los poderosos con sus actos de fuerza, están siempre sustentados en la idea de que han sido llamados a obedecer órdenes superiores venidas del más allá. No obedecen ni al desarrollo dialectico del conocimiento, ni a una ética de la estética. Obedecen a dictámenes de un ser sobrenatural, a revelaciones de quien dicta los decretos iniciáticos.
    En este caso la opinión, contraria a lo que se impone, no tiene sentido, no reviste ningún valor, no es lógica, no es parte del conocimiento sino de la especulación. Este hecho es lo que lleva a la deslegitimación de un saber científico que sólo sirve a una doctrina que se impone, desde el alto poder que confiere la gran propiedad, como ley descendida desde las alturas o germinada desde la raíz metafísica que defienden los filósofos del barroco. Los que fundan los principios, el fundamento, de la ciencia y el Estado hoy dominante. Ciencia al servicio de una clase. Estado diseñado para proteger los intereses de esa clase.
    La duda del contrario no tiene ninguna razón de ser. Lo que es, es. Lo que no es, no es. De ahí el no ser. La nada. De la nada el pensamiento arranca el ser. El conocimiento que es el ser que permanece en su constante crecimiento, que se desarrolla en su inquebrantable unidad y contradicción con el ser que habita el pensamiento, con el lenguaje. Ese otro ser sin el cual no es posible pensar. No es posible expresar el pensamiento. Pus sin el lenguaje, sin la conciencia de ese ser que nos habita y nos permite descubrir, conocer, indagar, imaginar y crear el hombre no sería el ser que es.
    En este sentido los sofistas son iniciáticos en el arte de seducir mediante la palabra, mediante el sofisma, a través de la sofisticación del concepto, de la complejidad a la que se lo somete, de la adaptación de la categoría filosófica o científica al interés del gobernante o del futuro gobernante. De allí viene la penuria lingüística de Platón para expresar en conceptos, lo que sólo podía concebir en imágenes. Platón se ve obligado a crear un universo poético que se impone desde la ley de la contradicción en el pensamiento.
    Él, que negaba un espacio a los poetas en la república, que pretendía imponer desde su opción metafísica de relacionar la sociedad, se deja venir con su texto de la caverna, con ese profundo matiz que nos recuerda la inseparabilidad entre pensamiento y poesía, entre el desarrollo del conocimiento y el arte en su más alto sentido de expresión humana. El filósofo metafísico no logra evitar el poeta contradictor que lo habita en la morada del lenguaje donde el pensamiento se mueve sin parar entre imágenes y conceptos, entre preguntas y propuestas, entre respuestas y nuevas indagaciones, entre aciertos y fracasos.
    El que investiga abre puertas, descubre nuevas bifurcaciones hacia el infinito universo del conocimiento. Descubre el límite del tiempo que nos devora como cronos. Descubre la amenaza latente del que procura a toda costa ocultar sus crímenes. Crímenes que no reconoce como tales, porque su mentalidad es la del inquisidor. El inquisidor moderno es el fascista que presenta sus más horrendos crímenes como un favor a la sociedad. Por ello la encuesta debe ser tabulada para refrendar sus actos como loables. El censo debe ser visto como un beneficio para los indagados. El empadronamiento no debe aparecer como un control sobre la población, como una medida coercitiva, perseguidora, sino como un favor que nos brindan los amos. Como un sensor que indique que la opinión ha sido acomodada e impuesta públicamente y por tanto debe ser acogida por todos. Porque las manipuladas cifras de sus tabuladores obedecen a sus estadistas de bolsillo entrenados en sustentar el engaño con el número, como buenos pitagóricos de la modernidad. (No olvidemos que Pitágoras fue el primer sectario, en la historia de la filosofía, que fue el fundador de la secta de los pitagóricos).
    No olvidar, además, que los sofistas son embaucadores, avilés enredadores que sentaron cátedra en las escuelas de la santa inquisición. La retórica, al servicio de la inquisición desciende de los primeros sofistas que propagaron la metafísica desde su propaganda retórica. Desde sus retorcidas opiniones impuestas como verdad única. Los inquisidores son los más avilés urdidores de infamias. Ellos imponen sus calumnias y condenan de acuerdo a las culpas que mediante la tortura obligan al inculpado a aceptar como hechos cumplidos.

    • 4
      La muerte criminal anda suelta, eche a rodar la bola, difunda el rumor en el ambiente cultural que nos une.
      Cuando la cultura se degrada viene la más profunda decadencia en el ambiente que la comunidad respira. (Comunidad, término éste que implica una común unidad en torno a la cultura sobre la cual se erige). Eso es lo que vivimos en la actualidad. Todo tiene una génesis cultural como punto de partida. A todos se les puede imponer una creencia común desde el poder dominante.
      Quienes ordenan los crímenes echan a rodar la bola, propagan la idea de que su acción es benéfica, difunden un argumento metafísico de justificación según el cual, quienes disparan sus armas contra el inerme muchacho que consume alucinógenos está limpiando la ciudad de malandros, está barriendo las calles y los parques de seres que afean el ambiente. Que dañan el decorado, con el cual ocultan la podredumbre de este sistema opresor, los dueños de la maquina moledora de seres humanos. Los que se ufanan de defender las instituciones democráticas legalmente constituidas “entre columnas de sangre y de números, entre huracanes de oro y gemidos de obreros parados que aullarán, noche oscura, por su tiempo sin luces, ¡oh salvaje Norteamérica! ¡oh impúdica! ¡oh salvaje, tendida en la frontera de la nieve!” como bien lo anticipara García Lorca en su poemario Poeta en Nueva York
      Existe un presentimiento general de que puede haber un conocimiento más elevado de lo que nos pasa. De que su procedimiento es el más seguro. De que lo que ordenan los amos está bien y que ellos saben muy bien lo que hacen. Las especulaciones tienen receptores que las difunden. La cultura del sicariato está inserta en la creencia de que quien paga no se unta las manos con la sangre de sus víctimas.
      Ser joven en cualquier momento de la historia ha significado siempre ser inexperto para afrontar los peores momentos de la vida. Eludir, evadir, salir del paso en la inmediatez, con los mínimos recursos posibles, es dejar ver el desconocimiento del joven para afrontar problemas. Por ello se juntan. Hacen causa común en la inocencia de evadir la tosca realidad, que no soportan, en los alucinógenos.
      Quienes producen esta vil mercancía saben que hay un clima propicio para aumentar su productividad, para intentar saciar su sed de ganancia. Todos los días necesitan más y más adictos. Necesitan aumentar el número de consumidores, de drogadictos. A su vez necesitan tener más poder, más influencia sobre los demás propietarios, más capacidad de sobrepasarlos. De asociarse con los amos tradicionales en condiciones de mayor favorabilidad. Constantemente contratan intermediarios de su negocio. Grandes y medianos distribuidores que los alejen de la influencia directa, de la relación directa con los consumidores.
      El tráfico o circulación de mercancías, se extiende al tráfico de influencias. Y ese tráfico se amplía a la mentalidad de la comunidad de jóvenes. La inocencia del joven, lo hace presa fácil de tal influjo. Por tanto es muy fácil para un productor de mercancías con alta rentabilidad, como lo son los alucinógenos, influenciar a otros para que participen del negocio y lo mantengan lo más alejado posible de los distribuidores minoritarios y a su vez de los viejos y nuevos adictos. Más alejados de la realidad de quienes prefieren evadirse de la terrible situación de esta cultura putrefacta, donde lo que se puede escapar a su dominio es muy poco. La niña que distribuye golosinas, en cuya base se aloja la sustancia adictiva, a sus compañeras de colegio, se convierte en instrumento, en una operaria más del sistema criminal de contratación de los grandes productores de mercancías nocivas para la vida humana.
      Los jóvenes que prefieren espantarse de este mundo de injusticias, son fácilmente influenciables. Y este es un aspecto de la cultura dominante que favorece profundamente a los grandes potentados. Con este aspecto cultural de lo que significa ser joven en un mundo como el actual, los grandes productores de la nefasta mercancía promueven el consumo aprovechando todos los ingredientes que brinda un tejido social degradado, una comunidad enferma en la génesis que la une, que la comunica. Una comunidad desecha en lo que la hace común.
      Entonces el malestar en la cultura, el dolor espiritual que aqueja el pensamiento, se encuentra con la droga, con el fármaco que le permite, falsamente, metafísicamente, esquivar todos sus males. Eso pasa con los jóvenes en esta sociedad. Están expuestos a la influencia de un pequeño grupo de criminales que producen una mercancía dañina para el ser humano, pero benéfica para las arcas de quienes gobiernan el mundo de las mercancías, que es este mundo en que vivimos. De modo que en cada momento en que un joven o niño se suma al mundo de los consumidores, aumenta el beneficio para los productores que en últimas son los que patrocinan a los gobernantes.
      Entonces los trabajadores y los hijos de los trabajadores llevan la peor parte. De manera inocente unos jóvenes inducen a otros, sin darse cuenta que los beneficiados aumentan con ello su poder de opresión sobre los de su clase. Cuando un nuevo joven cae a la drogadicción, cuando un nuevo miembro de la sociedad se vuelve adicto a este tipo de mercancías, los productores de esta criminal mercancía, multiplican sus ganancias.
      Los productores, los grandes magnates, no tienen necesidad de diseñar un plan para multiplicar el consumo de su mercancía. Para ello tiene sus tecnócratas y sus ingenieros de ventas. Por cada diez inducidos, pueden desechar un propagandista, un influenciador, un consumidor, un microdistribuidor. Y por cada asesinato de un joven que patrocinen, obtienen una posibilidad menos de ser desnudados como los promotores principales de la muerte criminal.
      No son sombras
      Son pirañas que devoran bosques y selvas
      Son buitres que devastan praderas
      Son hienas que convierten inmensos lagos
      En tendidos desiertos.
      Dioses del agua embotellada
      descendidos de una matriz cualquiera.
      Convierten la tierra en esqueleto envenenado
      Vertiendo sus venas a cifras bancarias.
      ¿Cómo descifrar el enigma de sus pétreas angustias?
      ¿Qué saben estas sabandijas de la profunda respiración de las plantas?
      ¿Qué de los milagros que cada día nos brindan los últimos bosques de niebla?
      Su oscura presencia solo sabe multiplicar el dolor
      Alargar el precipicio que ahoga el oxigeno
      Arruinar el recuerdo de la aurora
      Ahogarse, como aves voraces, en la propia sangre del hombre
      Al que saquean la vida.

      5
      ¿Para qué sirve la ciencia de Harvard a los jóvenes amenazados?
      Yo tenía veinte años.
      No permitiré que nadie
      diga que es la edad más
      hermosa de la vida.
      —Paul Nizan,
      Aden Arabia, 1966

      ¿Qué conocimiento tiene el joven de la vida? ¿cómo funcionan sus sentidos? ¿de qué manera percibe el mundo que lo rodea? ¿puede para el joven existir un conocimiento más alto, más seguro que el que depende de sus sentidos? Un joven por su inexperiencia tiene más posibilidad de cometer errores. Pero ¿quién los comprende? ¿Qué conciencia de sí acompaña al joven en su inocencia ante la vida? La posibilidad de error acecha al joven más que al adulto. Pero el error no es algo voluntario. El error tiene la virtud de inducir a la búsqueda de conocimiento.

      Vivimos en una sociedad donde se forma a las nuevas generaciones con métodos basados en el temor, la obligación por la fuerza, la autoridad artificial y el engaño masivo impuesto como verdad absoluta, por la metafísica globalizada a partir de las grandes redes virtuales. Tal procedimiento destruye los buenos sentimientos, la sinceridad y la confianza en sí mismos, de los jóvenes. Cuando lo que importa es investigar nuestra esencia como seres humanos, nuestra conciencia en torno a la defensa de la dignidad. Por el contrario la metafísica del poder se propone como meta adiestrar para el emprendimiento empresarial en beneficio de la posesiva gula económica de los accionistas de las transnacionales que hoy dominan el mundo. Es decir de los depredadores de la naturaleza y la degradación de la vida sobre el planeta.

      Tal vez, a los jóvenes se les mata porque son independientes y sinceros en toda su expresión. Porque ser joven y no ser rebelde es una incoherencia o un síntoma de invalidez mental. Su crimen es no estar conformes con lo que les brinda esta gran compañía de accionarios de las transnacionales del crimen, que lo dominan todo en el mundo actual. Son rebeldes porque, a lo mejor, observan que esta sociedad es un acuerdo de esos accionistas en contra de la libertad y el desarrollo del conocimiento. Un acuerdo donde la necesidad se impone aunque no sea necesaria. Donde se hace imperativo realizar determinadas mercancías cuya producción es anárquica y donde la única ley de regulación es la competencia desmedida como único principio ético.
      En esta sociedad donde el consumo se adecua como sofisma contra el desarrollo de auténticos saberes. El joven no está a gusto bajo el dominio de unos gobernantes mañosos que se presentan como ejemplos a seguir, como autoridades a las que hay que obedecer y tratar lisonjeramente, como si sus actuaciones fuesen paradigma de virtud. Ejemplo de buen comportamiento.
      La exaltación de la fuerza bruta como una misión empresarial, es la filosofía y la visión de los empresarios que producen la nociva mercancía que los arropa de poder. Ellos no inscriben su industria ante la cámara de comercio, sino que protegen la inversión de sus inmensas ganancias bajo nombres asociativos que los cubren de prestigio y buen nombre ante los poderes que administran y protegen sus bienes, su propiedad privada sobre los medios de producción. Su imagen virtual, es lo que se impone como opinión pública. Ellos son “las fuerzas vivas” de la ciudad. Los únicos que tienen corazón de patria. Los llamados por sus medios masivos: “ciudadanos de bien”.
      En un país donde el que asesina realiza un servicio, donde el que dispara vende una mercancía, donde dar de baja a un indigente y presentar su cadáver con un arma encima es premiado como una acción positiva, donde el criminal asiste a su labor como siervo de la gleba que obedece a su señor, a su patrón, donde cumplir es dejar tendidos en la calle un número determinado de jóvenes desangrados, qué perspectivas quedan en el horizonte, sino el sofisma mediático que enloda el pensamiento y degrada la esperanza en un mundo digno de ser habitado por humanos.
      ¿Cuándo se da la palabra a los jóvenes que no se arrodillan ante el poder ni entregan toda su energía al servicio de los tiranos? ¿Quién profiere o escucha y acoge, la palabra que despierte los sueños de nuestra juventud? ¿Quién estimula en los jóvenes el cultivo de la solidaridad, el anhelo y el deseo de aprender haciendo; para así ser feliz, vivir con dignidad y transformar el mundo? ¿Quién en nuestro miedo ambiente propone una escuela para humanizar y liberar a los jóvenes de toda atadura y opresión? Por lo menos los más beneficiados con la producción de mercancías nocivas para la vida y degradantes para la humanidad, y quienes protegen su propiedad privada, no lo van a hacer. Ellos son los que en el pasado reciente sacaron adelante la idea de crear escuelas de sicarios y oficinas de contratación para sus graduados.
      “Todo amenaza con la ruina al joven: el amor, las ideas, la pérdida de la familia, la entrada en el mundo de los adultos. Le es duro aprender cuál es su lugar en el mundo”.
      Paul Nizan (“Adén-Arabia”)
      Nadie mejor que los jóvenes puede dar testimonio fiel de lo que esto significa. Pero en esta ciudad donde la muerte criminal corretea desatada, en muchos casos los niños no alcanzan a ser jóvenes y los jóvenes no alcanzan siquiera los 20 años de vida. Pero eso no lo dice la hoguera rectangular. La causa de los niños y jóvenes de Cartago, no es la de los que pautan en internet, no es la causa del que impone la idea de un mundo globalizado, el mundo de las mercancías, como el mejor de los mundos. Un mundo donde la mercancía dinero se impone por sobre todas las cosas, como esplendida soberanía del universo.
      Ese vendedor de sofismas que se presenta a través de los medios masivos de difusión con la fijación de convertirse en dios dinero. El dios espejo donde se miran todas las mercancías, es un ser abstracto que nos invade, de la misma manera que el efecto de los alucinógenos se apodera de todo el sistema nervioso de los jóvenes que añoran evadir esta cochina realidad carente de oportunidades concretas para los desposeídos.

      Versos que cantan como pájaros
      No soy ese pájaro,
      Soy el que mira sumergido en el aire.
      Soy un perseguidor de pájaros y colores,
      de texturas y sombras,
      de relámpagos y estrellas al amanecer.
      Cuando no los hallo, los trazo en mis tímidos versos.
      Estos son la persecución de ese puente mágico
      lleno de colores,
      yo mismo soy el producto de sus asombros,
      de su búsqueda constante,
      de su mirada transparente
      me siento el heredero de un mundo iluminado por el mito
      y opacado por la crueldad de quienes esgrimen la razón
      como fuerza para sustentar la atmosfera de su injusticia como imperio.
      Autores de aquellas prisiones donde impera el miedo
      Espacios donde la poesía siempre ganará la partida.

      6
      Lo que no puedo precisar es quién exactamente da la orden de matar a otros seres humanos.
      Pero lo que sí está comprobado es que en Colombia el asesinato, la vida criminal, el arma como herramienta de despojo, es una alternativa de empleo, donde se consigue dinero para sobrevivir relativamente fácil. Sólo es cuestión de aprender a manejar un arma con destreza y tener una mente de criminal. Un niño de hoy es presa fácil para ser dotado con esta mentalidad y los instrumento para hacerlo están al alcance de los más interesados en consumar esta acción degradante.
      Es necesario aclarar, que en esta ciudad no tienen autoridad para referirse a lo que está pasando con los jóvenes, solamente los dueños del poder y de los medios de difusión. Todos los habitantes tienen derecho a pronunciarse de una u otra manera acerca de la muerte criminal.
      Todos los asesinatos que se han cometido en Cartago, en lo que va corrido del año, tienen un extraño olor a cambio de mando en los tinglados del poder. Y en Cartago mandan los que más tienen. Y los ciudadanos de Cartago saben, quienes son los que más tienen. Los que mandan a matar, son los que más tienen. Son los dueños, de la economía de la ciudad, los responsables. No los desposeídos.
      Y debe quedar claro que en esta ciudad viven jóvenes que están luchando para que se les entienda su identidad de Jóvenes, que piensan, viven la ciudad y tienen una visión sobre el país. Ir en busca de este horizonte, ir en esta búsqueda de sentido para la vida no es motivo para caer bajo las balas asesinas, no es motivo para que se aterrorice a toda la población con un toque de queda impuesto por quienes siembran el miedo a toda una localidad.

      Ello ha hecho que la mentalidad de los jóvenes mire a los extraños, cuando llegan a buscar información acerca de lo que acontece en Cartago frente a la muerte criminal, como los responsables de su imagen degradante y deshumanizadora. La vida les ha ido enseñando a tomar sus medidas. se comprende entonces que su lenguaje es la respuesta a la violencia sistemática del Estado.
      Así aprendió Arturo Alape cuando inicio su investigación en ciudad bolívar para la realización de su libro la Hoguera de las ilusiones acerca de este tema de los jóvenes,
      Que debía realizar un proceso distinto, de acercamiento a los jóvenes, que debía usar una costumbre que en Colombia no es usual. Escuchar al otro, conocer su voz y a través de su voz conocer sus pensamientos y sus instancias íntimas, su manera de actuar. En Colombia, el origen y razones desde el punto de vista sociológico del conflicto armado, en su raíz histórica se define en que el otro no existe. El otro es alguien que camina con una figura prestada pero es un hombre invisible que no piensa: Ese hombre invisible, sólo sirve para darle una patada en el culo. ¿Por qué debo escucharlo y visualizarlo? ¿Por qué debo escuchar a un hombre que no piensa y si no piensa es porque no existe y si existe es para borrarlo de la faz de la tierra?

      Es un comportamiento que se ha socializado muchísimo y hace parte de la mentalidad que ha desarrollado el ejercicio de la violencia, en todas sus fases. Es un ejercicio autoritario del poder político, de las clases políticas, de los diversos actores armados. El otro existe para matarlo o secuestrarlo, el otro no existe para escuchar de él lo que piensa. Somos un país de sordos armados hasta los dientes, con una mentalidad que piensa que el mundo gira alrededor de nuestros pies, y sólo debemos en nuestra perturbadora soledad, escuchar el hermoso sonido de nuestras palabras .

      Es en este ambiente donde Arturo Alape descubre, además, el modelo a partir del cual construye su personaje, en la novela Sangre ajena, el modelo para su retrato del niño sicario habitante de Ciudad Bolívar. Un mundo y una mentalidad creados por el lenguaje del poder, por el lenguaje de la dominación que se impone en sus orígenes de una manera directa a través de la palabra que manda, del lenguaje que ordena. Pero ante todo por la imposición histórica de una ideología que se pone al mando y educa en la obediencia. Un aparato ideológico que como la ideología eclesiástica se pone al servicio del poder ideológico de los que tienen el palo y el mando para imponerse por medio de sus ideas o apuntando y matando con sus armas. Ese poder que desconoce al indio como ser humano y lo somete a trabajos forzados, tratándolo como a un animal o cosa. Si se le desconoce como ser humano se está negando que tenga un pensamiento y unas ideas que expresa a través del lenguaje, de su lenguaje. Al indígena y posteriormente al negro latinoamericano que fue secuestrado y arrancado de su África natal y traído a América como esclavo se le obliga por medios brutales a callar su lengua, a no comunicar su pensamiento a través de un lenguaje propio, a no comunicarse sino a recibir órdenes. Nada podía ser objetado, nada podía ser comunicado en lengua nativa, el ritual y el diálogo con el otro es vigilado y perseguido por quienes se imponen con su lenguaje en la lengua de los dominadores. De esta manera en trescientos años de dominación española y doscientos de sometimiento por la clase dominante en estos países colonizados se va imponiendo esa mentalidad de la que Arturo Alape da cuenta en su declaración, ese comportamiento que hace parte de la mentalidad que ha desarrollado el ejercicio de la violencia.
      Esto no es un poema
      Es la ofrenda que tengo para este día
      Es la revelación de una lluvia de pájaros
      Que cantaron la aurora
      Es el milagro de una hoja que emprende el vuelo ante la luz primera
      El susurro de un insecto que advierte su presencia,
      De un monstruo que grita su soledad a los cuatro vientos
      De un ángel que se precipita en este abismo
      de desesperación sin encontrar sosiego.
      Esto no es un poema, es un bramido:
      Bestias, ciegos por la lujuria mercantil, voraces caníbales civilizados,
      Parad ya la lluvia de misiles
      Detened ya ese ruido acumulador, que causa tanto dolor
      A la humanidad toda.
      No torturéis más,
      la frágil conciencia de estos ocho mil millones de seres
      que pierden su rumbo.
      Si los nombro como una manada
      que se organiza, como gran estado, para delinquir,
      Es porque existen.

      7
      Pido aposento para la palabra
      Deposito esta metáfora de viento
      Esta palabra de intemperie
      Este ariete de sangre sulfurada
      Que rueda en el silencio y se aleja de la nada.
      Deposito este aliento creado en el alba de un día cualquier
      Hilo de luz que brota del mundo de los sueños
      Luciérnaga extraviada en un mundo habitado por ciegos
      que convierten la ciencia en mercancía
      y los saberes milenarios de la humanidad
      en vil baratija de miscelánea o cacharrería.
      Sé que se hace débil en mi voz
      Pero su estruendo es el parto de la tierra
      Que da a luz miles de millones de árboles en un solo instante.
      Débil semilla que brota y florece
      Ante la contemplación de un niño
      Que la observa con su inmensa lupa de mirar el mundo.
      Claro que cuando el conocimiento se convierte en un servicio que se compra o se vende, en un valor de cambio característico de este mundo de las mercancías que los opresores pretenden vender como el mejor de los mundos, la idea de imaginar y construir una sociedad más justa se convierte en algo aparentemente inalcanzable. Los jóvenes se vuelven entonces reacios a someterse a una autoridad que se supone depositaria del conocimiento. Y empieza a rodar su vida por otros rumbos, donde la mentalidad dominante asume sus crímenes como la cosa más natural. El joven se convierte en víctima de los productores de alcaloides y las autoridades, que protegen la propiedad de los potentados, atemorizan constantemente a los consumidores. La circulación de la nociva mercancía adquiere el carácter de ilegal y esto aumenta la rentabilidad de los que la producen y la comercian.
      La normal circulación de la criminal mercancía se convierte en tráfico. En narcotráfico o en microtrafico. Y el crimen va derecho a donde las víctimas, que en su gran mayoría son jóvenes inocentes. Entonces los sacerdotes de la pulcritud, los amos de la asepsia social, deciden quienes deben caer bajo las balas asesinas de sus empleados, de sus sicarios. Los jóvenes son los primeros en caer, porque son inocentes, por inermes, por inexpertos. Porque su rebeldía los lleva al desamparo social y este hecho permite la acción de la mentalidad criminal que se justifica en el amparo de sus armas de dotación. Justificar la ronda de la muerte criminal hace parte de la mentalidad criminal e intolerante que se impone desde las alturas, desde el nuevo rumor que no se puede comentar de manera contraria a la intención del que lo imparte, desde el poder a través de los medios de difusión masiva. Luego vienen los listados y las amenazas. Entonces el miedo ambiente se apodera de la población y la mentalidad criminal que justifica empieza a expandir un nuevo rumor. Rumor que al propagarse en toda la población logra poner bajo máxima protección a los victimarios. A los que deciden sobre quién debe caer la muerte criminal.
      Es así como los productores de mercancías, los propietarios y los comerciantes de una y otra mercancía criminal, se convierten en los más adinerados y se asocian a los demás dueños del poder, que están al servicio de los dueños de los medios de producción. Las victimas siempre resultan siendo los desposeídos, los desplazados, los despojados de sus pequeñas parcelas o los hijos de los miserables.
      A veces caen bajo las balas asesinas jóvenes que sin ser de la clase más oprimida, ni estar comprometidos con los movimientos sociales que luchan por la creación de un mundo mejor para las generaciones venideras, aparecen como victimas casuales o como equivocaciones del que dispara. O simplemente porque son rebeldes, por ser jóvenes. Y es en estos casos que la fuerza de la mentalidad metafísica se impone y postula desde la unilateralidad. Salen a relucir las opiniones que particularizan o generalizan desde la subjetividad y venden como ciencia sus refritas sentencias para confundir y oscurecer el acceso al conocimiento de un fenómeno en el que siempre los potentados aspiran a ocultar la esencia. Estas opiniones no las dicen los propietarios de los medios, ni sus ideólogos, si no los adherentes, que asumen como propia, la mentalidad criminal que se impone. Contribuyendo así a su afán de ocultar los mezquinos actos de los que concentran la riqueza y siembran el mundo de dolor y malestar, los causantes de la expansión de la miseria.
      Es necesario entonces contribuir al desarrollo del conocimiento profundo de la realidad que nos rodea y que nos permita una señalización histórica de sus causas, pues sólo así podremos, como Tales de Mileto, destruir el imperio de los sacerdotes de la mentalidad dominante y sustituirlo por el conocimiento poético y científico de la sociedad y el universo en que se encuentra sumergida.
      La ciencia surge originariamente de una percepción más atenta de la realidad material de la naturaleza y de la sociedad. Pero la metafísica considera la metería perceptible como un tejido de apariencias. A esto se agrega el lenguaje de la precisión matemática como excluyente de la intuición y la práctica cotidiana del hombre común en el mundo del conocimiento científico. En el mismo sentido va el adiestramiento de miles de insensibles tecnócratas. Se impone la razón del conocimiento cierto y evidente, desde la visión cartesiana como ciencia, porque se requiere someter la naturaleza y al hombre desposeído como parte de las fuerzas productivas. De modo que se impone un ideal desde la fuerza de la razón cartesiana. El hombre desde Heráclito se conoce así mismo en la medida en que reconoce el universo que lo rodea, en la medida en que conoce el mudo del cual hace parte.
      Es por ello que no se permite un debate abierto acerca de la historia de la muerte criminal en los términos científicos y humanos en que debe ser tratado el tema de la brutalidad de los poderosos contra los desposeídos, porque esta hace parte de la apropiación de la fuerza productiva de mujeres y hombres que han sido despojados del producto de su trabajo siglo tras siglo, en beneficio de los eficaces explotadores de la fuerza de trabajo ajena. Un mundo donde los despojados pasan siempre a ser subordinados además de víctimas.

      9
      El poeta debe seducir, deslumbrar con la palabra honrada,
      con un lenguaje desprovisto de sofistería.
      La relación del pensamiento con la conciencia del lenguaje como ser
      está atada por un sutil hilo de pureza.
      Por ello cuando el lenguaje habla nos persuadimos,
      nos convencemos, de que debiera comunicarnos,
      no una cosa, sino todas las cosas, todos los fenómenos.
      Puesto que el lenguaje llena el mundo con su voz.
      En el lenguaje cabe el mundo,
      pues tenemos mundo en el pensamiento porque tenemos lenguaje.
      Es el lenguaje el que nos permite acomodar términos a la evolución histórica del conocimiento.
      Adecuar conceptos al desarrollo histórico de cada disciplina.
      Por ello cuando el poeta tiende su hilo luminoso
      y escribe sus líneas sobre el negro papel de las tinieblas,
      vemos ese pensamiento convertido en luz,
      en conocimiento, que se esparce sobre la naturaleza,
      sobre la conciencia y sobre el tiempo
      que atosiga de penumbra los rincones de nuestra memoria.
      Es por ello que reconocemos la palabra del poeta,
      como el refundador del universo,
      el que nos envuelve en su lenguaje y nos transporta,
      al aliento iniciático del constructor de la primera herramienta.

  3. buenas compañeros y compañeras les hago una pregunta contundente yo sep que en la capital de colombia ce viene desarrollando la marcha patriotica muy bien compañeros los felicito pero ustedes no miran que en las poblaciones pequeñas como en el departamento del putumayo no existe la macha patriotica existen ciertas organizaciones que por tales motivos pedimos apollo en el departamento el putumayo mucha gracias si algo me pueden comunicar al correo redskinputumayo@hotmail.com salud muchas gracias


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 788 seguidores