«En el departamento de Arauca solo quedan unas ochenta hectáreas de coca» Organizaciones Sociales

Los campesinos y dirigentes sociales en el departamento de Arauca, coinciden en afirmar que la decisión de erradicar manual y voluntariamente los cultivos de coca se debió a los estragos que ocasionó la política ‘antinarcóticos’ del gobierno colombiano: las siete etapas de fumigación con Glifosato que tuvieron que soportar desde el año 2003 no se dirigieron contra dichos cultivos, sino que afectaron las plantaciones de plátano, cacao y otros productos agrícolas propios de la región; así lo expresa Hermes Burgos, dirigente campesino del municipio de Fortul:

las avionetas pasaban y tiraban la fumigación y dañaban los cultivos de plátano y yuca, mientras que la coca seguía ahí como si nada…”

Campesinos erradican voluntariamente cultivos de coca

Desde hace dos años las organizaciones sociales del departamento de Arauca, entre ellas la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos-ADUC-, las Juntas de Acción Comunal, y la Cooperativa Agropecuaria del Sarare –COAGROSARARE- empezaron, junto con los campesinos, la labor de erradicar los cultivos de uso ilícito y hasta el momento -según cifras de estas organizaciones- se han eliminado cerca de 500 hectáreas y calculan que en la actualidad sólo existen aproximadamente 80, ubicadas en áreas de difícil acceso.

Hasta la vereda Santander del municipio de Arauquita, lugar en el que hace aproximadamente cinco años los niños habitantes de esa zona no reciben educación por falta de profesores,  llegaron el pasado 14 de abril los campesinos para continuar con el proceso de de erradicación y sustitución de cultivos.

Prensa internacional constata la erradicación

Uno de los logros de la erradicación voluntaria es que los campesinos han retomado su vocación agrícola y han organizado su producción de acuerdo a las posibilidades particulares del territorio; se han constituido tres asociaciones de plataneros en Saravena, Fortul y Arauquita que junto con la de Puente Tabla (Tame) conforman hoy el comité departamental de plataneros.

En el municipio de Arauquita la Asociación de Plataneros cuenta con 80 agricultores afiliados, unas diez veredas produciendo en una extensión de 3500 hectáreas; Cesar Alfonso Leal, dirigente de esa Asociación, expresa que: “Hasta la presente nunca he cultivado coca, pues eso representa un problema que genera violencia, genera mucho inconformismo en todo el ámbito social”.

Así mismo, Cesar indicó que con relación al proceso de recuperación de la vocación agrícola se ha tratado de “ir llegando comunidad por comunidad a concientizarla de que el cultivo de coca no es una vía, ya que hace muchos años hemos venido produciendo lo que es el cacao, el plátano, la yuca, el maíz, el arroz y la ganadería que es lo que se da aquí en el departamento, y es por esa razón de que muchos hemos sobrevivido sin necesidad de esa mata, porque es algo que perjudica a la sociedad y más a la niñez, porque los muchachos desde pequeños empiezan a ganarse la vida raspando.. de ahí que entonces se busca que ellos vayan siguiendo nuestro ejemplo, que sin necesidad de esta mata podemos sobrevivir, cultivando otros productos que son el sustento de nuestros familias”.

Frente a la iniciativa de los campesinos de Arauca en el sentido de erradicar y sustituir los cultivos de uso ilícito, no hay una respuesta satisfactoria por parte del Estado colombiano. Al respecto,  Cesar Leal expresa: “falta muchísimo por hacer, porque sinceramente el gobierno nacional, no mira esto sino como un laboratorio de guerra en nuestro departamento en especial y del Estado no recibimos ni siquiera un subsidio para poder cultivar para exportar, ya que con la nueva política del Estado como es el TLC, nosotros estamos quedando a la deriva con  nuestros cultivos

Los cerca de 30 campesinos que en la vereda Santander erradican los cultivos de coca,  exigen al Estado colombiano que se implemente una verdadera inversión en el campo, el apoyo al campesinado, para posibilitar la producción en condiciones por lo menos similares a las de otras regiones y países, para poder llegar a ser exportadores.

Trasladándonos al municipio de Fortul, el proceso de erradicación de la coca se considera finalizado pro parte de las organizaciones campesinas, y la sustitución produjo como resultado 600 hectáreas de plátano en producción, 200 hectáreas de plantación  nueva, y un creciente número de productores afiliados a la Asociación de Plataneros, que ya va en 54.

En cuanto a la sustitución de la coca por el plátano, Luis Alfredo Castro -presidente de la Asociación de Plataneros de Fortul- expresó que: “existe una diferencia muy grande entre ambos cultivos, porque con el de coca el daño que le hacemos a la población, la misma represión que el estado da en cuanto a fumigaciones,, persecución, encarcelamiento, etc.”. Ese proceso también ha generado cambios sociales y culturales en la población (especialmente campesina): “En el ámbito familiar, ya nuestros hijos la mentalidad la han cambiado, uno tiene que hablar como cabeza de hogar y como cabeza de un gremio, uno se pasea por las áreas del municipio de Fortul y usted mira la juventud de hoy en día es implementando cultivos de plátano, cacao, unos en ganadería, entonces eso da  un impacto social impresionante, porque de nuevo ya los hijos de nosotros están pensando en cultivos de pan coger”.

Horacio Ramírez uno de los jóvenes que ejerció como jornalero en los cultivos de coca (‘raspachín’), identifica como una de las causas del abandono del estudio por parte de la población juvenil, el hecho de percibir dinero de manera mucho más fácil que dedicándole varios años al colegio o a la universidad. Este joven de 22 años le contó a Colombia Informa por qué decidió apoyar la iniciativa de erradicación manual y  voluntaria de los cultivos de coca: “Esto (cultivar coca) no tiene ninguna visión, mirando la descomposición social de los jóvenes y la necesidad de que tuvieran una formación diferente, que no fuera nocivo, hoy nosotros como jóvenes miramos que debemos formarnos más en lo social y no tanto en lo ilícito, por eso la invitación es que los jóvenes hoy lleguen a prepararse  en otras formas, que no caigan incluso en la drogadicción, porque el problema también está ahí, y la salida está en volver a los cultivos tradicionales de yuca, plátano, cacao y maíz, así evitamos caer de nuevo en el problema de la droga, ya sea en el tráfico o en el consumo”.

Horacio Ramirez, dirigente juvenil

Hoy Horacio ha retomado sus prácticas agrícolas en cacao y plátano, estudia auxiliar de contabilidad y además es dirigente de la Asociación Juvenil y Estudiantil Regional-ASOJER-.

About these ads


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 791 seguidores